Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 29 de enero de 2020

Misioneros de la Compañía de María

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La Compañía de María fue fundada por San Luis María Grignion de Montfort en 1713. Tan pronto como en 1700, Montfort había concebido la idea de fundar una sociedad de misioneros. Cinco meses después de su ordenación, en Nov., 1700 escribió: “Continuamente pido en mis plegarias por una pequeña y pobre compañía de buenos sacerdotes para llevar a cabo misiones de prédica y retiros bajo el estandarte de la Santísima Virgen”. Por muchos años él oró, ayunó e hizo que otros oraran por su proyecto. En 171 fue a París con el objetivo de buscar miembros para su comunidad. El director del seminario Du St-Esprit prometió enviarle sacerdotes jóvenes que sintiesen el llamado para el trabajo misionero. Durante los intervalos entre sus misiones, Montfort escribió la Regla de la Compañía de María (1713). Cuando murió en 1716, dos jóvenes sacerdotes, el Padre Vatel y el Padre Mulot, y algunos hermanos laicos a los que Montfort había asociado durante sus misiones, eran el único resultado tangible de sus oraciones, viajes y austeridades. Aún así, el fundador se sentía confiado de que su compañía se desarrollaría en el momento dispuesto por la Divina Providencia, y dirigiéndose a su pequeño rebaño, les invitaba a no tener miedo ni perder el valor.

De 1718 hasta 1781 los “Montfortianos”, aunque pocos en número, llevaron a cabo 430 misiones, la mayor parte de ellas con una duración de un mes. Continuando con la lucha de sus fundadores contra el Jansenismo, predicaban las tiernas misericordias del Divino Corazón y el amor a Jesús Crucificado. Exhortaban a las personas a renovar sus votos bautismales. Sobre todo, se esforzaban por llevar a los creyentes a Jesucristo, a través de la devoción a la Santísima Virgen. Promovieron por todas partes el rezo diario del Rosario. A través de su prédica, La Vendée y Bretagne se mantuvieron libres de herejías y los corazones de los valientes vendeanos fueron fortalecidos para su lucha heroica, tal y como lo afirman los padres del Concejo Provincial de Poitiers (1868). Tres sacerdotes y cuatro hermanos de la Compañía de María, compartieron la muerte de los mártires con los héroes vendeanos. La comunidad de Montfort, debilitada por la Revolución, fue reorganizada por el Padre Desahayes, elegido General en 1821. Él recibió de parte de León XII una nota con alabanzas para la Compañía de María y las Hijas de la Sabiduría. Père Dalin (1837-1855) obtuvo aprobación canónica para ambas congregaciones. Hasta entonces, los misioneros no tenían sino una sola casa, la casa matriz en St Laurentsur-Sêvre. Durante la administración de Père Dalin como general, muchos nuevos establecimientos se realizaron en Francia. Bajo el mandato de Père Denis (1855-1877) la comunidad aceptó en Pont-Château, Diócesis de Nantes, la dirección de un seminario destinado a preparar sacerdotes para Haití. Père Denis también envió muchos de sus misioneros y hermanos a Haití. Esta fue la primera experiencia de la Compañía en misiones extranjeras.

Hasta entonces, los misioneros se habían reclutado del clero secular. Ya que este modo era incierto, lento y más o menos prejudicial a la unidad de espíritu que debe caracterizar a toda comunidad religiosa, Père Denis estableció una escuela en la cual, los muchachos llamados a la vida del misionero, debían ser educados por y para la Compañía. Conjuntamente con las misiones extranjeras y la fundación de las escuelas de misioneros, lo que aceleró la difusión de la Compañía, fue la expulsión de los religiosos de Francia en 1880 y 1901. En 1880 los novicios franceses se refugiaron en los Países Bajos, donde se estableció un noviciado y un escolasticado. En 1883, también comenzó a funcionar una escuela en Schimmert. El año de 1883 vio el establecimiento de la primera casa en Canadá. Luego de la elección de Père Maurille como general en 1887, la cantidad de miembros de la comunidad se duplicó. La beatificación de Montfort en 1888, brindó un nuevo estímulo a la expansión de la Compañía. En Canadá, se fundaron un escolasticado y un noviciado cerca de Ottawa (1890); una escuela de misión en Papineauville (Quebec), en 1900; en Roma, un escolasticado y varias misiones en Dinamarca. En 1901 la Compañía se hizo cargo del Vicariato Apostólico de Nyassa Land (África), llegando a tener en este momento un vicario Apostólico, 20 misioneros y 600 conversos (Nota del traductor: tómese en cuenta que este artículo fue escrito en los comienzos del siglo XX).

La administración de Père L'Houmeau's (1903) como general, se ha distinguido por la fundación de dos residencias en la Diócesis de Brooklyn: Port Jefferson y Ozone Park (1904); la fundación del Vicariato Apostólico de San Martín (Colombia, América del Sur) contando con 1 vicario Apostólico, 12 padres y varios hermanos; el envío a Islandia de 2 sacerdotes y 2 hermanos (1903), los únicos misioneros católicos que evangelizan ahora aquél país; varios establecimientos en Columbia Británica; la aprobación definitiva de las Constituciones en 1904; la división de la Congregación en provincias; la adquisición de la Diócesis de Por de Paix (Haití), y el traslado de la escuela de misión francesa a Romsey, Inglaterra (1910). La Compañía cuenta actualmente con unos 500 miembros. El Provincial de las Américas, reside en Montreal. Las iniciales S. M. M. que los misioneros ponen después de su firma, son la abreviatura de "Societatis Mariæ a Montfort", La Compañía de María (fundada) por Montfort.

Blessed Louis-Marie G. de Montfort, by a secular priest (London, 1860); PAUVERT, Vie du vénérable Louis Marie Grignion de Montfort (Paris and Poitiers, 1875) ; LAVIELLE, Le Bienheureux L. M. Gregnion de Montfort (Paris, 1907). See Iceland.

JOHN H. BEMELMANS Transcripción de Tony Recker

Traducido al Castellano por José Miguel Piñeres Renauld