Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 19 de abril de 2019

Johann Straubinger

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
210px-Johann Straubinger.png
Santa biblia mons. dr 39094.jpg
Mons. straubinger.jpg
36874903.jpg
Johann Straubinger nació en Esenhausen (Alemania) el 26 de diciembre de 1883. A los 16 años ingresó al Seminario Teológico de Stuttgart y fue ordenado sacerdote en 1907. Recibió el doctorado en lenguas orientales e historia comparada de las religiones. Fue profesor de hebreo y también estudió árabe, “la lengua más difícil”, en sus propias palabras.

Durante su estadía en el Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí, pudo tener acceso para estudiar de cerca el Códice SyrSin, el códice más viejo conocido de la versión siríaca de la Biblia, y que probablemente haya sido vertido de algún códice griego que data dl Siglo II. También estudió el Códice Palimpsesto Sinaítico, redactado en siríaco durante el Siglo IV, y otros textos antiguos escritos en siríaco, en árabe y en griego. En el año de 1933, fundó el Movimiento Bíblico Popular Católico, para la difusión y la enseñanza de los escritos bíblicos. En 1937 tradujo y publicó la versión alemana de la Encíclica “Mit brennender Sorge...” (“Con ardiente inquietud...”), publicado como una respuesta a los ataques del régimen nazi contra la Iglesia Católica. Gracias al trabajo de Monseñor Straubinger, el texto de esta Encíclica se leyó en alemán ante todos los fieles que asistieron a Misa durante el día domingo 21 de marzo de 1937. La lectura de esta primera Carta Encíclica leída en Alemán ocasionó la reacción del gobierno alemán por lo que la Gestapo logró la confesión de un sacerdote quien reveló la identidad del autor de la traducción del documento. Por este motivo el entonces Monseñor Straubinger comenzó a ser buscado por el régimen nazi pero como logró ser alertado pudo ponerse a salvo, refugiándose en Suiza en donde fue acogido por la iglesia. En el año de 1938, fue invitado por Mons. Enrique Mühn, Obispo de San Salvador de Jujuy, en la Argentina, para incorporarse a las actividades de su diócesis. Mons. Straubinger aceptó la propuesta, y decidió viajar a la Argentina, en donde vivió unos 11 años. En este país comenzó su obra apologética. mediante la edición de una hojita bíblica periódica. Al año siguiente, decidió fundar una Revista Bíblica. En 1940, aceptó el cargo de profesor de Sagrada Escritura en el Seminario San José de La Plata. En 1951 decidió regresar a Alemania y volvió a establecerse en la ciudad de Stuttgart donde desarrolló una vigorosa labor apostólica para la difusión de los escritos bíblicos. En reconocimiento a su labor en Argentina, la Universidad de Münster le otorgó el doctorado honoris causa en teología. A causa de problemas de salud, jamás pudo volver a la Argentina. Falleció el 23 de marzo de 1956, a los 72 años de edad, después de una larga y productiva vida de trabajo. Monseñor Straubinger alternó sus labores docentes con su dedicación a la tarea de una actualización crítica de la traducción de Mons. Félix Torres Amat de la Vulgata latina al castellano (la Biblia de Petisco y Torres Amat). En el año de 1941, Mons. Straubinger, entonces profesor de Sagrada Escritura en el Seminario San José de La Plata, logró publicar, desde los talleres de la Librería e Imprenta Guadalupe, su propia edición revisada y anotada del “Nuevo Testamento”. Esta obra tenía la peculiaridad de que las numerosas glosas marginales en letras bastardillas de la edición de Torres ya no se hallaban más en la edición de Straubinger, más fiel a la Vulgata. El clérigo alemán continuó trabajando en una traducción de la Vulgata más libre de “viruelas”, como graciosamente solía llamar el P. Leonardo Castellani a las glosas en letras cursivas que llenan la edición Torres Amat. En septiembre de 1944, publicó su edición de los “Evangelios”, ilustrada con 186 xilografías. La traducción, según el griego, le fue encargada a Straubinger con ocasión del IV Congreso Eucarístico Nacional Argentino. Llevaba prólogo del Cardenal Santiago L. Copello. Al año siguiente, el autor tenía traducidos los Hechos. En 1947, salieron a la luz las “Cartas de San Pablo”. Un año después, terminada la traducción del “Nuevo Testamento”, éste fue publicado en edición completa. Straubinger, entonces, se dio a la tarea de traducir el Antiguo Testamento que fue culminado en 1951. La traducción del texto de Nuevo y Antiguo Testamento muestra cierta influencia de la Biblia Vulgata, a la cual el autor afirma expresamente haber seguido para la redacción del texto de los libros del Viejo Testamento no hallados en el texto masorético. El resto de los textos del Antiguo Testamento fue retomado de forma literal del texto masorético hebreo-arameo. La traducción de Straubinger tomó en consideración numerosas versiones antiguas y modernas previas a sus trabajos, entre las que destacan las de Nácar-Colunga (1944) y Bover-Cantera (1947). Se distingue de ellas, sin embargo, debido a su mayor fidelidad a la tradición teológica católica, a su minuciosidad crítica, y, sobre todo, a su deseo de ofrecer un texto bíblico que resultara válido para la exégesis católica. Sumamente especial ha resultado el énfasis que en todos los resquicios de este documento dejó plasmado Straubinger de su seria intención de poder proveer a todos sus lectores de un libro de texto dotado de la exégesis y de la erudición que permitiera a todos ellos acercarse de lleno a los escritos bíblicos, aun en circunstancias extremas de la ausencia de todo guía o maestro, o bien de todo grupo con el cual congregarse para estudiar la Biblia. Esta Biblia es considerada como una de las mejores que hay en castellano, en cuanto a su calidad literaria, y a su fidelidad y literalidad textual, y debido al valor y vigencia de su exégesis bíblica y su crítica textual. La traducción de Straubinger ha sido reeditada de forma continuada por las editoriales diocesanas de múltiples lugares de América Latina, e incluso en ediciones ecuménicas, entre las que destaca la Edición de Chicago, publicada en el año de 1971.

Seleción de imágenes José Gálvez Krüger