Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 25 de abril de 2019

Obedienciarios

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Un nombre utilizado comúnmente en la edad media para los miembros menores de un monasterio nombrados por voluntad del superior. En algunos casos, se utiliza el término para designar a todos los que ocupan una posición inferior a la del abad, aunque con frecuencia no se incluyen el prior ni el subprior entre los designados por esta palabra. A los obedienciarios se asignaban las distintas tareas pertenecientes a los diferentes oficios y gozaban de un considerable poder en sus correspondientes departamentos. Existía siempre el derecho de apelación al abad o al superior, pero, en la práctica, casi todos los asuntos se dirimían por el "costumario" del monasterio. En la siguiente lista se presentan los títulos corrientes de los obedienciarios, aunque en algunos otros monasterios se utilizaban nombres diferentes y cargos distintos: por ejemplo, hasta la fecha, en el gran monasterio suizo de Einsiedeln, el funcionario llamado prior de todas las casas de los Benedictinos, se conoce con el nombre de "decano".

(1) El "cantor", o "presentador", por lo general asistido por el "sub-cantor", o "succentor" (ver CANTOR).

(2) El sacrist, o sacristán, encargado de la Iglesia Monástica y de todo lo necesario para los servicios. Como regla general, contaba con varios asistentes:

(a) el subsacristán, conocido también como el secretario, el "matricularius", o maestro de obras;

(b) el tesorero;

(c) el "revestiarius".

(3) El encargado de la cava, o de la bolsa, quien actuaba como principal proveedor de alimentos para el monasterio y como camarero principal. En épocas más recientes, el nombre de este funcionario, ha cambiado por el de procurador. Sus asistentes son:

(a) el subalterno encargado de la cava;

(b) el "granatorius". El Capítulo xxxi de la Regla de San Benedicto indica "El tipo de hombre que debe ser el encargado de la cava"; en la práctica, es el cargo de mayor responsabilidad después del de el abad o del superior.

(4) El encargado del refectorio, responsable del frater o refectorio y su mobiliario, incluyendo las ollas, los manteles, los paltos, las cucharas, los tenedores, etc.

(5) El jefe de cocina, encargado de dirigir el departamento de cocina no sólo para la comunidad sino para todos los invitados, dependientes, etc.

(6) El maestro de novicios (ver NOVICIO), cuyo asistente recibía a veces el nombre de "celador".

(7) El enfermero, quien, además de cuidar de los hermanos enfermos, era responsable de las "sangrías"trimestrales de los mojes, costumbre casi universal en los monasterios medievales.

(8) El maestro de huéspedes, cuyos deberes se describen en el Capítulo liii de la Regla de San Benedicto.

(9) El recolector de limosnas.

(10) El chambelán o "vestiarius".

Además de estos funcionarios, cuyos cargos eran más o menos permanentes, había otros funcionarios nombrados por varias semanas para desempeñar distintas funciones. Estos cargos solían suplirlos por turno los monjes de rangos menores al del subprior, aunque algunos funcionarios con demasiados deberes, por ejemplo el encargado de la cava, podría ser excluido. El jefe de estos funcionarios era el hebdomadario, o sacerdote de la semana. Su deber consistía en cantar la misa conventual durante los días de la semana, entonar el "Deus in adjutorium" al comienzo de cada hora canónica, bendecir el agua bendita, etc. El encargado de las antífonas se nombraba también por periodos de una semana. Su deber consistía en leer o cantar la invitación a los Maitines, recitar la primera antífona durante el rezo de los salmos y leer los versículos, los responsorios después de las lecciones, etc. El lector semanal y los servidores de la cocina y el reflectorio comenzaban a desempeñar sus deberes el domingo, cuando, en compañía de los encargados del servicio la semana anterior, tenían que pedir y recibir una bendición especial en coro, como se indica en los capítulos xxxv y xxxviii de la Regla de San Benedicto. La tendencia actual es la de simplificar los detalles de la vida monástica y reducir el número de funcionarios en un monasterio, aunque los cargos más importantes enumerados en esta lista existen hasta hoy en todos los monasterios, aunque el nombre de obedienciarios se ha abandonado y ya no es de uso común.

GASQUET, English Monastic Life (Londres, 1904), 58-110; Customary of . . . St. Augustine's, Canterbury, and St. Peter's, Westminster, ed. THOMPSON (Londres, 1902); The Ancren Riwle, ed. MORTON (Londres, 1853); FEASEY, Monasticism (Londres, 1898), 175-252. Ver bibliografía de MONASTICISMO OCCIDENTAL, y los artículos sobre las distintas órdenes monásticas.

G. ROGER HUDLESTON. Trascrito por Douglas J. Potter Dedicado al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María Traducido por Rosario Camacho-Koppel www.catholicmedia.net