Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 19 de enero de 2020

Paolo Farinato

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Pintor italiano nacido en Verona en 1524; murió en esa ciudad en 1606. Perteneció a la vieja familia florentina de Farinata degli Uberti, quienes encabezaban el partido Ghibelline, en donde Dante colocó su infierno. Cuando triunfaron los Guelfs, los Uberti fueron expulsados y parte de la familia se estableció en Verona, fue a esta rama de la familia, a la que perteneció el pintor. En su pueblo natal fue discípulo de Giolfino, quien llevaba la tradición artística de Liberale, quizá los más grandes miniaturistas italianos. De ellos son muy reconocidas sus ilustraciones en los libros de coro de Librería de Siena (1470-1476), las boreas, sus misas las que eran celebradas por sacerdotes que portaban capuchones como los magos, y sus vistas del castillo de San Angelo.

Fue en el pueblo de Verona, un pueblo sin ninguna tradición artística del pasado, en donde se fundó una nueva escuela. En ella los pintores dieron coloridos propios, los que pueden encontrarse en las expresiones de los mausoleos de Cane Grande della Scala, de los barones de esta familia. Hacia fines del Siglo XV, en las vecindades de Verona, los maestros venecianos, Giovanni Bellini, Giorgione, y Titian, habían traído una gran revolución artística.

Ellos habían inventado los coloridos que eran la rama esencial del arte pictórico. Además de ser grandes maestros de la pintura, también poseyeron un gran genio intelectual, y tuvieron claro que debían dar concreción a la sensualidad que ellos habían descubierto.

La escuela veronesa, por el contrario, menos preocupada por los altos estándares del arte, atrapó de manera directa el lenguaje de colorido que mejor se adaptaba a su propio temperamento. Dar color llegó a ser la única preocupación, y de esta tradición fue que emergió el más grande pintor, fue motivo de su grandeza, la expresión del color que logró imprimir, se trata de Paolo Caliari, de Verona, conocido como el veronese.

Es en este sentido, que Giolfino y sus alumnos, Brusasorci y Farinato, son de interés en la historia del arte. Es en los trabajos de estos autores, que vemos la mezcla de dos estilos tanto el uso del color como la fuente exclusiva de placer en el pintar. Ellos fueron lo heraldos de los veroneses y sus precursores. Más de algún bosquejo de Brusasorci, es reconocido como veronese.

En las manos de estos artistas, la pintura gradualmente perdió su propósito moral y llegó a ser un arte decorativo, dando de esta manera promesa a la evolución de Gaudy, que terminaría en Tiepolo.

Farinato jugó un papel muy importante en esta transformación. Tenía un muy buen talento para el fresco, y como Liberale, estaba muy ocupado en decoraciones de las fachadas de casas en Verona, lo que le da a esta ciudad, junto con su famosa plaza Dell´Erbe, una apariencia agradable y muy propia. Desafortunadamente, Farinato no se mantuvo fiel a su genio original. En Mantua cayó bajo la influencia de Giulio Romano, quien con sus efectos cautivantes, aunque vulgares, había heredado el prestigio del divino Rafael.

Fue bajo esta influencia, que Paolo ejecutó su “San Martín” en la Capilla del Santísimo Sacramento de Mantua: y desde este tiempo, sus trabajos contienen un aspecto como híbrido entre el corrupto estilo romano y el ligero impresionismo coloreado veronese. En Mantua también se preserva su principal trabajo. En Santa María en Organo, se tiene una “Masacre de los Inocentes” (1556) y un “Cristo Caminando sobre las Aguas” (1558); en San Tommasco, una “Glorificación de las Santísima Virgen” (1569); en San Anastasia, un “Pentecostés” (1598), y en San Giorgio en Braida, una “Multiplicación de los Panes” (1603).

Auque era cuatro años mayor que Veronese, Farinato le sobrevivió por casi veinte años, y ya tenía más de ochenta años de edad cuando murió. Fue un prolífico pintor, y muchos de sus trabajos han encontrado lugar en otras tierras. En los Estados Unidos se encuentran dos o tres de ellos, uno en Nueva Haven en la colección Jarves, “Cristo Apareciendo a Algunos Santos”; y uno en la Sociedad Histórica de Nueva Cork, un “Abraham saliendo de Hagar”. El famoso cuadro del Louvre, representando “El Concilio de Trento”, y que generalmente se atribuye a Titian, ha sido asignado por Berenson, a Farinato.

LOUIS GILLET Transcripción de Joseph P. Thomas Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes