Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 24 de abril de 2019

O Deus Ego Amo Te

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Es la primera línea de dos poemas latinos que, aunque atribuidos a San Francisco Javier, son de fecha y autor inciertos. Uno de ellos comienza así:

O Deus ego amo te, Nam prior tu amasti me; En libertate privo me Ut sponte vinctus sequar te;

y tiene cuatro estrofas más con ritmo similar, siendo la última de las tres, según parece, una paráfrasis de parte de una oración de la “Contemplatio ad amorem spiritualem in nobis excitandum” de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio: “Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento, y toda mi voluntad. Todo lo que tengo y poseo, Tú me lo diste y a Ti lo devuelvo. Todo es tuyo: dispón de mí según tu voluntad. Dame tu amor y tu gracia, y eso me basta". El himno (probablemente editado por vez primera en el “Symphonia Sirenum”, Colonia, 1695) recibió en la “Katholische Kirchengesange” de Zabuesnig (Ausburgo, 1822), el título de “Los Deseos de San Ignacio”. La hermosa versión del padre Caswall apareció en sus “Oraciones de Maria” (1858) y en sus “Himnos y Poemas” (1873); como también en varios libros de himnos Católicos (Vg. “Himnario Romano”, Nueva York, 1884; “Himnario de la Iglesia Católica “ de Toner, Nueva York, 1905; y en “El Libro de los Himnos” de Ould, Edimburgo, 1910). El himno fue traducido por J. Keble, J.W. Hewett, E.C. Benedict, H.M. MacGill, S.W. Duffield.

La primera estrofa del Himno dice:

O Deus ego amo te, Nec amo te ut salves me, Aut quia non amantes te Æterno punis igne.

Tiene cuatro estrofas adicionales de ritmo irregular, más una forma variante que se le agrega como línea final: “Et solum quia Deus es” (que aparece en “Compilación Histórica de Himnos Antiguos y Modernos”, 2ª. Ed., Cambridge, 1903, p. 176 de Moorson). El himno ha sido apropiadamente titulado “lamentos de amor” de San Francisco Javier (Schlosser, "Die Kirche in ihren Liedern", 2a. Ed. Friburgo, 1863, I, 445, quien le dedica, además, dieciséis páginas a la discusión acerca de su autor, de sus traducciones etc) quien, y esto es completamente cierto, compuso el original soneto Español “no me mueve, mi Dios, para quererte” sobre el que las varias versiones latinas del año 1546 se han basado. Sin embargo, no hay razones suficientes para darle a él el crédito por todas las versiones Latinas. La versión que se ha usado aquí apareció en el “Cœleste Palmetum" (Colonia, 1696). Una primera versión Latina de Joannes Nadasi en sus “Pretiosæ occupationes morientium" (Roma, 1657), comienza: "Non me movet, Domine, ad amandum te". Nadasi la tradujo de nuevo en 1665. F.X. Debritka ("Hymnus Francisci Faludi", Budapest, 1899) presenta versiones, y una de Petrus Possinus en 1667. en 1668 J. Scheffler dio, en sus "Heilige Seelenlust", una traducción alemana -"Ich liebe Gott, und zwar unsonst"– de una versión que comenzaba “Amo Deum, sed libere”.

La versión usada aquí fue traducida en versos ingleses cerca de veinticinco veces, y se encuentra en libros de himnos tanto católicos como no Católicos y, ha sido, como es evidente, altamente apreciada por los no-católicos. Así, el Rev. Dr. Duffield, Presbiteriano, habla de ambos himnos en elogiosos términos, en sus "Latin Hymn Writers and Their Hymns" (Nueva York, 1889): "según el parecer de la mejor crítica, estos himnos no deben ser atribuidos a Javier. Sin embargo son sentidos como de su época y vida. Transpiran y están penetrados de un sentido muy personal de absorción en el amor divino, con el cual se ha fusionado y cristalizado ardientemente” (p.300). El texto de las Sagradas Escrituras para ambos himnos podría ser 2 Cor. 14,15 o aun mejor Juan 4, 19-“amemos a Dios, porque Dios nos amó primero”. El texto de ambos himnos aparece en "Thesaurus Hymnologicus", II, 335 de Daniel; el del segundo himno, con notas, en "Latin Hymns",190, 307 de March.

H.T. HENRY Traducido por José Octavio Lara, Pbro.