Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 12 de noviembre de 2019

Theobald Mathew

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Apóstol de la temperancia, nacido en Thomastown Castle, cerca de Cashel, Tipperary, Irlanda, el 10 de octubre de 1790. Murió en Queenstown, Cork, el 8 de diciembre de 1856. Su padre fue James Mathew, un caballero de buena familia, su madre fue Anne, hija de George Whyte de Cappaghwhyte.

A los 12 años de edad fue enviado a la academia de San Canice, Kilkenny. Allí vivió casi 7 años, tiempo durante el cual llegó a conocer a dos padres capuchinos, quienes parecen haber dejado una influencia significativa en nuestro personaje. En septiembre de 1807, fue enviado al Colegio Mañynooth, y al siguiente año se integró a la orden capuchina en Dublín. Hizo profesión de fe y completó sus estudios. Fue ordenado sacerdote por el Arzobispo Murray de Dublín, el Domingo de Pascua de 1814.

Su primera misión fue en Kilkenny, lugar en el cual estuvo doce meses. Luego de allí, fue transferido a Cork, donde estuvo veinticuatro años antes de empezar su gran cruzada contra la intemperancia. Durante estos años, desarrolló su ministerio en “Little Friary” y organizó escuelas, clases sobre actividades industriales, y sociedades de beneficencia en un tiempo en el cual no existía reconocimiento para el sistema de educación católica en Irlanda. También fundó una buena biblioteca y fue el más reconocido en cuanto al trabajo por el bienestar de la gente.

En 1830 tomó en renta una buena porción de los Jardines Botánicos como cementerio para los pobres. Miles de cuantos murieron en la terrible cólera de 1832 encontraron un lugar de último descanso, y consuelo y alivio en las horas últimas, gracias al Padre Mathew. En 1828 fue nombrado Provincial de la Orden de los Capuchinos en Irlanda, una posición que mantuvo durante veintitrés años.

En 1838 vino la crisis de su vida. El alcoholismo llegó a ser una enfermedad muy extendida en todas las clases sociales de Irlanda. Los esfuerzos en pro de la temperancia habían fallado en cuanto a evitar el mal de las copas. Luego de mucha ansiedad de pensamiento y de oración y a petición insistente de William Martin, un cuáquero, el Padre Mathew decidió inaugurar un movimiento de abstinencia total.

El 10 de abril de 1838 se celebró en la propia escuela, la primera reunión de la Cork Total Abstinente Society. Mathew la presidió y dijo un modesto discurso, tomando por si mismo el juramento. Luego, con las históricas palabras “Haciendo esto en nombre de Dios”, firmó un largo libro que se encontraba sobre la mesa.

Cerca de sesenta personas siguieron su ejemplo esa noche y firmaron también el libro. Las reuniones se desarrollaban a razón de dos por semana y luego de la Misa de los domingos. La concurrencia llegó a ser tan numerosa que se tuvo que cambiar el local de reunión de la escuela al Horse Bazaar, un local capaz de albergar a unas 4,000 personas.

En ese lugar, noche tras noche, el Padre Mathew se dirigió a las concurridas asambleas. En tres meses se habían enrolado en el movimiento unas 25,000 personas tan sólo en Cork. En cinco meses el número se había incrementado a 130,000. El movimiento ahora asumió una nueva fase. El Padre Mathew decidió llegar más lejos, y con ello llevar su mensaje a todo el país. En diciembre de 1839 fue a Limerick y se encontró allí con un gran triunfo. Miles se reunieron, provenientes de distantes condados de Connaught.

En cuatro días dio el juramento a 150,000 personas. Durante el mismo mes fue a Waterford, donde en tres días ya se habían unido al movimiento 80,000 almas. En marzo de 1840 se adhirieron 70,000 en Dublín. En Maynooth College se tuvo una buena cosecha, ganándose para la causa a unos 8 profesores y 250 estudiantes. En Maynooth y en las vecindades, se adhirieron 36,000 personas más. En enero de 1841 fue a Kells y en dos días y medio había 100,000 más participantes.

Con esto se tiene la evidencia de que en unos pocos años viajó por toda Irlanda, y en febrero de 1843, pudo escribirle a un amigo en Estados Unidos: “Sé ahora que con la Asistencia Divina, se ha colocado el emblema de la temperancia en cada parroquia en Irlanda”.

El no continuó la prédica de la temperancia de manera exclusiva. También abordó otras virtudes y denunció otros crímenes de todo tipo, describió la vida en las calles que caracterizaba a la sociedad. El crimen se reducía a medida que su movimiento avanzaba, y se considera que ninguna sociedad secreta floreció mientras el movimiento de la abstinencia se enraizaba.

También fue una persona eminentemente práctica, tanto como alguien espiritual. Thackeray, quien lo encontró en Cork en 1842, escribió de él: “Evitando los asuntos políticos, ningún hombre parece más interesado que él en promover un movimiento práctico en su país. Sobre rentas y alquileres, mejoras en las granjas, sociedades de lectura, de música, él tenía interés en todo ello, y por encima de todo, su esquema en pro de la temperancia”.

Habiendo tenido mucho éxito en su propio país, se sintió en la posibilidad de atender invitaciones de países vecinos, como la Gran Bretaña. El 13 de agosto de 1842, estuvo en Glasgow, donde miles se unieron al movimiento. En julio de 1843, llegó a Inglaterra donde abrió su memorable campaña en Liverpool. Desde este lugar fue a Manchester y Salford, y habiendo visitado al jefe de los pueblos de Lancashire, fue a Yorkshire, donde incrementó la membresía de su movimiento en 200,000. Su siguiente visita fue a Londres, donde se integraron 74,000 personas. Durante tres meses en Inglaterra tomó el juramento a 600,000 personas.

Luego regresó a Cork donde algunos juicios le esperaban. En julio de 1845, un desastre había destruido la cosecha de papa, y el siguiente invierno estuvo plagado de calamidades. El Padre Mathew fue uno de los primeros en advertir al gobierno acerca de la tragedia que se cernía. El hambre con toda su devastación reinó en el país en los años 1846 y 1847.

Durante esos años, el Apóstol de la Temperancia se mostró fundamentalmente como el Apóstol de la Caridad. En Cork organizó sociedades en función de colectar y distribuir abastecimiento de alimentos. Detuvo la construcción de su propia iglesia y dio los fondos para la caridad. El egreso total fue de unas 600 libras, unos tres mil dólares, un mes de asistencia, y utilizó su influencia en Inglaterra y Estados Unidos a fin de obtener alimentos y dinero. Irlanda perdió dos millones de sus habitantes en esos dos años.

Toda la organización sufrió una ruptura y eso constituyó una crisis profunda para el movimiento de la abstinencia total. En 1847, el Padre Mathew fue colocado de primero en la lista para suplir la vacante del obispado de Cork, pero Roma no confirmó su escogencia. A inicios de 1849, en respuesta a invitaciones, fue a Estados Unidos.

Visitó Nueva York, Boston, Nueva Orleáns, Washington, Charlestown, Mobile y muchas otras ciudades, asegurándose unos 500,000 discípulos. Luego de una estadía de dos años y medio, regresó a Irlanda en diciembre de 1851. Hombres de todos los credos y políticos habían dado testimonio de los magníficos resultados que se habían obtenido producto del movimiento que el Padre Mathew había fundado.

Se considera que el movimiento de la abstinencia total llegó a contar con siete millones de integrantes, y todo mundo aceptó que en un breve período, se había conseguido toda una revolución moral. O´Connell lo caracterizó como un “podeoso milagro” y que no habría sido capaz de realizar su repulsión de los “monstruos de las reuniones” de no haber sido por la acción de sus “policías”.

Sus restos descansan junto a la cruz en el “Cementerio del Padre Mathew” en Queenstown. El 10 de octubre de 1864 se erigió una estatua de bronce en su memoria en Cork, y durante su centenario, una estatua de mármol fue colocada en la calle O¨Connell en Dublín.

La influencia del movimiento inaugurado por el Padre Mathew, aún se siente en varios países, especialmente en la tierra del fundador del movimiento. En 1905 los Arzobispos y Obispos de Irlanda reunidos en Maynooth, unánimemente pidieron a los Padres Capuchinos que se predicara la Cruzada de la Temperancia en todo el país. Los esfuerzos que ha implicado desarrollar este trabajo se han visto coronados con éxito.

En Dublín, la sala a la memoria del Padre Mathew es un centro social, educativo y de trabajo constante, es modelado de conformidad con el Instituto de Temperancia, fundado y mantenido por el Apóstol de la temperancia. La sala del Padre Mathew en Cork lleva a cabo un trabajo similar. El Dublín may publica una revista mensual llamada "The Father Mathew Record", la que cuenta con amplia circulación. Una organización especial llamada "The Young Irish Crusaders" fue fundada en enero de 1909, y su membresía incluye ya a más de 100,000 personas.

FATHER AUGUSTINE Transcrito por Joseph P. Thomas Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes