Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 24 de agosto de 2019

Luis Pasteur

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Químico, fundador de la físico-química, padre de la bacteriología, inventor de bio-terapéuticas. Nacido en Dole, Jura, Francia, 27 Deciembre de1822; murió cerca de Sevres, 28 Septiembre de 1895. Su padre era un pobre quien se trasladó a Arbois cuando su hijo sólo tenía dos meses. Pasteur recibió su primera educación en el Colegio Comunal de Arbois, pero prestó poca atención a los estudios, prefiriendo pescar y dibujar. Durante algún tiempo pensó que llegaría a ser pintor. Cuando fue descubriendo la ciencia se sintió muy interesado. Se graduó en Besancon y para consagrarse totalmente a la ciencia se trasladó a Paris para estudiar bajo el magisterio de Dumas, Balard y Biot. Su padre le ayudó, pero tenía que financiarse él mismo parte de sus propios trabajos. Su primer trabajo original versó sobre los cristales. Mitscherlich anunció que dos ácidos, aparentemente idénticos en sus químicas cualidades y en su cristalina forma, actúan diferentemente en la solución por la luz polarizada. Rechazando aceptar esta afirmación, Pasteur demostró que los cristales aunque parecieran similares eran diferentes y demostró la aparente contradicción.

Su descubrimiento llamó poderosamente la atención. Como consecuencia se entregó al estudio de lo que llamó disimetría, indicando que las sustancias inorgánicas no son disimétricas en su cristalización, por el contrario todos los productos de la vida vegetal y animal son disimétricos. Concluyó que debajo de estas apariencias había un gran principio biológico. Como resultado de su descubrimiento fue nombrado(1844) profesor de Física en el Liceo de Dijon, tres meses después se le nombró profesor asociado de Química en la Universidad de Estrasburgo y profesor definitivo en 1852; en 1854 decano y profesor de Química en la nueva Universidad de Lille; en 1856 la Sociedad Real Inglesa le confirió el Rumford Medal por el descubrimiento sobre la polarización de la luz con de cristales; en 1857 es nombrado director de estudios científicos en la Escuela Normal de París; en 1863 profesor de Geología y Química en la Escuela de Bellas Artes, en 1869 profesor de Química en la Sorbona, en donde permaneció hasta 1889, cuando fue nombrado Director del Instituto Pasteur, fundado en su honor.


Sus primeros estudios químicos le orientaron a la investigación de la fermentación y putrefacción, demostró que eran debidas a varias clases de gérmenes vivientes. Partiendo de aquí demostró que la generación espontánea era imposible. Demostró que en la materia altamente organizada, si los gérmenes vivos son todos destruidos, y si además el acceso de los gérmenes es controlado de tal modo que nunca al aire se le permite el libre acceso, la fermentación o la putrefacción no se producen. Una pieza de algodón empañada y colocada en un matraz libre de gérmenes es suficiente después de esterizarla, para mantener la orgánica solución completamente estéril. El estudio de la fermentación condujo a Pasteur a estudiar el vinagre, el vino y la cerveza. Como resultado de esta feliz investigación de fermentos fue requerido por el Emperatriz Eugenia para que se consagrase a la organización de una gran industria manufacturera para beneficio de Francia. Respondió que consideraba incompatible con la dignidad de un científico dedicar su tiempo al comercio, y mientras él estaba dispuesto para que otros se aprovechasen de la ventaja de sus descubrimientos, él deseaba dedicarse totalmente al trabajo científico.

Esta fue una postura afortunada. Sus exitosos descubrimientos motivaron que el Gobierno Francés lo llamara para estudiar la enfermedad del gusano de seda. Esta había producido tales prejuicios en la industria de la seda francesa que su final parecía próximo. Se habían ensayado muchos expedientes y supuestos remedios. Gusanos de seda frescos habían sido traídos desde China en numerosas ocasiones, pero habían sucumbido a la enfermedad, o sus crías se habían visto afectadas por ellas. Nada había viable y el asunto parecía desesperado. Pasteur halló que el gusano de seda había sufrido dos enfermedades, pebrine y flacherie, y que la extensión de esas enfermedades podría ser prevenida por la cuidadosa separación de los gusanos sanos de los enfermos. El anuncio parecía demasiado bueno para ser verdadero y escuchado. Pasteur demostró su absoluta verdad y su práctica capacidad para poder encargarse de la villa del Príncipe Imperial Francés, en donde la industria de la seda se había sido arruinado. Al final del año el saldo de capullos dio una ganancia neta de 26.000.000 francos (cerca de 5.000.000).

Naturalmente Pasteur procedió a estudiar las enfermedades de los animales y de los seres humanos. Demostró la causa bacterial del carbunco (ántrax) que había causado serios estragos en Francia entre el ganado. El organismo se extendía por contacto, real contagio. Demostró que las lombrices eran transportadas desde los cuerpos de animales sepultados en poca profundidad e infectaban a los que pastaban. Halló además que podía por el calor reducir la vitalidad del microbio ántrax, de tal forma que producía una leve enfermedad que protegía al ganado contra otra fatal. Después descubrió la causa del cólera en el ave. Lo cultivó artificialmente y después de un tiempo sus cultivos no producían la enfermedad en el ave, pensó que esto servía para protegerlas contra inyecciones de virulentos cultivos que asesinarían al control=1Ffowl. Los descubrimientos de virus que vacunaban contra estas enfermedades ahorraron a Francia millones de dólares cada año.

Pasteur continuó con el desarrollo de la bacteriología y su relación con la enfermedad. Habiendo estudiado muchos casos de niños encamados con fiebre en los hospitales, declaró ante la sociedad médica que había encontrado su causa y dibujó un diseño semejante a un rosario que conocemos como un estreptococo, o cadena cocos. Descubrió otro coco (marrón) forma de microbios patológicos, algunos de los cuales se organizaban como racimo de uvas, los llamó estafilococo. Por último llegó su trabajo sobre la rabia. Incapaz de encontrar la causa de la enfermedad, que aún no había sido descubierta, tuvo éxito preparando con vértebras disecadas de animales muertos un virus que vacunaba contra la enfermedad, el cual protegía a los seres humanos atacados por un animal rabioso contra el desarrollo de la rabia. Este tratamiento encontró una dura oposición. Los alemanes hablaban despectivamente de " un remedio del que conocemos menos que la enfermedad ". Con el tiempo llegó el reestablecimiento de Pasteur. Los rusos, quienes sufrían numerosas clases de rabias, incluidas las mordeduras de furiosos lobos en las montañas, reconocieron un gran servicio y el zar honró a Pasteur con una visita personal. Después Inglaterra y la India lo encontraron como un trabajo maravilloso. Otros países también lo admitieron. Finalmente el Gobierno Alemán estableció los Institutos Pasteur y reconoció el descubrimiento.

Muchos honores le fueron concedidos. Además de las RCM (1856-1874), en 1868 el Gobierno Austriaco le concedió un premio de 10.000 francos por su investigación sobre la enfermedad del gusano de seda; en 1873 la Sociedad Francesa de Aliento, un premio de 12.000 francos; La Sociedad Rusa de Economía Rural, una medalla (1882); la medalla de (1882) el Premio Bressa;5000 (Academia de Turín,1888); el Gobierno Francés, una pensión anual de 12.000 francos (1874) incrementada en 1883 en 25.000 francos y además todos los grados de la Legón de Honor, le fueron conferido por Rusia, Dinamarca, Gracia, Brasil, Suiza, Turquía, Noruega y Portugal. Oxford le concedió un D.C.I., Bonn, un honorario M.D., la English Royal Society, miembro extranjero y la Academia Francesa, su miembro (1881). Fue nombrado Secretario Perpetuo de la Academia de Ciencias en 1887. Un celebración magnífica tuvo lugar con motivo de su jubilación a los70 años, 27 de Diciembre, 1892, a cuya contribución llegaron enviados de todos los países civilizados y todas las grandes instituciones docentes.

La Fe de Pasteur era tan genuina como su ciencia. En su panegírico de Littré, cuya fauteuil tomó, afirmó:


"Feliz el hombre que lleva dentro una divinidad, un ideal de belleza y lo obedece; y un ideal de arte, y un ideal de ciencia; y un ideal de país y un ideal de las virtudes del Evangelio".


Estas palabras están gravadas sobre su tumba en el Instituto Pasteur. En sus cartas escribía: "Estos son los manantiales vivos de los grandes pensamientos y de las grandes acciones. Todo se transforma claramente desde el Infinito". Declaraba :"Cuánto más conozco, tanto más cerca está mi fe de la de un campesino Bretón. Quisiera conocerlo todo y desearía la fe de una campesina Bretona". Lo que el nunca habría comprendido, sobre todo, es el fracaso de los científicos a reconocer la demostración de la existencia de Dios presente en el mundo que nos rodea. Murió con su rosario en sus manos, después de escuchar la vida de San Vicente de Paúl, había suplicado que se la leyesen, pensaba que con su trabajo como el de San Vicente podría hacer mucho para salvar a los niños que sufrían.


Las principales obras de Pasteur son: "Etudes sur le vin", (1866); "Etudes sur le Vinnaigre » (1868) « Etudes sur la Maladie des Vers á Soie » (2vols.,1870) ; « Quelques Réflexions sur la Science en France » (1871) ; Etudes sur la Biére »(1876) ; « Les Microbes organiosés, leur rôles dans la Fermentation, la Putrefaction et la Contagion » (1878) « Discours de Réception de M.L., Pasteur á l´Academie Française »(1882) « Traitement de la Rage » (1886).


VLLERY-RADIOT, Life of Pasteur (tr. New York, 1902); DUCLAUX, Pasteur: Histoire d´un esprit (Paris,1896); VIRCHOW, Berl. Klin, Wochenchr. (1895), 947; FRANKLAND, Pasteur (New York, 1900); HERTER, Influence of Pasteur on Medical Science (New York,1904); Jubile´ de M.Pasteur (1822-1892), (Paris,1893); WALSH, Makers of Modern Medicine ( New York,1907).


JAMES J. WALS Transcrito por Thomas M. Barret Traducido por Fidel G. Martínez