Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 24 de agosto de 2019

Luigi Galvani

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Art232-galvani-luigi.jpg
Capitulo06-004.jpg
Experiments with living persons two bedridden Essai theorique et exp rimental sur le galvanisme 1804.jpg
Experimentos-atroces.jpg
Galvani 02.jpg
Médico, nació en Bolonia, Italia, el 9 de septiembre de 1737; murió en la misma ciudad, el 4 de diciembre de 1798. Estudiar teología y entrar en una orden monástica fue su intención original. Su familia, sin embargo, lo persuadió de abandonar esa idea. Emprendió los estudios de ciencias naturales desde la perspectiva de un anatomista y fisiólogo. Después de sustentar su tesis sobre la naturaleza y formación de los huesos, fue nombrado conferencista en la Universidad de Bolonia y a los treinta y cinco años de su edad enseñó anatomía en el Instituto de Ciencias. Llegó a ser especialmente célebre como un cirujano y accoucheur. En 1790, luego de treinta años de vida matrimonial, perdió a su esposa Lucía, la hija del Dr. Galeaza, uno de sus maestros. Él mantuvo su puesto en la universidad hasta el 20 de abril de 1798, cuando renunció porque no quiso tomar el juramento civil demandado por la República Cisalpina, por ser contrario a sus convicciones políticas y religiosas. Como resultado tuvo que refugiarse con su hermano Giacomo y se hundió completamente en la pobreza y desaliento. Al poco tiempo de esto, sus amigos consiguieron su exención del juramento y su nombramiento, dada su fama como científico, como profesor emérito. Él murió antes que el decreto entrara en vigencia.

El trabajo de Galvani en anatomía comparada y fisiología incluye un estudio de los riñones de las aves y su sentido del oído. Es especialmente famoso por sus experimentos concernientes a “las fuerzas eléctricas en los movimientos musculares”, que lo llevaron a su teoría de la electricidad animal. Esto comenzó en 1780 con la observación accidental de la contracción de las piernas de una rana disecada, cuando el nervio crural descubierto era tocado con un escalpelo de acero, mientras pasaban unas chispas de una máquina eléctrica que estaba cerca. Él trabajó diligentemente sobre este tema, pero esperó once años para publicar los resultados de su ingeniosa y simple teoría. Esta teoría de un fluido eléctrico nervioso, segregado por el cerebro, conducido por los nervios y almacenado en los músculos, ha sido abandonada por los científicos en vista de los nuevos descubrimientos, pero Galvani llegó a ella de una manera muy lógica y la defendió con ingeniosos experimentos que no tardaron en dar frutos. Así, descubrió que cuando un nervio y músculo tocan dos metales diferentes en contacto entre ellos, el músculo se contrae; esto llevó a sus discusiones con Volta y al descubrimiento de la pila Voltaica. El nombre Galvanismo se le da a las manifestaciones de la corriente eléctrica.

Galvani fue valiente y religioso por naturaleza. Alibert menciona que él nunca terminaba sus lecciones “sin exhortar a sus oyentes y guiándolos a la idea de la Providencia Eterna, que desarrolla, conserva, y circula la vida de los tantos y tan diversos seres”. Sus trabajos (Opere di Luigi Galvani) fueron recogidos y publicados por la Academia de Ciencias del Instituto de Bolonia (1841-42). Los siguientes son algunos de los títulos, con las fechas originales de publicación en el “Comentario Antichi” del Instituto de Bolonia: “Tesis: De Ossibus” (1762); “De Renibus atque Ureteribus Volatilium” (1767); “De Volatilium Aure” (1768-70); “De Viribus Electricitatis in motu musculari commentarius” (1791), reimpreso en Modena, 1792, con una nota y disertación por Gio Aldini; traducido por Mayer en Alemán (Praga, 1793), y otra vez publicado como un volumen de Ostwald¨s “Klassiker” (Leipzig, 1894); “Dell¨uso e dell¨attivitá dellärco conduttore nelle contrazioni de´muscoli” (1794); “Memorie sulla elettricitá animale” (1797).

Popular Science Monthly, Julio,1892; WALSH en Mundo Católico (Junio, 1904); ALIBERT, Eloges Historiques (Paris, 1806); VENTUROLI, Elogio (Bolonia, 1802)


WILLIAM FOX

Transcrito por Thomas J. Bress.

Traducido por Alma del Rosario Guerra

Selección de imágenes: José Gálvez Krüger