Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 16 de julio de 2019

San Francisco Caracciolo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Cofundador, junto con Juan Agustín Adorno, de la Congregación Regular de Sacristanes Menores. Nació en la Villa Santa María en el Abrusso (Italia) el 13 de Octubre de 1563. Murió en Agnone el 4 de Junio de 1608. Perteneció a la rama Pisquizio de los Caracciolo y fue bautizado con el nombre de Ascanio. Desde pequeño su delicadeza y buena educación fueron evidentes. Habiendo sido curado de lepra, a los veintidós años se consagró a la vida eclesiástica, repartió sus bienes entre los pobres y se fue a Nápoles en el 1585 para estudiar Teología. En 1587 se ordenó sacerdote y se unió a la confraternidad de los Bianchi della Giustizia ( Los Blancos de la Justicia) cuyo propósito era ayudar a criminales convictos a morir en la gracia de Dios. En una carta de Giovanni Agostino Adorno a otro Ascanio Caracciolo, el primero le rogaba que participara en la fundación de una nueva institución religiosa. Habiendo sido entregada por equivocación a nuestro santo, este vio en esta circunstancia una señal de cual era la Voluntad Divina respecto él (1588). Ayudó a perfilar las reglas de la nueva congregación, las cuales fueron aprobadas por Sixto V el 1 de Julio de 1588, confirmadas por Gragorio XIV el 18 de Febrero de 1591 y por Clemente VIII en Junio de 1592.

La congregación es contemplativa y activa a la vez. A los tres votos habituales se añadió un cuarto consistente en que sus miembros no deben aspirar a dignidades eclesiásticas fuera de la orden ni tampoco buscarlas dentro de ella. La Adoración del Santo Sacramento se mantiene por rotación y se practica la mortificación de manera continuada. El lema de la orden “Ad majorem Dei Resurgentis gloriam” se escogió por el hecho de que Francisco y Adorno profesaron en Nápoles el 9 de Abril de 1589. A pesar de su negativa fue elegido general de la orden el 9 de Marzo de 1593, en la primera casa de la congregación en Nápoles, llamada Santa María la Mayor o Pietrasanta, donada a la congregación por Sixto V. Realizó tres viajes a España para realizar fundaciones bajo la protección de Felipe II y Felipe III. Abrió la casa del Espíritu Santo en Madrid el 20 de Enero de 1599. La de Nuestra Señora de la Anunciación en Valladolid el 9 de Septiembre del 1601 y la de San José en Alcalá de Henares en 1601 que se destinó a la enseñanza de ciencias. En Roma obtuvo la posesión de la iglesia de San Leonardo que fue mas tarde intercambiada por la de Santa Agnes, en la Piazza Navona (18 de Septiembre de 1598). Más tarde aseguró para el instituto la Iglesia de San Lorenzo en Lucina (11 de Junio del 1606) la cual, había sido transferida a él mediante una bula del Papa Pablo X, a pesar de lo cual, no obstante fue anulada por la bula “Susceptum” del Papa Pío X (9 de Noviembre de 1906).

San Francisco Caracciolo fue autor de una valiosa obra “Le sette srazioni sopra la Passione di N.S. Gesú Christo” la cual fue impresa en Roma en el 1710. Amaba a los pobres. Como Santo Tomás de Aquino, pariente de él por parte de madre, su pureza era angelical. El Papa Pablo V deseó conferirle un obispado pero él lo rechazó firmemente. Su lema más frecuente era “Zelus domus tuae comedit me”. Fue invitado por los Oradores de Agnone, en el Abruzzo, para que convirtiera su casa en una universidad para su congregación, cayó enfermo durante las negociaciones y murió allí en la vigilia del Corpus Cristi. Fue beatificado por el Papa Clemente XIV el 4 d Junio de 1769 y canonizado por el Papa Pío VII el 24 de Mayo de 1807. En 1838 fue escogido como patrón de la ciudad de Nápoles, donde su cuerpo descansa. En un primer momento fue enterrado en Santa María la Mayor pero sus restos fueron posteriormente trasladados a la iglesia de Monteverginella, la cual fue dada en intercambio a los Sacristanes Menores Regulares (1823) después de su supresión en la época de la Revolución Francesa. San Francisco ya no es venerado allí con el mismo fervor y devoción.

FRANCESCO PAOLI Transcrito por Joseph P. Thomas Traducido por Alicia Fernández Jarrin