Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 23 de agosto de 2019

Isabel de Hungría, Santa

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

También llamada Santa Isabel de Turingia, nacida en Hungría, probablemente en Presburgo en 1207, muerta en Marburgo, Hesse, el 17 de Noviembre (no el 19 de Noviembre) de 1231.

Era hija del rey Andrés II de Hungría (1205-35) y de su mujer Gertrudis, de la familia de los condes de Andechs-Meran; el hermano de Isabel sucedió a su padre en el trono de Hungría como Bela IV; la hermana de su madre Gertrudis, fue Santa Eduvigis, esposa del duque Enrique I el Barbudo de Silesia, mientras que otra santa, Santa Isabel de Portugal (muerta en 1336), la esposa del tiránico rey Diniz de ese país, era su sobrina- nieta.

En 1211 se envió una embajada formal por el landgrave Herman I de Turingia para convenir, como era tradicional en esa época, un matrimonio entre su hijo mayor Herman e Isabel, que tenía entonces cuatro años de edad. Este plan de matrimonio era el resultado de consideraciones políticas y se pretendía que fuera la ratificación de una gran alianza que en los planes políticos de la época se buscaba constituir contra el emperador Otón IV, miembro de la casa Güelfa, que se había enemistado con la Iglesia. No mucho después de esto, la niña fue llevada a la corte de Turingia para ser educada con su futuro marido y, con el transcurso del tiempo, desposarse con él.

La corte de Turingia era en este periodo famosa por su magnificencia. Su centro era el imponente castillo de Wartburg, espléndidamente situado en la Selva de Turingia cerca de Eisenach, donde el landgrave Herman vivía rodeado de poetas y minnesingers, de los que era generoso mecenas. No obstante la turbulencia y vida puramente secular de la corte y la pompa de su ambiente, la muchacha creció como una niña muy religiosa con evidente inclinación por la oración y las prácticas piadosas y los pequeños actos de automortificación. Estos impulsos religiosos se reforzaron indudablemente por las tristes experiencias de su vida.

En 1213 la madre de Isabel, Gertrudis, fue asesinada por nobles húngaros, probablemente por odio a los alemanes. El 31 de Diciembre de 1216, el hijo mayor del landgrave, Herman, con el que se iba a casar Isabel, murió; después de esto fue desposada a Luis, el hijo segundo. Fue probablemente en esos años cuando Isabel tuvo que sufrir la hostilidad de los miembros más frívolos de la corte de Turingia, para los que la piadosa y contemplativa niña era un constante reproche. Luis, sin embargo, debe haber venido pronto en su protección contra cualquier maltrato. La leyenda que surgió más tarde es incorrecta al hacer a la suegra de Isabel, la landgravina Sofía, de la familia reinante en Baviera, la jefa de ese partido de la corte. Por el contrario, Sofía era una mujer muy religiosa y caritativa y una madre bondadosa para la pequeña Isabel.

Los planes políticos del viejo landgrave Herman le implicaron en graves dificultades y reveses; fue excomulgado, perdió la cabeza hacia el fin de su vida, y murió, el 25 de Abril de 1217, sin reconciliarse con la Iglesia. Fue sucedido por su hijo Luis IV, que, en 1221, fue también hecho regente de Meissen y de la Marca Oriental. El mismo año (1221) Luis e Isabel se casaron, teniendo el novio treinta y un años y la novia catorce. El matrimonio fue en todos los aspectos feliz y ejemplar, y la pareja estaba fielmente unida. Luis probó ser digno de su mujer. Protegió sus actos de caridad, penitencia, y sus vigilias, y a menudo sostuvo las manos de Isabel mientras ella rezaba arrodillada junto a su cama por la noche. Era también un gobernante capaz y bravo soldado. Los alemanes le llamaban San Luis, apelativo que le daban como a uno de los mejores hombres de su tiempo y piadoso marido de Santa Isabel.

Tuvieron tres hijos: Herman II (1222-41), que murió joven; Sofía (1224-84), que se casó con Enrique II, duque de Brabante, y fue la antepasada de los landgraves de Hesse, cuando en la guerra de sucesión de Turingia ganó Hesse para su hijo Enrique I, llamado el Niño; Gertrudis (1227-97), la tercera hija de Isabel, nació varias semanas después de la muerte de su padre; posteriormente llegó a ser abadesa del convento de Altenberg cerca de Wetzlar. Poco después de su matrimonio, Isabel y Luis hicieron un viaje a Hungría; después de esto Luis fue a menudo empleado por el emperador Federico II, al que era muy afecto, en los asuntos del imperio. En la primavera de 1226, cuando las inundaciones, el hambre, y la peste causaban estragos en Turingia, Luis estaba en Italia asistiendo a la Dieta de Cremona en nombre del emperador y del imperio. En estas circunstancias, Isabel asumió el control de los asuntos, distribuyó limosnas en todas partes del territorio de su marido, dando incluso trajes de gala y adornos a los pobres. Para asistir personalmente a los infortunados construyó en la parte baja de Wartburg un hospital con veintiocho camas y visitaba diariamente a los enfermos para atender sus necesidades; al mismo tiempo ayudaba a novecientos pobres diariamente. Es este periodo de su vida el que ha conservado la fama de Isabel para la posteridad como la gentil y caritativa castellana de Wartburg. A su vuelta Luis confirmó todo lo que había hecho ella. Al año siguiente (1227) emprendió con el emperador Federico II una cruzada a Palestina pero murió el 11 de Septiembre del mismo año en Otranto, de peste. Las noticias no llegaron a Isabel hasta Octubre, poco después de que hubiera dado a luz a su tercer hijo. Al oír las noticias Isabel, que sólo tenía veinte años, exclamó: “El mundo con todas sus alegrías está ahora muerto para mí”.

El hecho de que en 1221 los seguidores de San Francisco de Asís (muerto en 1226) hicieran su primera fundación permanente en Alemania fue de gran importancia en la carrera posterior de Isabel. El hermano Rodeger, uno de los primeros alemanes a quien el provincial para Alemania, Cesáreo de Espira, recibió en la orden, fue durante un tiempo el instructor espiritual de Isabel en Wartburg; en sus enseñanzas le expuso los ideales de San Francisco, y éstos le atrajeron con fuerza. Con la ayuda de Isabel los franciscanos fundaron en 1225 un monasterio en Eisenach; el hermano Rodeger, como informa su compañero en la orden, Jordán, instruyó a Isabel, a practicar, de acuerdo con su estado de vida, la castidad, la humildad, la paciencia, el ejercicio de la oración, y la caridad. Su posición le impedía alcanzar el otro ideal de San Francisco, una pobreza voluntaria y completa. Diversas observaciones de Isabel a sus damas dejaron claro cuán ardientemente deseaba la vida de pobreza. Después de un intervalo el puesto que había ocupado el hermano Rodeger fue asumido por el Maestro Conrado de Marburgo, que no pertenecía a ninguna orden, pero era muy ascético y, debe reconocerse, un hombre muy severo y algo brusco. Era bien conocido como predicador de la cruzada y también como inquisidor o juez en casos de herejía. Por causa de esta última actividad ha sido juzgado más severamente de lo que es justo; en la actualidad, sin embargo, la estimación por él ha mejorado. El Papa Gregorio IX, que escribía a veces a Isabel, le recomendó personalmente al devoto predicador. Conrado trató a Isabel con severidad inexorable, utilizando incluso medios de corrección corporal; sin embargo, la llevó con mano firme por el camino de la automortificación a la santidad, y tras su muerte fue muy activo en su canonización. Aunque le prohibió seguir a San Francisco en la total pobreza como un mendigo, aun así, por otro lado, mediante la orden de conservar la herencia de su marido le permitió realizar obras de caridad y delicadeza.

Hasta 1888 se creía, por el testimonio de una de las damas de Isabel en el proceso de canonización, que Isabel había sido expulsada de Wartburg en el invierno de 1227 por su cuñado, Heinrich Raspe, que actuaba como regente en nombre de su hijo, entonces de sólo cinco años. Hacia 1888 diversos investigadores (Börner, Mielke, Wenck, E. Michael, etc.) afirmaron que Isabel dejó Wartburg voluntariamente, siendo moral la única compulsión. No podía seguir en el castillo la orden de Conrado de comer sólo alimentos obtenidos de manera que fuera con seguridad correcta y adecuada. Posteriormente, sin embargo, Huyskens (1907) trató de probar que Isabel fue expulsada del castillo de Marburgo, en Hesse, que era suyo por herencia de su marido. Por consiguiente, el Te Deum que ella ordenó cantar a los franciscanos en la noche de su expulsión habría sido cantado en el monasterio franciscano de Marburgo. Acompañada de dos damas, Isabel dejó el castillo que está en una altura que domina Marburgo. Al día siguiente le fueron traídos sus hijos, pero pronto fueron llevados a otro lugar para ser cuidados. La tía de Isabel, Matilde, abadesa del monasterio de monjas benedictinas de Kitzingen cerca de Wurzburgo, se hizo cargo de la infortunada landgravina y la envió a su tío Eckbert, obispo de Bamberg. El obispo, sin embargo, estaba resuelto a organizar otro matrimonio para ella, aunque en vida de su marido Isabel había hecho voto de continencia en caso de que éste muriera; el mismo voto habían hecho también sus acompañantes. Mientras Isabel estaba manteniendo su posición contra su tío fueron traídos a Bamberg los restos de su marido por sus fieles seguidores que los habían transportado desde Italia. Llorando amargamente, enterró el cuerpo en el panteón familiar de los landgraves de Turingia en el monasterio de Reinhardsbrunn. Con ayuda de Conrado recibió entonces el valor de su herencia en dinero, a saber, dos mil marcos; de esta suma repartió quinientos marcos en un día entre los pobres. El Viernes Santo de 1228, en el convento franciscano de Eisenach Isabel renunció formalmente al mundo; luego yendo ante el maestro Conrado a Marburgo, ella y sus doncellas recibieron de él el hábito de la Tercera Orden de San Francisco, siendo así de las primeras terciarias de Alemania. En el verano de 1228 construyó el hospital franciscano de Marburgo y a su conclusión se dedicó enteramente al cuidado de los enfermos, especialmente de los afligidos por las enfermedades más repugnantes. Conrado de Marburgo aún le impuso muchas mortificaciones y renuncias espirituales, mientras que a la vez le quitaba a Isabel sus devotas damas. Constante en su devoción a Dios, la fuerza de Isabel se consumió en obras caritativas, y murió a la edad de veinticuatro años, una edad en que la vida se está iniciando para la mayoría de los seres humanos.

Muy pronto tras la muerte de Isabel comenzaron a producirse milagros en su tumba de la iglesia del hospital, especialmente curaciones milagrosas. El Maestro Conrado mostró gran celo en adelantar el proceso de canonización. Por orden papal se celebraron tres exámenes de los que habían sido curados: a saber, en Agosto de 1232, Enero de 1233, y Enero de 1235. Antes de que el proceso llegara a su fin, sin embargo, Conrado fue asesinado el 30 de Julio de 1233. Pero en 1233 los Caballeros Teutónicos fundaban una casa en Marburgo, y en Noviembre de 1234, Conrado, landgrave de Turingia, el cuñado de Isabel, ingresaba en la orden. En Pentecostés (28 de Mayo) del año 1235, se celebró la solemne ceremonia de canonización de la “mujer más grande de la Edad Media alemana” por Gregorio IX en Perugia, estando presente el landgrave Conrado. En Agosto del mismo año (1235) se puso en Marburgo la piedra angular de la bella iglesia gótica de Santa Isabel; el 1 de Mayo de 1236, el emperador Federico II asistió a la exhumación del cuerpo de la santa; en 1249 los restos fueron colocados en el coro de la iglesia de Santa Isabel, que no fue consagrada hasta 1283. Las peregrinaciones a la tumba pronto alcanzaron tanta importancia que a veces se podían comparar a las del santuario de Santiago de Compostela. En 1539, Felipe el Magnánimo, landgrave de Hesse, que se había hecho protestante, puso fin a las peregrinaciones mediante una injustificable interferencia en la iglesia que pertenecía a la Orden Teutónica y retirando por la fuerza las reliquias y todo lo que estaba consagrado a Isabel. Sin embargo, todo el pueblo alemán aún honra a la “querida Santa Isabel” como es llamada; en 1907 se dio un nuevo impulso a su veneración en Alemania y Austria por la celebración del setecientos aniversario de su nacimiento. Santa Isabel es representada generalmente como una princesa dando graciosamente limosnas a los pobres desgraciados o teniendo rosas en su regazo; en este último caso se la retrata sola o como sorprendida por su marido, quien, según una leyenda que, sin embargo, se cuenta de otras santas también, se le reunió inesperadamente cuando iba secretamente en misión de caridad, y, así lo cuenta la historia, el pan que estaba intentando ocultar se convirtió de repente en rosas.

Los materiales originales para la vida de Santa Isabel deben buscarse en las cartas enviadas por CONRADO DE MARBURGO al Papa Gregorio IX (1232) y en el testimonio de sus cuatro damas (Libellus de dictis quatuor ancillarum) tomado por la tercera comisión papal (Enero de 1235). La mejor edición del testimonio se encuentra en HUYSKENS, Quellenstudien zur Geschichte der hl. Elisabeth, Landgräfin von Thüringen (Marburgo, 1908),110-40. Para las Actas del proceso de canonización ver HUYSKENS, Quellenstudien, 110-268; Vita S. Elisabethae des Caesarius von Heisterbach O. Cist. (1236), ed. HUYSKENS, in Annalen des historischen Vereins für den Niederrhein (Colonia, 1908), Pt. LXXXV; la hagiografía de Santa Isabel fue muy influida por DIETRICH DE APOLDA, Vita S. Elisabeth (escrita en 1289-97), publicada en CANISIUS, Antiquae lectionis (Ingolstadt, 1605), V, Pt. II, 147-217, y en BASNAGE, Thesaurus Monumentorum Ecclesiasticorum (Amsterdam, 1723). IV. 115-152.

MICHAEL BIHL Traducido por Francisco Vázquez