Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 23 de abril de 2019

Gerona

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

DIÓCESIS DE GERONA (GERUNDENSIS)

La diócesis de Gerona (cat. Girona) en Cataluña, España, es sufragánea de Tarragona. Abarca unos 4702 km2, donde viven unas 740 mil personas, limitando al norte con los Pirineos, al sur y al este con el mar Mediterráneo y al oeste con las diócesis de Vic, Terrassa y Barcelona.

El territorio es montañoso, con bosques de pino, encina, roble y castaño; y numerosas fuentes de agua. La situación de la provincia, entre Barcelona y la frontera francesa, permite que por su territorio discurran las principales vías terrestres y que varias poblaciones se hayan convertido en centros industriales y comerciales de importancia. Durante el siglo XX la provincia pasó de una economía de carácter agrario a una situación de bienestar material propiciado por la industria (ahora en declive) y el sector terciario, especialmente el relacionado con el turismo en las áreas costeras.

La ciudad episcopal de Girona es la capital de la provincia homónima, situada en la confluencia de los ríos Ter, Onyar, Güell y Galligants. La parte antigua de la ciudad con sus en un tiempo formidables fortificaciones se alza en la escarpada colina de los capuchinos, mientras que la parte más moderna se extiende por el llano y a lo largo de los ríos. Aún pueden verse los bastiones de murallas que han resistido tantos sitios.

Gerona es la antigua Gerunda, una ciudad de los Ausetani. Se cuenta que San Pablo y Santiago, a su llegada a España, primeros predicar el cristianismo allí, y la tradición mantiene que San Máximo, un discípulo de Santiago, fue el primer obispo de la diócesis. Se considera generalmente que la sede se erigió en el 247. El 18 de junio de 517 se convocó un sínodo provincial al que asistieron el arzobispo de Tarragona y otros seis obispos. Se promulgaron cánones relacionados con la narración del oficio divino, el bautizo de los niños y el celibato del clero. La ciudad ha sufrido veinticinco sitios y ha sido tomada siete veces. La invasión árabe rompió la sucesión episcopal hasta ser restaurada la diócesis en tiempos de Carlomagno (785) como sufragánea de carbona hasta 1090.

La ciudad fue sitiada por los franceses al mando del mariscal Hocquisicourt en 1653, del mariscal Bellefonds en 1684, y dos veces en 1694 por de Noailles. En mayo de 1809, tras dos asedios previos infructuosos, fue sitiada de nuevo por 35.000 soldados franceses dirigidos por Vergier, Augereau y St. Cyr, y resistió obstinadamente bajo el liderazgo de Álvarez de Castro hasta que el hambre y las epidemias le obligaron a capitular el 12 de diciembre de ese año.

La antigua catedral, que se alzó en el sitio que hoy ocupa la actual, fue utilizada por los árabes como mezquita y después de su expulsión definitiva remodelada o reconstruida. El edificio actual es uno de los monumentos más nobles de la escuela del arquitecto mallorquín Jaume Fabre, y una de las mejores muestras de la arquitectura gótica en España. Se accede a ella por una escalinata de 86 peldaños. Una girola y diversas capillas rodean el coro, que se abre a través de tres arcos hacia la nave, su bóveda apuntada es la más ancha de la Cristiandad. Entre sus decoraciones interiores hay un retablo obra del orfebre valenciano Pere Bernec. Dividido en tres niveles de estatuillas y relieves, ajustados en hornacinas de plata fundida y repujada. Un frontal de oro y plata fue saqueado por los franceses en 1809.

La catedral contiene las tumbas del conde de Barcelona Ramon Berenguer II (1053-1082), Cap d'estopes, y de la condesa Ermessenda de Carcassona (ca. 975-1058), su bisabuela.

La iglesia colegiata de Sant Feliu es también notable arquitectónicamente. Su estilo es del gótico del siglo XIV, con una fachada datada en el siglo XVIII y una de las pocas iglesias españolas que posee una aguja genuina. En el siglo XVIII se construyó una capilla de estilo neoclásico, dedicada a San Narciso, quien según la tradición, fue uno de los primeros obispos de la diócesis. Contiene las sepulturas del patrón de la ciudad y del valeroso Álvarez de Castro.

La iglesia benedictina de Sant Pere de Galligants es de estilo románico primitivo.

El actual obispo es Carles Soler i Perdigó, nacido en Barcelona el 12 de setiembre de 1932. Tomó posesión de su cargo en diciembre de 2001.

La diócesis tiene 388 parroquias, 222 sacerdotes en activo (a 31 de diciembre de 2005). Los seminaristas son enviados para su formación al Seminario interdiocesano de Barcelona. Diversas órdenes religiosas tienen comunidades en la diócesis, entre las órdenes masculinas capuchinos, cistercienses, salesianos, dominicos, escolapios, y entre las femeninas se encuentran comunidades de clarisas, agustinas, capuchinas y adoratrices entre otras.

Escrito por Blanche M. Kelly.

Trascrito por by Gerald M. Knight.

Traducido y actualizado por Enric Delgado Velásquez.