Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 22 de agosto de 2019

Papa Urbano I

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Reinó del 222 al 230, fecha de nacimiento desconocida; Murió el 23 de mayo del 230. Según el "Liber Pontificalis," Urbano era un romano y el nombre de su padre fue Pontianus. Después de la muerte de Calixto I (14 de octubre del 222) Urbano fue electo Obispo de Roma, Iglesia que dirigió durante ocho años según los escritos de Eusebio (Hist. eccl., VI, 23). El documento llamado catálogo liberiano de los Papas coloca el inicio de su pontificado en el año 223 y su término en el 230. El desacuerdo que produjo Hipólito (q.v.) en la Iglesia Romana continuó durante el pontificado de Urbano. Hipólito y sus seguidores persistieron en el cisma; fue probablemente durante el reinado de Urbano que Hipólito escribió su "Philosophumena", en donde atacaba severamente al Papa Calixto. Urbano mantuvo la misma actitud adoptada por su predecesor hacia el grupo cismático y su líder. Nada dicen las autoridades históricas sobre que se haya dado algún otro problema durante la vida de la Iglesia Romana de esa era. En el año 222 Alejandro Severo se convierte en emperador romano. Éste favoreció un eclecticismo religioso y protegió asimismo al Cristianismo. Su madre, Julia Mammaea, era amiga del maestro alejandrino Origen, y lo llamó a Antioquia. Hipólito le dedicó a ella su trabajo sobre la Resurrección. El resultado de la opinión favorable que tanto el emperador como su madre tuvieron sobre el Cristianismo, permitió que los cristianos gozaran de una paz completa, aunque su estado legal no fue cambiado. El historiador Lampridius (Alex. Sever., c. xxii) dice enfáticamente que Alejandro Severo no dio ningún problema a los cristianos: "Christianos esse passus est." Indudablemente, la Iglesia Romana experimentó unos buenos beneficios como resultado de estas amables intenciones y no se le molestó durante el reinado del emperador (222-235). Incluso, el emperador protegió a los cristianos romanos en una disputa legal sobre la propiedad de un terreno. Cuando ellos quisieron construir una iglesia en un terreno en Roma que era también reclamado por unos taberneros, se llevó el asunto ante la corte imperial, y Severo decidió a favor de los cristianos, declarando que era mejor que en ese lugar se adorara a Dios (Lampridius, "Alex. Sever.", c. xlix).

Nada se sabe respecto a los trabajos personales del Papa Urbano. El incremento de la extensión de varias catacumbas romanas durante la primera mitad del siglo tercero, prueba que los cristianos crecieron mucho durante esa época. La legendaria Acta de Santa Cecilia, conecta a la santa, así como a su esposo y cuñado, con Urbano, quien se dice que bautizó tanto al esposo como al cuñado de Santa Cecilia. Sin embargo, esta narración es una leyenda y no tiene valor histórico; lo mismo se aplica a las Actas del martirio de Urbano, que datan de una fecha muy posterior incluso a la de la leyenda de Santa Cecilia. La afirmación contenida en el "Liber Pontificalis" sobre que Urbano convirtió a mucha gente a través de sus sermones, se basa en el Acta de Santa Cecilia. Otra afirmación hecha por la misma autoridad sobre que Urbano ordenó hacer los vasos litúrgicos en plata, es solamente un invento de un editor posterior de la biografía, invención hecha a principios del siglo sexto; este editor, en forma arbitraria, atribuyó a Urbano la hechura de ciertos vasos litúrgicos, incluyendo las patenas, para veinticinco iglesias titulares de su propio tiempo. No se sabe nada sobre los detalles de la muerte de Urbano pero, basados en la paz que hubo en su época, probablemente murió en forma natural. El "Liber Pontificalis" afirma que fue confesor en el reinado de Diocleciano; la fecha fue agregada sin ninguna base histórica. Su nombre no aparece en el "Depositio Episcopoirum" del siglo cuarto en el "Kalendarium Philocalianum".

Hay dos citas diferentes de los historiadores antiguos sobre la ubicación de la tumba de Urbano de las cuales, sin embargo, solamente una se refiere a un papa con este nombre. En el Acta de Santa Cecilia y en el "Liber Pontificalis", se dice que el Papa Urbano fue enterrado en la Catacumba de Praetextatus en la Via Appia. Todos los Itinerarios a las tumbas de los mártires romanos del siglo siete, mencionan la tumba de un Urbano en relación con las tumbas de varios mártires enterrados en la Catacumba de Praetextatus. Uno de esos Itinerarios da a este Urbano el título de "Obispo y Confesor." Consecuentemente, desde el siglo cuarto, todas las tradiciones romanas han venerado al Papa de este nombre en el Urbano que se encuentra en la Catacumba de Praetextatus. Sin embargo, excavando una cámara doble en la Catacumba de San Calixto, De Rossi encontró un fragmento de la tapa de un sarcófago que tenía la inscripción OUPBANOCE [piskopos]. Él comprobó también que en la lista elaborada por Sixto III (432-440) sobre mártires y confesores enterrados en la Catacumba de San Calixto, no se encuentra el nombre Urbano. Por lo tanto, este gran arqueólogo De Rossi concluyó que el Urbano enterrado en San Calixto era el Papa, mientras que el santo del mismo nombre enterrado en San Praetextatus era el Obispo de otro lugar que murió en Roma y que fue enterrado en esta catacumba. La mayoría de historiadores está de acuerdo con esta opinión la cual, sin embargo, se basa principalmente en el Acta de Santa Cecilia. Las letras del epitafio mencionado más arriba sobre un Urbano en San Calixto indican un período posterior, en comparación con las letras de los epitafios papales tal como lo prueba la cripta papal. En la lista que preparó Sixto III y que se mencionó más arriba, Urbano no aparece en la sucesión de papas, pero aparece entre los obispos extranjeros que murieron en Roma y que fueron enterrados en San Calixto.

Parece así necesario aceptar el testimonio de que el Papa Urbano fue enterrado en la Catacumba de Praetextatus, mientras que el Urbano que se encuentra en San Calixto es un Obispo de una fecha posterior, proveniente de alguna otra ciudad. Esto reconciliaría las afirmaciones del "Martyrologium Hieronymianum". Con fecha 25 de mayo (VIII kal. Jun.) se encuentra la siguiente nota: "Via nomentana miliario VIII natale Urbani episcopi in cimiterio Praetextati" ("Martyr. Hieronym.", ed. De Rossi-Duchesne, 66). La catacumba de la Via Nomentana, sin embargo, es la que contiene la tumba del Papa Alejandro, mientras que la catacumba de Praetextatus está sobre la Via Appia. Duchesne comprobó que (Lib. Pontif., I, xlvi-xlvii) en la lista de tumbas de los papas, de donde se saca esta nota, falta una línea que originalmente decía la tumba del Papa Alejandro estaba sobre la Via Nomentana, y que la tumba del Papa Urbano en la Via Appia en la Catacumba de Praetextatus. Por lo tanto, el 25 de mayo es la fecha en que Urbano fue enterrado en esta catacumba. El mismo martirologio contiene una larga lista de mártires con fecha 19 de mayo, y esta lista está encabezada por dos romanos mártires, Calocerus y Partenius, quienes fueron enterrados en la Catacumba de San Calixto, incluyendo un Urbano; este Urbano es, aparentemente, el obispo extranjero que se encuentra enterrado en la misma catacumba.

J. P. KIRSCH Transcrito por Carol Kerstner Traducido por Dr. Raúl Toledo, El Salvador