Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 24 de marzo de 2019

Nicolas Eymeric

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Teólogo e inquisidor, nacido en Gerona (Cataluña, España), hacia 1320; murió allí el 4 de enero de 1939. Ingresó muy joven en la Orden dominicana, recibiendo el hábito el 4 de agosto de 1334 de manos del Prior Pedro Carpi; pronto se ganó una importante reputación por sus conocimientos teológicos. Sus primeros escritos, que datan de 1351, fueron de carácter filosófico. Habiendo sido ascendido al cardenalato en 1356 Nicolás Rossell, gran Inquisidor de Aragón, Eymeric le sucedió en su puesto de Inquisidor en 1357. El celo desplegado en su nuevo oficio despertó mucha oposición e incluso abierta enemistad. A pesar del apoyo del Cardenal Legado Guido, Eymeric, en bien de la paz, fue removido de su oficio en el Capítulo General celebrado en Perpiñán en 1360. Dos años después, en el Capítulo General celebrado en Ferrara, fue elegido Vicario de la Provincia dominicana de Aragón. Poco tiempo después, cuando hubo de procederse a la elección de Provincial, hubo una exasperante división entre los dominicos, apoyando una parte a Eymeric y la otra al Padre Bernardo Ermengol. El Papa Urbano V no confirmó a ninguno de los dos, sino que nombró a un tercero, Jacobo Domingo.

Mientras tanto Eymeric desplegó una gran actividad, tanto en el cometido de predicador como en el de escritor sobre temas teológicos. Algunos años más tarde fue Inquisidor general de Aragón; lo hallamos desempeñando este oficio en 1366; varios de sus tratados de temas dogmáticos proceden de los años inmediatamente posteriores. Combatió en particular a Raimundo Lulio, en cuyos escritos señaló numerosos errores. Influyó en Gregorio XI en orden a prohibir a los fieles la lectura de ciertas obras de Lulio y a condenar por un decreto especial (26-I-1376) varias proposiciones extraídas de sus obras. Eymeric gozó de gran estima por parte del rey Pedro IV de Aragón, como la tuvo con Gregorio XI. En 1376 visitó la corte papal de Aviñón y acompañó al Papa en su retorno a Roma. Estuvo también allí en la elección de Urbano VI y en la nominación del antipapa Clemente VII, cuya causa defendió vigorosamente contra los partidarios del Papa romano. Hacia finales de 1378 regresó a Aragón, pero por razón de su oficio como gran Inquisidor estuvo varias veces en la corte aviñonesa de Clemente VII. Eymeric continuó su campaña contra los lulistas, tanto de palabra como por escrito. En su “Tractatus contra doctrinam Raymundi Lulli”, dedicado a Clemente VII, señaló 135 herejías, 38 errores y muchas proposiciones equivocadas de Lulio. Compuso también un “Dialogus contra Lullistas” y otros tratados. Los partidarios de Lulio, por su parte, ganaron para su causa, poco tiempo después de subir al trono, al rey Juan I de Aragón. Eymeric fue expulsado y se dirigió a la corte papal de Aviñón, donde fue acogido tanto por Clemente VII como más tarde por Benedicto XIII. Escribió numerosas obras teológicas y también tratados especiales en defensa de la legitimidad de los papas de Aviñón: por ejemplo, su “Tractatus de potestate papali” (1383), que compuso para Clemente VII, y dos tratados para Benedicto XIII. A despecho de su sentencia de expulsión, retuvo su puesto de gran Inquisidor de Aragón. En 1376 había compilado, como guía para los inquisidores, su “Directorium inquisitorum”, única de sus obras más extensas que fue después impresa (Barcelona, 1503; Roma, 1578, ed. Francesco Pegna, con un amplio comentario, reimpreso varias veces). Hacia finales de 1397 Eymeric volvió a su tierra natal, a su convento de Gerona, donde murió. Su epitafio lo describe como praedicator veridicus, inquisitor intrepidus, doctor egregius.


Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Nicolas Eymeric." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/05735c.htm>.

Traducido por Josep M. Prunés, O.M.