Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 25 de abril de 2019

Santa Sinforosa

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Martirizada con sus siete hijos en Tibur (Tivoli) hacia finales del reinado del Emperador Adriano (117-138). La historia de su martirio se relata en una antigua Passio, la cual, actualmente, es seriamente cuestionada por muchos hagiógrafos modernos. Según esta Passio, Sinforosa era una dama que vivía en Tibur, viuda del Tribuno Getulius quien había sido previamente martirizado en Gabii, actualmente Torri, una ciudad de las Sabinas.

Cuando Adriano finalizó su costoso palacio en Tibur ofreció sacrificios y obtuvo la siguiente respuesta de los dioses: “La viuda Sinforosa y sus hijos nos atormentan diariamente invocando a su Dios. Si ella y sus hijos ofrecen sacrificio, prometemos darte todo lo que pidas”. Cuando todos los intentos del Emperador de inducir a Sinforosa y a sus hijos a ofrecer sacrificios a los dioses fracasaron, este ordenó que fuese llevada al Templo de Hércules, donde después de varias torturas, la arrojaron al río (Anio) con una pesada roca atada al cuello. Su hermano Eugenio, que era miembro del concejo de Tibur, la enterró en las afueras de la ciudad. Al día siguiente el Emperador mandó llamar a sus siete hijos y fracasando nuevamente en los intentos de obligarles a ofrecer sacrificios a los dioses, ordenó atarles a siete estacas que habían sido erguidas a tal efecto alrededor del Templo de Hércules. Cada uno de ellos sufrió un tipo diferente de martirio. Crescencio fue atravesado por el cuello, Julián por el pecho, Nemesio por el corazón, Primitivo lo fue por el ombligo, Justino atravesado por la espalda, Estacio por el costado y Eugenio fue partido por la mitad, de arriba abajo. Sus cuerpos fueron echados a una profunda zanja en un lugar al que los sacerdotes paganos llamaron con posterioridad “Ad septem Biothanatos”. ( La palabra griega biodanatos o mejor, biaiodanatos, se empleaba para designar a los suicidas y los paganos la empleaban aplicándola a los cristianos que padecían martirio ). Hasta aquí la persecución cesó durante un año y medio, periodo durante el cual los cuerpos de los mártires fueron enterrados en la Vía Tiburtina, a ocho o nueve millas de Roma.

Es difícil saber cuánto hay de fiabilidad en estas Actas. La opinión de que fueron escritas por Julius Africanus (siglo tercero) ha sido rechazada casi por todo el mundo ya que ni Eusebio, ni ningún otro historiador de ese periodo hace la más mínima alusión a ningún Acta de mártires romanos o italianos redactada por este escritor africano. El “Hieronymian Martyrology” que fue compilado por un autor desconocido, en la segunda mitad del siglo quinto, conmemora a Santa Sinforosa y a sus hijos el 18 de Julio pero aquí los nombres de sus hijos son totalmente diferentes de los que aparecen en las Actas. Uno de los manuscritos (Codex Bernensis) de este martirologio establece que las Actas de estos martirios todavía existen: “quorum gesta habentur” (“Martyrologium Hieronimanum”, editado por De Rosi y Dúchense en Acta SS. Novembris II, I, 93). Desde este momento los nombres de los hijos de Sinforosa son diferentes de los de las Actas que poseemos, debe haber existido otra “Gesta” a la que el autor del Martirologio se refiere. En este mismo martirologio, el 27 de Junio se conmemoran siete hermanos mártires cuyos nombres son idénticos a aquellos que las Actas designan como hijos de Sinforosa. Es probable que el autor de las Actas guiado por la tradición de que Sinforosa tenía siete hijos que habían sido martirizados, la convirtiera en la madre de los siete mártires que fueron mencionados en el martirologio del 27 de Junio. Si es así, podemos inferir, dando por supuesto que Sinforosa tenía realmente siete hijos, que sus nombres no son los que se mencionan en las Actas. Con respecto a si son los que les asignaron en el “Hieronomyan Martyrology” siempre nos quedará la duda, ya que no tenemos certeza de que las “Gesta”, a las que el autor se refiere, sean auténticas. Algunos hagiógrafos consideran que los siete hijos de Sinforosa, al igual que aquellos de Felicitas (q.v.), son una mera adaptación de los siete hijos de la Madre Macabea. En el siglo séptimo, Bosio descubrió las ruinas de una basílica en un lugar popularmente llamado “le sette fratte” (los siete hermanos) en la Via Tiburtina, a nueve millas de Roma. (Bosio, “Roma Sotteranea”) 105-9). Las Actas y el “Hieronymian Martyrology” acuerdan en designar este lugar como la tumba de Sinforosa y sus hijos. Los posteriores descubrimientos hechos por Stevenson no dejan lugar a dudas de que la basílica fue construida sobre sus tumbas. Los restos fueron transferidos por Esteban ( II ) III a la iglesia de S. Angelo Pescaria en Roma en el 752. Aquí se encontró un sarcófago en 1610 que portaba la siguiente inscripción: “Hic requiescunt corpora S.S. Martyrum Simforosae, viri sui Zoitici (Getulii) et Filiorum ejeus a Stephano Papa translata.” La Diócesis de Tivoli les honran como patrones y toda la Iglesia celebra su festividad el 18 de Julio.

ALLARD, Hist. des Persecutions pendant les deux premiers siecles (Paris, 1903), 276-92; ACHELIS, Die Martyrologien, ihre Geschichte u. ihr Wert (Berlin, 1900), 159-62; STEVENSON, Scoperta delta basilica di santa Sinforosa e dei suoi sette figli al nono miglio della via Tiburtina, I (Rome, 1878), 502-5; BUTLER, Lives of the Saints, 18 July; Acta SS. Julii IV, 350-9.

MICHAEL OTT Transcrito por John Fobian En memoria de John Henry Johnson Traducido al español por Alicia Fernández Jarrín