Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 26 de abril de 2019

John Tauler

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar


Dominico alemán, una de los grandes místicos y predicadores del Medievo, nacido en Estrasburgo alrededor de 1300 y muerto en el mismo lugar el 16 de junio de 1361. Hijo de un rico ciudadano de la ciudad. Entró en los dominicos de Estrasburgo aparentemente, a muy temprana edad, porque, según su confesión, le atraía su vida ascética. Es posible que mientras hacía los ocho cursos estudios acostumbrados en el monasterio, oyera predicar a Eckhart. Estudio en la universidad de su orden en Colonia donde conoció mejor a Eckhart, y también, posiblemente a Enrique Suso. No está claro si estudió en París; probablemente volviera de Colonia a Estrasburgo. Aproximadamente desde 1339 a 1347 ó 1348, vivió en Basilea donde, junto con Enrique de Nördlingen fueron el centro de una sociedad llamada Amigos de Dios, formada por personas interesadas en la vida mística que tomaron el título de Juan 15:15. Taulero volvió a Estrasburgo donde trabajó como predicador. Cristina Ebner alaba su ardiente lengua que inflamaba a todos; Rulman Merswin le eligió como confesor. Después vivió algún tiempo en Colonia. El último período de su vida los pasó en Estrasburgo.

El "Meisterbuch" del "Amigo de Dios de Upland" contiene un relato sobre un maestro en la Escritura que llamó mucho la atención en 1346 por su predicación. Un día, un laico acusó al maestro de que parecía buscar su propio honor más que el de Dios, diciendo además que probablemente él no había soportados las cargas que echaba sobre los hombros de los demás. Sin poner ninguna condición, el maestro se dejó guiar por le laico y aprendió de él como olvidarse del mundo y de sí mismo y dedicar todos sus pensamientos a Dios, llevando una vida del Espíritu. Vivió durante dos años en reclusión y cunado después predicó por primera vez, el efecto fue tan grande que cuarenta de sus oyentes tuvieron convulsiones y doce apenas pudieron ser revividos. Después de que el maestro viviera y trabajara nueve años más cayó peligrosamente enfermo y llamando al laico le dio una relación escrita de su conversión. A este documento el laico añadió cinco sermones del maestro, que había copiado.

Como se solía pensar que el maestro era Taulero, el "Meisterbuch”, del año 1498, incluía en la edición los sermones de Taulero. En tiempos más recientes Preger mantuvo también esa opinión. Pero en el tratado "Taulers Bekehrung" ( La Conversión de Taulero), Denifle ha acumulado pruebas importantes contra la atribución a Taulero del papel de aquel maestro. Y esta es la opinión general actualmente. Y la historia contada por el cronista posterior de Estrasburgo Speckle (muerto en 1589) es una sarta de falsedades: relata que Taulero se opuso al papa y al entredicho que el papa lanzó contra Estrasburgo en la lucha entre el papado y el emperador Luis el Bávaro. Las obras de Tauler no han sido sometidas a una investigación crítica profunda. Mucho de los que se le atribuye es dudoso y mucho falso. Ciertamente no escribió el libro "Nachahmung des armen Lebens Christi" o "Von der geistlichen Armut".

El "Exercitia super vita et passione Jesu Christi" y los cantos espirituales que se atribuyen son también espurios. Como máximo, escribió un pequeña parte de "Medulla animæ" o de "Institutiones divinæ".

Solamente los sermones permaneces como obras suyas. La primera edición apareció en 1498 en Leipzig e incluye 84 sermones; la segunda en Basilea (1521-22) añadía 42 más, algunos de los cuales, sin embargo, hasta para el editor de esa edición, no eran de Taulero.; la tercera, de Colonia (1543) añadía 25 nuevos sermones, parte de los cuales son también falsos. La edición de Colonia fue traducida o, mejor, parafraseada, en latín por Laurentius Surius (Colonia, 1548). Esta edición latina fue la copia usada para traducir a varios idiomas y para las traducciones, tanto católicas como protestantes de nuevo al alemán. Las ediciones modernas (Fráncfort, 1826, 1864, 1872; Berlín, 1841) se basan en las antiguas ediciones alemanas. Ferdinand Vetter prepare una edición (Berlín, 1910) basada en el manuscrito Engelberg (el único hecho en Colonia y el más antiguo que quizás representa la colección revisada por el mismo Taulero), también en el manuscrito de Friburgo y en copias de los tres manuscritos quemados en Estrasburgo en 1870. Esta edición contiene 81 sermones, que están entre los más finos monumentos del idioma alemán , del fervor de las creencias alemanas y de un profundo sentimiento espiritual. El lenguaje es tranquilo y mesurado, pero cálido y lleno de imágenes: Tauler no es tan especulativo como su maestro Eckhart, pero es más claro, más práctico y más adaptado a la gente corriente; todo ello unido al fervor de Suso.

La expresión usada por Cristina Ebner .de que su ardiente lengua (fiery tongue) que inflamaba a todos no quiere decir que fuera un fiero predicador de elocuencia magnética sino que era un predicador que inflamaba los corazones de sus oyentes con el tranquilo fuego del puro amor que ardía en su propio pecho.

El centro del misticismo de Taulero es la doctrina de la visio essentiœ Dei, la beatífica contemplación o conocimiento de la naturaleza divina. Toma su doctrina de Santo Tomás de Aquino, pero va más allá que él en la creencia de que el conocimiento divino se puede alcanzar también en este mundo por un hombre perfecto y debería buscarse por todos los medios.

Dios habita dentro de cada ser humano. Pero para que el Dios transcendente aparezca en el hombre como un segundo sujeto, deben cesar las actividades pecadoras del hombre. El camino hacia Dios es a través del amor; Dios replica al mayor desarrollo del amor con su presencia. La ayuda en este esfuerzo viene por la luz de la gracia que eleva a la naturaleza por encima de ella misma. Tauler da consejos de lo mas variados para llegar a esa altura de la religión en la que la Divinidad entre en el hombre.

Respecto a la postura de Tauler hacia la Iglesia hay que decir Lutero le tenía en gran estima y los protestantes han tenido siempre buena opinión de él incluyéndole entre los “Reformadores antes de la Reforma”. Sin embargo, los protestantes conceden ahora que Taulero en realidad era “completamente medieval y no protestante”. De hecho era un hijo obediente de la Iglesia de la que nunca soñó en separarse. Expresa su opinión muy claramente en su sermón sobre S. mateo. Se enfrentó a toda herejía , especialmente a los “Hermanos del Libre Espíritu”. Lo que atraía a Lutero no era su doctrina en sí sino algún pensamiento subordinado de aquí y allá. Quizá le gustaba que la palabra “indulgencia” aparezca solo una vez en los sermones de Tauler o le parecía bien que Tauler daba menos importancia a las obras o quizás, que se sentía atraído por la tremenda intensidad en su búsqueda de Dios.


Fuentes

QUÉTIF-ECHARD, Scriptores ordinis prædicatorum, I (Paris, 1719), 677-9; SCHMIDT, Johannes Tauler von Strassburg (Hamburg, 1841); PREGER, Gesch. der deutschen Mystik im Mittelalter, III (Leipzig, 1893), 1-241; DENIFLE, Das Buch von der geistlichen Armut (Munich, 1877); IDEM, Taulers Bekehrung (Strasburg, 1879); SIEDEL, Die Mystik Taulers (Leipzig, 1911).


Löffler, Klemens (1912).


Transcrito por Douglas J. Potter. Dedicado al Inmaculado Corazón de la Virgen María.

Traducido por Pedro Royo