Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 18 de enero de 2020

Sede titular de Jaffa

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Sede titular en el Patriarcado de Jerusalén. La ciudad de Jaffa es muy antigua. Aún antes de la llegada de Josué a Palestina, se menciona en los pilones de Karnak y en las tablillas cuneiformes de Tell-el-Amarna. Varios autores griegos, basándose en leyendas nativas, atribuyen su fundación a Jopes (Casiopea), hija de Eolo y la hicieron el escenario de la fábula de Andrómeda atrapada en una roca y liberada por Perseo. Asignada a la tribu de Dan (Jos. 19, 46), Japho o Jaffa, parece no haber pertenecido a los judíos antes del reinado de David, quien conquistó la región marítima (Jueces 1, 34; 18,1; 3Re. 8,1; Eclo, 18,8). En tiempos de Salomón, sirvió como Puerto para recibir los cedros enviados por Hiram para la construcción del tempo de Jerusalén (2Par. 2, 16). Después de la muerte de Salomón probablemente recuperó su independencia o cayó en poder de los reyes de Israel. El profeta Jonás partió de allí para Tarsis (Jonás 1,3) y el rey Exequias la volvió a poner bajo el poder del reino de Judá (4Re. 18,8). Bajo estas condiciones, es mencionada varias veces en las inscripciones de los reyes de Asiria, cuyo dominio pasó posteriormente a los caldeos y a los persas. En el reinado de Ciro, Jaffa sirvió de nuevo como puerto de llegada para los materiales para la construcción del Templo (1Esd. 3,7). Después de la expedición de Alejandro el Grande (333 a.C.), la ciudad pasó alternadamente de manos de Siria a Egipto. Como consecuencia del violento mal realizado a la población judía, Judas Macabeo atacó el puerto en la noche y quemó todas las embarcaciones (2Mac. 7, 3-7). Poco después (aprox. 142 a.C.), sus hermanos Jonatan y Simón Macabeo tomaron posesión final de la ciudad (1Mac. 10, 74-76). Pompeyo la capturó de los judíos en el año 63 a.C. y durante más de un siglo, hasta que se convirtió completamente en romana, la ciudad cambió de amos varias veces.

Jaffa, pronto contó con cristianos entre sus habitantes. Allí fue donde San Pedro resucitó a la vida a la viuda Tabita (Hch. 9,36-42), cuya tumba es aun objeto de peregrinaciones; ahí también, en casa de Simón el curtidor, tuvo la visión simbólica de los animales impuros (Hch. 10,1-23). En los tiempos de la gran revuelta judía en contra de los romanos, Joppe fue tomada por Cestius Gallus, gobernador de Siria, y unos 8400 de sus habitantes fueron masacrados. Los fugitives de la ciudad y zonas aledañas regresaron posteriormente y se dedicaron a la piratería, lo que conllevó a una segunda intervención romana y la muerte violenta de 4200 personas. La ciudad fue devastada. Sin mayor importancia durante los primeros siglos del cristianismo, Joppe no tuvo obispo sino hasta el siglo quinto (Le Quien, "Oriens Christianus," III, 627); se conocen muy pocos de sus obispos griegos o latinos (ibid., III, 625-30, 1291; Eubel "Hierarchia católica medii aevi," Munich, I, 297; II, 186). Después de la conquista árabe y la destrucción de Cesarea Maritima en el siglo VII, Jaffa adquirió cierta importancia y se convirtió en el puerto principal de Palestina. Capturada por los cruzados, se convirtió, bajo Godofredo de Bouillon, en el condado de Jaffa y Ascalon, feudatario del reino de Jerusalén. Uno de sus condes, Juan de Ibelin, escribió principal libro acerca de las asambleas de nobles del Reino de Jerusalén. Retomado por Saladino en 1187 y rendido a Ricardo Corazón de León en 1192, Jaffa fue reconquistada en 1197 por el sultán Melek-el-Adel, quien hizo masacrar a 20000 cristianos. En 1204 cayó una vez más en poder de los cristianos, quienes lo mantuvieron hasta 1268, cuando el sultán Bibars de Egipto tomo posesión de ella y la destruyó por completo. Napoleón Bonaparte la tomó por asalto en 1799 y fue acusado, probablemente por error, de haber envenenado a las defensas otomanas y a su propio ejército con la peste. Ibrahim Pasha, el hijo de Mehemet Ali, capturó la ciudad en 1831 y siete años después fue destruída por un terremoto.

En 1917, durante la I Guerra Mundial, las tropas británicas bajo el mando del general Allenby derrotaron a los otomanos y tomaron Jaffa, que pasó a formar parte del mandato palestino administrado por los británicos (1922-1948). Entre 1947 y 1948 hubo una encarnizada lucha entre Jaffa, la cual estaba habitada mayoritariamente por árabes y la vecina ciudad judía de Tel-Aviv. El 13 de mayo de 1948, un día antes de la proclamación del Estado de Israel, las fuerzas árabes en Jaffa fueron derrotadas después de una larga lucha contra fuerzas judías zionistas y fue tomada. El 24 de abril de 1950, la ciudad israelita de Tel Aviv y la ciudad árabe de Jaffa se unificaron formando el municipio de Tel Aviv - Yafo. En la actualidad, los árabes son aproximadamente 20000 de los 35000 habitantes de Jaffa.

La ciudad tiene un viejo Puerto pesquero, modernos muelles y un centro turístico.

Los padres franciscanos dirigen la iglesia parroquial y una escuela para niños, los hermanos de las escuelas cristianas (lasallistas) tienen un internado y dos escuelas. Los católicos italianos también tienen una escuela. Las hermanas josefinas y las franciscanas tienen internados y escuelas. Las otras comunidades cristianas, también tienen escuelas, hospitales y orfanatos.

VIGOUROUX, Joppe in Dict. de la Bible; MEISTERMANN, Nouveau Guide de Terre Sainte (Paris, 1907), 19-27; GUERIN, Description de la Palestine. Judee, I, 1-22.

S. VAILHÉ Traducido y actualizado por Antonio Hernández Baca