Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 19 de noviembre de 2019

San Maximiano

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Obispo de Trier, nacido en Silly cerca de Poitiers, murió allí el 29 de mayo de 352 o el 12 de septiembre de 349. Fue educado y ordenado como sacerdote por San Agrito, a quien él sucedió como Obispo de Trier, en el año 332 ó 335. En ese entonces Trier era la sede del gobierno del Imperio Occidental y debido a funciones inmanentes al cargo, Máximiano mantuvo una cercana relación con los emperadores Constantino II y Constancio.

Fue un defensor intenso de la fe ortodoxa contra el arianismo, además fue un cercano amigo de San Atanasio, quien fue su huésped de honor durante su exilio de dos años y cuatro meses (336-338), en Trier. El también recibió con honores al desaparecido Patriarca de Constantinopla Pablo de Constantinopla en el 341.

Cuando cuatro obispos arianos llegaron a Trier en el año 442, con el propósito de ganar la voluntad del Emperador Constancio, Máximiano rechazó el recibirlos e indujo que el emperador rechazara sus propuestas. De común acuerdo con el Papa Julio I, y el Obispo Hosius de Córdova, Máximiano persuadió al Emperador Constancio a efecto de establecer un Sínodo en Sardica en 343, y probablemente tomó parte en este evento.

El hecho de que los arianos lo consideraran a Máximiano como uno de sus más importantes oponentes se manifiesta en el hecho de que condenaron su nombre, lo mismo que el del Papa Julio I y de Hosius de Córdova, en su herético sínodo Philippopolis en 343 (Mans, “Sacrorum Conv. nova et ampl. Coll.” III, 136 sq.). En 345 tomó parte en el Sínodo de Milán, y se dice que presidió en el Sínodo que se desarrolló en Colonia, en el 346, donde el Obispo Eufratas de Colonia fue depuesto, debido a lo que se señalaba era su aprendizaje del arianismo (concerniente a la autenticidad de los hechos de este Sínodo, véase la nueva traducción al francés de Hefele, “Conciliengeschichte”, I, ii (París, 1907), pp 830-834).

Máximiano también envió a San Castor y San Lubentius como misioneros a los valles del Mosel y del Lahn. Es dudoso se Máximiano fue quien envió al usurpador Magnentius con un legado a Constantinopla en términos de paz, algo idéntico a lo que había hecho el Obispo de Trier (Athanasius, “Apol. ad Const. Imp.”, 9). Su culto principió casi inmediatamente de su muerte. Su festividad se celebra el 29 de mayo, día en el cual aparece su nombre en los martirologios de San Jerónimo, San Bede, San Ado y otros. La ciudad de Trier le rinde honores como su patrón. En el otoño de 353 su cuerpo fue sepultado en la Iglesia de San Juan, cerca de Trier, donde en el Siglo VII, se encontró la famosa Abadía Benedictina de San Máximiano, la que floreció hasta 1802.

Una vida con muchos recuentos fabulosos por un monje de San Máximo en el Siglo VIII, está impresa en el acta SS. May, VII, 21-24. La misma vida esta revisada por SERVATUS LUPUS, se encuentra en MIGNE, P.L. CXIX, 21-24, y en Mon. Germ. Script. rerum Merov., III, 74-82; DIEL, der heilige Maximus und der heilige Paulinus, Bischofe von Trier (Trier, 1875); CHAMARD, St Maximin de Treves, St Athenase et les semi-Ariens in Revue des Quest. hist., II (París, 1867), 66-96; BENNETT in Dict. Christ. Biog., s.v.

MICHAEL OTT Transcripción de Benjamín F. Hull Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes