Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 21 de abril de 2019

Sociedad del Tabernáculo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Convento de Notre Dame, Filadelfia; una sociedad de personas afiliadas a la Asociación de Adoración Perpetua y al Trabajo para las Iglesias en Roma. La organización de Filadelfia fue iniciada por cinco estudiantes egresadas del convento en 1866, quienes formaron La primera Congregación de las Hijas de María en esa ciudad, afiliada a la Congregación Romana, quienes decidieron realizar algunos trabajos para el altar. El 1 de octubre de 1878, el Arzobispo Wood hizo que la sociedad se afiliara a la Asociación de Adoración Perpetua y al Trabajo para las Iglesias Pobres en Bruselas. Esta asociación fue transferida a Roma en 1879 y a ella se agregó la Organización de Filadelfia el 8 de octubre de 1881, Hay ahora 22 sociedades en los Estados Unidos agregadas a la archiasociación. La Asociación de Filadelfia está autorizada para afiliar parroquias y éstas comparten todos sus beneficios. Desde sus inicios hasta el presente, la Sociedad de Filadelfia ha afiliado a más de 10.000 miembros. Cuenta ahora con más de 1.800 miembros activos en la ciudad y sus alrededores y con muchas más en todo el país, en las parroquias afiliadas. Tiene la aprobación de 92 arzobispos y obispos. Ha ayudado a unas 4.600 parroquias y misiones en todos los Estados Unidos y en muchos otros países. Gasta cerca de US$4.000 al año para materiales que son trabajados por los miembros sin compensación. Se regalan aproximadamente 100 vasos sagrados cada año, todos donados, generalmente en memoria de los muertos o en agradecimientos por un favor recibido. La Asociación publica sus “Anales” tres veces al año. La edición de enero contiene el informe del año anterior.

Manual of Tabernacle Soc., and Annals of Association of Perpetual Adoration and Work for Poor Churches (Notre Dame Convent, Philadelphia).

JAMES P. TURNER Transcrito por Michael T. Barrett Dedicado a Pat Abbott Traducido por Rosario Camacho-Koppel www.catholicmedia.net