Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 15 de diciembre de 2019

Tacapae

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Sede titular de la provincia Tripolitana en el norte de África. La lista oficial de titulares de la Curia romana llama a esta sede Tacapae; en los registros antiguos se denomina Tacapas, Tacapa, Tacapes; el nombre griego probablemente era Tacape. Se menciona en numerosos documentos geográficos antiguos, pero su historia particular nos es desconocida. Se sitúa en el interior de del golfo de Gabés, en Túnez, llamado en tiempos de los romanos Sirte Pequeña en contraposición a la Gran Sirte, actual Argelia, en un país fecundo, contaba con varias vías, y era el centro comercial de la región. En el siglo tercero paso a ser colonia romana y formó una parte de Tripolitana. Ahora es Gabés puerto pesquero y comercial situados en el golfo del mismo nombre, donde también se encuentran los puertos de Sfax y Skhira, al E de Tunicia, y situada a 300 Km. al sur de la capital. Exporta fertilizantes, dátiles, tabaco, hortalizas y frutas. Posee industria química y alimentaria. Turismo. Aeropuerto. Tres obispos están reconocidos: Dulcicio legado de los obispos de Tripolitana al Concilio de Cartago (403) y presente en la Conferencia de Cartago del año 411 en el que se condena la herejía de Pelagio; Servilio, desterrado por Hunerico rey arriano de los vándalos, pueblo bárbaro que invadió el Sur de España y norte de África en el 484; Caio o Gallo, legado de los obispos de su provincia al Concilio de Cartago en el 525. Estuvo posteriormente ligada a Bizancio. La sede todavía existía bajo Justiniano que fortificó el pueblo.

FORJADOR, Dict. de griego y Geogr romano, s.v.; MULLER, Notas a Tolemeo, el ed. DIDOT, yo, 626; TOULOTTE, Geographie del chretienne de L'Afrique: el et de Byzacene Tripolitaine (Montreuil, 1894), 261; DIEHL, L'Afrique byzantine (París, 1896), passim

S. PÉTRIDÈS Transcrito por Thomas M. Barrett Dedicado a las Ánimas del Purgatorio Traducido por Félix Carbo Alonso