Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 27 de septiembre de 2020

Fiesta de la Presentación

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Tambien conocida como Fiesta de la Purificación de la Santísima Virge(Greek Hypapante), Fiesta de la Presentación del Niño Jesús en el Templo, observada el 2 de Febrero según el rito latino.

De acuerdo a la ley mosaica, una madre que había dado a luz a un niño varón, era considerada impura por siete días. además debía permanacer treinta y tres días "en purificación de su sangre" pero si daba a luz a una niña el tiempo que excluía a la madre del santuario era doble.

Al cumplirse el tiempo de su purificación (cuarenta u ochenta días) según fuera niño o niña la madre debía traer al templo un cordeo de un año para el holocausto y un pichón o una tórtola como sacrificio por el pecado"; si no era capaz de ofrecer un cordero, ella podía presentar dos tortolas o dos pichones; el sacerdote los ofrecía como expiación y entonces ella quedaba limpia. (Levitico 12:2-8)

Cuarenta días después del nacimiento de Cristo María cumplió con este precepto de la ley, ella redimió a su primogénito en el templo (Números 18:15), y fue purificada por la oración de Simeon el justo, en la presencia de Anna la profetisa (Lucas 2:22 sqq.). Sin duda este acontecimiento, la primer presentación solemne de Cristo en la casa de Dios, era en los tiempos más tempranos, celebrados por la Iglesia de Jerusalén. Esto queda testimoniado en la primera mitad del cuarto siglo por el peregrino de Burdeos, Egeria o Sylvia.

El día (el 14 de febrero) fue solemnemente guardado por una procesión a la basílica Constantinian de la Resurrección, una homilía sobre Lucas 2:22 sqq., y el Santo Sacrificio. Pero el banquete entonces no tenía ningún nombre propio; fue simplemente llamado día cuarenta después de la Epifanía. Esta última circunstancia nos muestra que la Epifanía de Jerusalén era entonces la Fiesta del Nacimiento de Cristo.

Esta fiesta de los cuarenta días después del nacimiento de Cristo, se extendió desde Jerusalem a toda la Iglesia, y más tarde fue guardada el 2 de febrero, durante los últimos veinticinco años del cuarto siglo en que fue introducida la fiesta romana de la Natividad de Cristo (el 25 de Diciembre). Fue certificada en 526 (Cedrenue); en todo el Imperio del Este fue introducido por el Emperador Justinian I (542) en acción de gracias por el cese de la gran pestilencia que había despoblado la ciudad de Constantinopla.

En la Iglesia griega fue llamado Hypapante tou Kyriou, El encuentro (occursus) del Señor y Su madre con Simeon y Anna. Los armenios lo llaman: "La Venida del Hijo de Dios en el Templo" y todavía la observan el 14 de febrero (Tondini di Quaracchi, Candelaria de la Nación Arméniana en accion de gracias , 1906, 48); los Coptos lo llaman "la presentación del Señor en el Templo" (Nilles, hombre de Kal.., II 571, 643). ¿Quizás el decreto de Justiniano dio la ocasión a la Iglesia romana (a Gregorio I?) para introducir esta fiesta, pero aun se quiere información definida sobre este punto. Esta fiesta aparece en el Gelasianum (la tradición manuscrita del séptimo siglo) bajo el nuevo título de la Purificación de la Santísima Virgen María. La procesión no es mencionada. El Papa Sergio I (687-701) introdujo una procesión para este día. El Gregorianum (la tradición del octavo siglo) no habla de esta procesión, qué de hecho demuestra que la procesión de Sergio era "la estación" ordinaria, no el acto litúrgico de hoy. Esta Fiesta no fue seguramente introducida por el Papa Gelasius para suprimir los excesos del Lupercalia (Migne, Missale Gothicum, 691), y esto se extendió suavemente en el Oeste; no es encontrado en "el Leccionario" de Siloes (650), ni en "el Calendario" (731-741) de Sainte-Genevieve de París. En el Este fue celebrada como un Fiesta del Señor; en el Oeste como un Fiesta de María; aunque los "Invitatorium" (Gaude y l æ tara, Jerusalén, occurrens Deo tuo), las antífonas y responsories nos recuerden su concepción original como una Fiesta del Señor. La bendición de las velas no entra en el uso común antes del undecimo siglo; esto no tiene nada en que ver con la procesion del pupercalia. En la Iglesia latina esta Fiesta (Purificatio B.M.V.) .) es una doble de la segunda clase. En la Edad Media esto tenía una octava en el número más grande de diócesis; también hoy las órdenes religiosas cuyo objeto especial es la veneración de la Madre de Dios (Carmelites, Servites) y muchas diócesis (Loreto, la Provincia de Siena, etc.) celebran la octava.

Bendición de las candelas y procesión.

De acuerdo al Misal Romano después de la Tercia el celebrante de pie al lado de la epístola con estola y capa de color púrpura bendice las candelas (las cuales deben ser elaboradas con ceras de abeja) habiendo cantado o recitado las cinco oraciones prescritas, rocía e inciensa las candelas. Luego las distribuye al clero y a los laicos mientras el coro canta "El Cantico de Simeón" Nunc Dimitis

La antífona "anuncio de Lumen revelationem gentium y gloriam plebis tu æ Israel" es repetida después de cada verso, según la costumbre medieval de cantar las antífonas. Durante la procesión que ahora sigue, y en que todos los partícipes llevan velas encendidas en sus manos, el coro canta la antífona "Adorna thalamum tuum, Sion", compuesta por San Juan de Damasco, uno de los pocas piezas de las cuales el texto y la música, han sido tomados prestados por la Iglesia romana de los griegos. Las otras antífonas son de origen romano. La procesión solemne representa la entrada de Cristo, que es la Luz del Mundo, en el Templo de Jerusalén.

Esto formaba una parte esencial de los servicios litúrgicos del día, y debía ser celebrado en cada parroquia donde los ministros lo requerían. La procesión se celebraba siempre el 2 de febrero aun cuando la oficina y la misa de la Fiesta fueran transferidas hasta el 3 de febrero. Antes de la reforma de la liturgia latina por San Pio V (1568), en las iglesias del Norte y del Oeste de los Alpes esta ceremonia era más solemne. Después de la quinta oración un prefacio era cantado. El "Adorna" era precedido por la antífona "Ave Maria". Mientras la procesión en celebrada dentro de la iglesia, durante la Edad Media el clero abandonaba la iglesia y visitaba el cementerio que lo rodeaba. Una vez que regresaban de la procesión, un sacerdote llevaba la imagen del Niño Dios, la presentaba en la puerta y entraba a la iglesia con el clero, quienes cantaban el cántico de Zacarias, "Benedictus Dominus Deus Israel". Para finalizar entrabab en el santuario, el coro cantaba el responsorio, "Virgo de Gaude Maria" o la prosa, "Inviolata" o alguna otra antífona en honor a la Santísima Virgen.

FREDERICK G. HOLWECK Transcrito por Marcia L. Bellafiore Traducido por Margarita Mayorquín