Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 9 de diciembre de 2019

Tantum Ergo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Son las palabras iniciales de la penúltima estrofa del himno de vísperas (cfr. PANGE LINGUA GLORIOSA II) de la fiesta del Corpus Christi. Esta estrofa, junto con la final, o doxología ("Genitori" etc.), forman un himno separado que se prescribe para la bendición del Santísimo Sacramento (q.v.). Durante la exposición privada, en los sitios donde se cuenta con permiso para dar la bendición con la custodia, ambas estrofas son entonadas por el celebrante (o, de ser posible, cantadas por el coro: "si fieri potest, optandum est", dice Van der Stappen). En otras exposiciones ambas deben ser siempre cantadas. Las costumbres cambian en lo tocante a la forma de cantarlas (Cfr. No.62 de "Euchristicum Mysterium", Instrucción sobre el Culto al Misterio Eucarístico, del 25 de mayo de 1967 , N.T.). En algunos lugares el celebrante entona las palabras iniciales de cada estrofa, y el coro las continúa; el Ritual (Tit. IX,c.5) habla de que todo el clero presente debe cantar las estrofas, y Scholber (Caeremoniae missarum solemnium et pontificalium), al comentar al respecto, sugiere que o el celebrante con el clero presente entonen las líneas iniciales de las estrofas, o que sólo el coro debería cantarlas. Al cantar las palabras "veneremur cernui" se debe hacer una reverencia con la cabeza (Wapelhorst). La revista "American Ecclesiastical Review" (XXI, 1889,644) indica que las rúbricas no ordenan reverencia alguna al entonar las palabras "veneremur cernui", mas la práctica es común. En su "Commentary on the Clementine Instruction" (XXIV, 9-10), Gardellini cita la costumbre de las iglesias romanas. Y los rituales anteriores a él hacen mención de la profunda inclinación en el Tantum ergo hasta llegar a la palabra "cernui": "nam in verbo cernui completur dictionis sensus, qui inclinationem postulat" ("Pues en la palabra "cernui" se completa el sentido de la oración, la cual exige una inclinación", N.T.). Los liturgistas difieren acerca del momento de la incensación. Martinucci afirma que el incienso debe ponerse en el incensario antes del "Tantum ergo" y que la incensación debe realizarse después de entonar las palabras "veneremur cernui". De Carpo sugiere que esto debe hacerse ya antes del "Tantum ergo" o después de "Veneremur cernui", de acuerdo a la costumbre de la iglesia particular. Wapelhorst, siguiendo a De Herdt, afirma que ambas acciones deben tener lugar cuando se entona la estrofa "Genitori". La "magnífica doxología" (W. A. Shoults, en Julian, "Dictionary of Hymnology") es la culminación apropiada para el grandioso himno (compuesto por Santo Tomás de Aquino, 1225-1274, N.T.). Empero, este último está en deuda, respecto a la expresión "Genitori genitoque"- "procedenti ab utroque, compar" ("que procede de ambos", N.T.)-, con una secuencia de Pentecostés de Adam San Victor. Dreves, "Analecta hymnica", IV, 70, cita una secuencia, en honor de Santa Inés, en la que aparece la estrofa:


Genitori Genitoque, Psallat nostra concio; Procendenti ab utroque Compar sit laudatio; Virginalis ipsum quoque Laudet benedictio.

En cuanto a las composiciones musicales, que son muchas, lo indicado sería recomendar prudencia, sobre todo en vista de la directiva publicada por Pio X en su Instrucción sobre la Música Sacra (22 de noviembre de 1903, IV: Debe preservarse la forma tradicional del himno en los himnos de la Iglesia. No es legítimo, por tanto, componer, por ejemplo, un Tantum ergo de tal forma que su primera estrofa fuera una romanza, una cavatina, un adagio, y el Genitori un allegro"). Singenberger, en su "Guide to Catholic Church Music" (St. Francis, Wisconsin, 1905), enlista graduaciones, voces, compositores, etc., de más de seicientos arreglos del "Tantum ergo" y del "Pange lingua", casi todos de la Escuela Ceciliana alemana. Desde 1903 muchos compositores de otras nacionalidades han elaborado arreglos litúrgicamente correctos. El Gradual Vaticano (1908) incluye dos melodías en tono recto, o mejor dicho, dos versiones de la misma melodía. Neale, en su obra ""Mediaeval Hymns and Sequences" (3a. ed., Londres, 1867, 178-81), discute acerca de las traducciones del "Pange lingua" y, al hablar de la penúltima estrofa, subraya que las palabras "Praestet fides supplementum sensuum defectui" son "evitadas por todos" los cuatro autores que él cita y señala, además, que la traducción de Caswall, libre del ritmo, es la más cercana al original latino: "Faith for all defects supplying, Where the feeble senses fail" (supla la fe donde fallan los sentidos, N.T.). En "Hymns Ancient and Modern", del "Manual of Prayers" de Baltimore, y en el "English Hymnal", se da también la traducción a la misma estrofa, con algunas alteraciones, del propio Neale. Algunas de las primeras traducciones de las dos líneas son: "And where our sense is seen to fail, There must faith supply restore" ("Y donde parece que falla nuestro sentido, ahí debe la fe proveer restauración", N.T.) (Primer, 1604); "And faith with all, those wants supply Wherein the senses feel defect" (Y la fe suple todas esas necesidades en donde el sentido siente debilidad", N.T.)(Primer, 1619); "Let faith in Jesus Christ supply, The senses' insufficiency" ("Que la fe supla la insuficiencia de los sentidos" , N.T.) (Primer, 1685); "And faith for all defects supply, Whilst sense is lost in mystery " (Que la fe supla todos esos defectos mientras el sentido está perdido en el misterio", N.T.) (Primer, 1706). Una de las traducciones del "The Missal for the Use of the Laity" ("Misal para uso de los laicos", N.T.) (Londres, 1903, 286) de Husenbeth dice: "Let us profoundly bend before This awful mystery, and adore; Let types of former days give way, Like darkness at the blaze of day; And sense's failure be supplied By faith, our firm support and guide." (Postrémonos ante este maravilloso misterio y adorémoslo. Que recedan los días antiguos como la oscuridad ante el brillo del día, y que la falta de los sentidos quede subsanada por la fe, nuestro firme cimiento y guía", N.T.)

H.T. HENRY Transcrito por Thomas M. Barrett Dedicado a las Hermanas de los Santísimos Nombres, de la Catedral de Santa María Traducido por Javier Algara Cossío