Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 30 de marzo de 2020

San Eduardo el Confesor

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Rey de Inglaterra, nacido en 1003; murió el 5 de Enero de 1066. Era hijo de Ethelred II y Emma, hija del Duque Ricardo de Normandía, siendo así medio hermano del Rey Edmundo Ironside, hijo de Ethelred y su primera esposa, y del Rey Hardicanuto, hijo de Emma de su segundo matrimonio con Canuto. Cuando apenas tenía diez años fue enviado con su hermano Alfredo a Normandía para ser criado en la corte del Duque su tío, los daneses habiendo ganado el dominio en Inglaterra. Así se pasó los mejores años de su vida en el destierro, siendo la corona establecida por Canuto, con el consentimiento de Emma, en su propia descendencia con ella. Un pronto infortunio le mostró lo estúpida que es la ambición, y creció en inocencia y disfrutaba principalmente poder ayudar en la celebración de la Misa y los oficios de la iglesia, y en todo lo relacionado con lo religioso, aunque sin menospreciar los placeres de la caza, o recreaciones propias de su condición social. Con la muerte de Canuto en 1035 su hijo ilegítimo, Haroldo, tomó el trono, Hardicanuto que estaba entonces en Dinamarca, y Eduardo y su hermano Alfredo fueron persuadidos para hacer el intento de ganar la corona, lo que produciría la cruel muerte de Alfredo que había caído en las manos de Haroldo y Eduardo fue obligado a regresar a Normandía. Eduardo fue llamado por aclamación a asumir el trono a la edad de aproximadamente cuarenta años debido a la muerte súbita de Hardicanuto en 1042, siendo incluso bienvenido por los colonos daneses que agradaban su santo carácter apacible. Su reino fue uno de los más pacíficos, la amenaza de invasión del hijo de Canuto, Sweyn de Noruega, fue solucionada con el ataque oportuno sobre él de Sweyn de Dinamarca; y las dificultades internas ocasionadas por la ambición del Conde Godwin y sus hijos siendo acalladas sin ningún derramamiento de sangre por la propia nobleza y prudencia de Eduardo. No emprendió ninguna guerra excepto aquellas para rechazar la incursión de los galos, y para ayudar a Malcolm III de Escocia contra Mácbeth, el usurpador de su trono. Desprovisto de ambición personal, el único objetivo de Eduardo era el bienestar de su pueblo. Remitió el detestable "Danegelt" que había continuado inútilmente siendo ejecutado; y aunque profuso en limosnas para los pobres y para los propósitos religiosos, hizo su propio patrimonio real sin imponer impuestos. Tanto así era el contento causado por "las buenas leyes de San Eduardo", que su promulgación fue repetidamente exigida por las siguientes generaciones, cuando se sentían oprimidas.

Cediendo a la súplica de su nobles, aceptó como su consorte a la virtuosa Editha, hija del Conde Godwin. Sin embargo, habiendo hecho un voto de castidad, él le exigió previamente a ella el acuerdo de sólo vivir con él como una hermana. Como no podía abandonar su reino sin herir a su pueblo, la organización de una peregrinación a la tumba de San Pedro, a lo que él se había comprometido, fue cambiado por el papa por la reconstrucción en Westminster de la abadía de San Pedro. La ofrenda, que se culminó una semana antes de su muerte, fue el lugar en que él fue enterrado. San Eduardo fue el primer Rey de Inglaterra en tocar para "la maldad de rey", muchas víctimas de la enfermedad fueron curadas por él. Fue canonizado por Alejandro III en 1161. Su fiesta se celebra el 13 de octubre, su cuerpo incorrupto fue trasladado solemnemente en ese día en 1163 por Santo Tomás de Canterbury en la presencia del Rey Enrique II.

G.E. PHILLIPS Transcrito por Ann Waterman Traducido por Armando Llaza Corrales