Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 29 de enero de 2020

Santa Juliana

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Sufrió el martirio durante la persecución de Diocleciano. Tanto la Iglesia Latina como la Griega mencionan a Juliana en sus santorales. La noticia histórica más antigua sobre ella se encuentra en el "Martryologium Hieronymianum" el 16 de febrero y se considera como su lugar de nacimiento Cumae en Campania (In Campania Cumbas, natale Julianae). Es verdad que el dato sólo aparecec en el manuscrito principal del martirologio antedicho (el Códice Epternacensis), pero que este hecho es ciertamente auténtico está claro. Evidencia de esto es una carta de San Gregorio Magno, quien se refiere a la veneración especial de Santa Juliana en la ciudad de Nápoles. Una pía matrona llamada Januaria construyó una iglesia en una de sus propiedades, para cuya consagración solicitó reliquias (sanctuaria, es decir, objetos que habían estado en contacto con las tumbas) de los santos Severino y Juliana. Gregorio escribió a Fortunato, obispo de Nápoles, diciéndole que accediera a los deseos de Januaria ("Gregorii Magni epist.", lib. IX, ep. xxxv, in Migne P.L., LXXXVII, 1015). Las Actas de Santa Juliana usadas por Bede en su "Martyrologium", son completamente legendarias. Según el relato de esta leyenda, Juliana vivió en Nicomedia y se desposó con el Senador Eleusius. Su padre, Africanus, era pagano y enemigo de los cristianos. En la persecución de Maximiano, Juliana fue decapitada luego de sufrir torturas espantosas. Poco después una señora noble, llamada Sefonia, pasó por Nicomedia y se llevo con ella el cuerpo de la santa a Italia enterrándola en Campania. Evidentemente este traslado hizo que la Juliana martirizada, honrada en Nicomedia, fuera confundida con Santa Juliana de Cumae, aunque son personas totalmente diferentes. La veneración a Santa Juliana de Cumae se extendió grandemente, sobre todo en los Países Bajos. Al principio del siglo decimotercero, sus restos se trasladaron a Nápoles. La descripción de este traslado, por un escritor contemporáneo, todavía existe. La fiesta de la santa se celebra en la Iglesia Latina el 16 de febrero y en la Griega el 21 de diciembre. Sus Actas describen las luchas que se dice que tenía con el diablo; se le representa en las imágenes con un diablo alado a quien lleva atado con una cadena.

MOMBRITIUS, Sanctuarium, II, fol. 41 v.-43 v.; Acta SS., FEB., II, 808 sqq.; MIGNE, P.G., CXIV, 1437-52; Bibliotheca hagiogr. lat., I, 670 sq.; Bibl. hagiogr. graeca (2nd. ed.), 134; NILLES, Kalendarium manuale, I (2nd ed., Innsbruck, 1896), 359; MAZOCCHI, In vetus S. Neapolitanae ecclesiae Kalendarum commentarius, I (Naples, 1744), 556-9; COCKAYNE, St. Juliana (London, 1872); Vita di S. Giuliana (Novara, 1889); BACKHAUS, Ueber die Quelle der mittelenglischen Legende der hl. Juliana und ihr Verhaltnis zu Cynewulfs Juliana (Halle, 1899).

J.P. KIRSCH Transcrito por Michael T. Barrett Traducido por Quique Sancho