Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 7 de diciembre de 2021

San Winefrido

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Nació en Holywell, Wales, aproximadamente en 600; murió en Gwytherin, Wales, el 3 de noviembre de 660. Su padre fue Thevit, un magnate cambriano, poseedor de muchas tierras en lo que hoy es Flintshire; su madre Wenlo, una hermana de San Beuno y miembro de la familia muy relacionado con los reyes del Sur de Wales.

San Beuno había primero optado por una vida solitaria, pero luego estableció una comunidad de religiosos en Clynog-vawr. Mientras estaba en busca de un lugar para un monasterio, llegó a visitar al esposo de su hermana, cuyas tierras incluían una ladera desde la cual se veía Holywell en el valle de al lado, y donde en las cercanías se encuentran actualmente las ruinas de la Abadía de Basingstoke. La tradición señala que en este lugar fue donde fue construido, el convento de Santa Winefrida.

Habría sido en esa ladera, en donde más abajo hay un agujero llamado “Dry Hollow” en donde San Beuno vivió y construyó una capilla en la cual oficiaba Misa y predicaba a las personas. Winifreda fue una de sus más atentas asistentes. Aunque sólo tenía quince años de edad, mantenía una vida de devoción y austeridad, pasando noches enteras en la iglesia.

Antes de la conquista de Wales, la santa fue conocida como Guenevra; luego su nombre fue cambiado a la forma inglesa de Winefrida. Tenía un gran encanto personal y notables dones de intelecto. Bajo la guía de San Beuno, Winefrida realizó rápidos progresos en virtud y aprendizaje y con el consentimiento de sus padres se preparó para consagrarse a Dios.

La fama de su belleza y realizaciones había alcanzado ya los oídos de Caradoc, hijo del vecino Príncipe Alen, quien resolvió buscar su mano para matrimonio. Viniendo en persona, para presionar por sus propósitos, entró en la casa de Thevit, y encontró a Winefrida sola, sus padres se habían ido para asistir a Misa.

El saber que nuestra santa había resuelto alejarse del mundo y consagrarse a Dios, solamente pareció encender aún más, los deseos y la pasión del pretendiente, quien le pidió vehementemente que accediera a sus deseos. La situación lo volvió indignado. Aterrorizada por sus palabras y sabiendo de su inocencia, Winefrida escapó de la casa y corrió hacia la iglesia, donde sus padres se encontraban participando en la Misa que oficiaba su tío Beuno.

Enfurecido, Caradoc la persiguió. Le dio alcance y en la ladera, desenvainó su espada y de un solo corte la decapitó. La cabeza rodó por la inclinación y llegó a detenerse cerca del nacimiento de un manantial. San Beuno escuchando la tragedia, dejó el altar, y acompañado de los padres llegó al lugar donde estaba la cabeza.

La tomó consigo y la llevó donde estaba el cuerpo, la trató de ajustar, y cubrió los restos con su manto. Regresó con el cuerpo a la iglesia para terminar el Santo Sacrificio. Cuando la Misa hubo concluido, se arrodilló junto al santo cuerpo, ofreció una plegaria a Dios, y ordenó que el manto fuera retirado.

Allí estaba Winefrida, quien como despertando de un profundo sueño, se levantó sin mostrar marca de haber sido decapitada, salvo por una especie de círculo blanco alrededor de su cuello. Viendo al asesino que se mantenía con su espada de manera insolente y desafiante, San Beuno invocó el poder del cielo y Caradoc cayó muerto. La creencia popular dice que el suelo se abrió para tragarlo.

Milagrosamente restaurada a la vida, Winefrida pareció vivir como en un constante éxtasis y tener familiares conversaciones con Dios. En cumplimiento de su promesa, solemnemente prometió mantener su virginidad y pobreza en reclusión. Se construyó un convento en las tierras de su padre, donde ella llegó a ser abadesa de una comunidad de monjas; se construyó además una capilla.

San Beuno dejó Holywell y regresó a Carnarvon. Antes de dejar el lugar, la tradición dice que se sentó en una roca, que aún se conserva, y prometió en nombre de Dios que “todo aquel que llegara a ese lugar y pidiera dos veces un requerimiento a Dios en nombre de Santa Winifreda, obtendría la gracia, siempre que lo pedido fuera bueno para su alma”. La santa por su parte hizo un acuerdo con San Beuno en el sentido de que mientras estuviera en Holywell y hasta que no escuchara de la muerte del santo, cada año le enviaría un recuerdo de su afecto.

Luego de ocho años que estuvo en Holywell (luego de la partida de San Beuno), la santa escuchó de la muerte de su tío, recibió una inspiración y dejó el convento para retirarse de allí. Existían razones para temer que Holywell pronto llegaría a ser un lugar peligroso a causa de los sajones. El reino de Northumbria estaba presionando sobre los bordes del Norte de Wales, Anglesia y Chester había ya caído en manos sajonas.

Fue tiempo en que las enclaustradas británicas buscaron refugio en las montañas. Santa Winifreda realizó un peregrinaje a fin de encontrar un lugar de descanso. Finalmente llegó a Gwytherin cerca de la fuente del río Eloy. Se trata aún de un retirado paraje.

Unos quince kilómetros retirado del valle de Conway se encuentra el doble pico de Snowdon. Santa Winifreda fue bienvenida en Gwytherin por San Elwy (Elerius) quien le dio su nombre al río Elwy, él fue quien escribió el primer recuento de la vida de la santa. Ella llevó a sus monjas acompañantes y encontró allí a otras religiosas gobernadas por una abadesa.

Al parecer ella vivió en Gwytherin como una reconocida santa en vida, primero en humilde obediencia a la abadesa, y luego de la muerte de la superiora, como abadesa ella misma, hasta su propia muerte. Su festividad principal se observa el 3 de noviembre, la otra festividad se refiere a su martirio. Su propia muerte se le anunció por una visión que tuvo con el propio Cristo.

Durante su vida hizo muchos milagros y luego de su muerte, hasta hoy en día, muchos favores se han obtenido debido a su intersección.

Los detalles de la vida de Santa Winefrida se encuentran en el Museo Británico; se dice que ello ha sido producto del trabajo de un monje británico, Elerius, un contemporáneo de la santa, y también de la Bodleian Library. Los trabajos habrían sido compilados (1130) por Roberto, prior de Shrewsbury.

Acta SS., Nov., I, 691 sq., 702 sq., 706 sq.; SWIFT, Life of S. Winefride; Winefride, Virgin and Martyr; MEYRICK, MS. Life of St. Winefride.

P.J. CHANDLERY

Transcripción de Paula J. Eckardt

Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes

Dedicado a la memoria, y con gran gratitud, a Patricia J. Eckardt, 1924-1998.