Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 3 de diciembre de 2020

Giovanni Battista Vaccarini

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Nace en Palermo en 1702 y muere en Milazzo (Messina) en 1768. De joven vistió el hábito talar, pero la vocación artística tuvo entonces predominio. Si la arquitectura tardobarroca más viva e interesante se encuentra en Sicilia, es sobre todo mérito suyo. Habiendo devastado, el terremoto de 1693, la mayor parte de la ciudad oriental de la isla, tuvo inicio un largo período de reconstrucción y Catania fue el centro de la elaboración arquitectónica. Sus obras constituyen, aún hoy, muchas partes del paisaje urbano. Fue llamado a la ciudad terremotada por el Obispo Galleti, cuando tenía veintisiete años. Había estudiado en Roma, donde conoció a Vanvitelli y a Carlo Fontana y profundizó las obras de Bernini y de Borromini. A diferencia de Juvara, la experiencia romana lo mantendrá cercano a la arquitectura berniniana. El barroco vaccariniano es re-elaboración de las formas y el ritmo clásicos, junto con el uso de materiales y la estilística del repertorio tradicional catanese.

F. Fichera, arquitecto de los años treinta, escribe así de Vaccarini: «El tenía el secreto del ritmo, un don que Dios ofrece a los grandes arquitectos y a los grandes músicos y aún: Con Vaccarini se renovó el milagro italiano, porque cada una de las cien ciudades nuestras tienen su figura y su privilegio: Florencia tiene aquello de representar al Renacimiento, Catania al Barroco». A los treinta y un años, le fue asignado el proyecto de la Catedral de Catania con el encargo de restaurarla, introduciendo las columnas marmóreas del Odeon greco y del Circo romano. Innumerables son las obras que ha dejado, pero su obra maestra es la Iglesia de la Abadía de Santa Ágata, edificada en Plaza Duomo, precisamente donde construyó, más adelante, la Fuente del Elefante y el Palacio del Senado. Sobre la Avenida Vittorio Emanuele realizó los Palacios Valle y Serravalle, sobre la calle Crociferi, la Iglesia de San Giuliano, en la plaza de los Studi, participó en los trabajos de la Universidad y del Palacio de Sangiuliano, realizó también el Colegio Cutelli, la Casa Vaccarini, la Biblioteca del Monasterio de los Benedictinos y la Abadía de los monjes de San Benedetto.

De ánimo noble, bondadoso, pío y generoso, Vaccarini conquistó el aprecio de los cataneses. El Senado de la ciudad, en unánime deliberación del 28 de noviembre de 1735, consideradas las virtudes, el ingenio, las facultades artísticas con las cuales, el Reverendísimo Don Giovanni Battista Vaccarini, palermitano, Canónico Secondario de esta Catedral, es embellecido ... se le confiere la Ciudadanía Honoraria.

Enciclopedia di Catania - Tringale Editore.

Traducido por José Luis Anastasio