Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 29 de enero de 2020

Papas Fallecidos y Sede Vacante

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

He aquí algunos datos sobre la duración de las vacantes de la Santa Sede. Estas han sido (Hasta León XIII) 261, pero como más de una vez se ha hecho la elección del nuevo Pontífice el mismo día de la muerte de su predecesor, nos reduciremos a consignar las vacantes que han durado cuando menos un día entero. En diez casos, no hubo propiamente vacante, eligiéndose sucesor en el mismo día de la muerte del Papa. Esto sucedió en el año 795 a la muerte de Adriano I; en 1073 a la Muerte de Alejandro II; en 1130 a la muerte de Honorio II; en 1156 a la muerte de Anastasio IV; en 1181 a la muerte de Alejandro III; en 1165 a la muerte de Lucio II: en 1187 a la muerte de Urbano III; en 1191 a la muerte de Clemente III; en 1198 a la muerte de Celestino III; y en 1227 a la muerte de Honorio III. Hay que tener en cuenta que después de la Bula del bienaventurado Gregorio X, regulando la celebración del Cónclave, es decir, desde 1276, es imposible que la elección de los Pontífices se celebre con tanta rapidez; porque una de las reglas del Cónclave prescribe a los Cardenales que no procedan a elegir nuevo Papa hasta nueve días después de haberse celebrado los funerales del Pontífice difunto.

Seis vacantes no duraron más de un día. Sesenta y tres duraron más de 12 días. Cinco duraron 13 días, entre otras las de 1879 a la muerte de Pío IX. Once vacantes duraron más de 16 días, como ocurrió en 1846 a la muerte de Gregorio XVI, y 25 vacantes duraron de 17 a 28 días. Igualmente ha habido 28 vacantes de uno a dos meses de duración. Diez y siete de dos a tres meses. Seis de tres a cuatro meses. Seis de cuatro a cinco meses. Cinco de cinco a seis meses. Cinco de seis a siete meses. Seis de siete a ocho meses. Dos de ocho a nueve meses. Una sola, la de Clemente II, Sajón, en 1047, que duró más de nueve meses. Siete de diez a once meses y tres de once a 12 meses.

Las vacantes que duraron más de un año son las siguientes: En 618, a la muerte de San Adeodato, la Santa Sede permaneció vacante trece meses y medio. En 655, a la muerte de San martín I, catorce meses y veinte días. En 253, a la muerte de Fabián, 16 meses, En 638, después de la muerte de Honorio I, 19 meses y 17 días. En 1241 a la muerte de Celestino V, 20 meses y 17 días. En 1292, después de la muerte de Honorio I, 19 meses y 17 días. En 1241, a la Muerte de Celestino IV, 20 meses y 17 días. En 1292, después de la muerte de Nicolás IV, 27 meses y dos días. En 1417, a la muerte de Juan XXIII, 29 meses y 8 días. En 1314, después de la muerte de Clemente V, 29 meses y 17 días. En 1268, a la muerte de Clemente IV, francés, perteneciente a la familia Le Gros, la Santa Sede estuvo vacante por espacio de treinta y tres meses y dos días; ésta ha sido la vacante más larga de la Sede Apostólica, excepto cuando la del año 304, después del martirio de San Marcelino, cuando la Santa Sede estuvo vacante cerca de cuatro años, a causa de las persecuciones que entonces arreciaron como nunca.

Debe observarse, también, que si bien no se conoce con exactitud la duración de las 61 vacantes de los primeros siglos, sin embargo, por los datos que se tienen, se puede calcular su duración media en unos 93 días.

En resumen: desde san Pedro hasta León XIII, la Santa Sede ha estado vacante 65 años, 9 meses y 25 días.


Transcrito por José Gálvez Krüger para la Enciclopedia Católica Tomado de “El amigo del clero” Lima, 1899, Imprenta y Librería de San Pedro. Tomo VIII, página 77-78.