Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 15 de diciembre de 2019

Ernst Friedrich Zwirner

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Arquitecto, nació en Jacobswalde, Silesia en 1802; murió en Colonia en 1861. Estudio en Breslau y Berlín y trabajo en este ultimo lugar bajo Schinkel. Desde 1833 fue arquitecto de la catedral de Colonia. En Colonia junto con Statz, fue el más importante representante practico de la arquitectura gótica. Desde que se reconoció que la terminación de la gran catedral de Colonia era una tarea que proporcionaría los mas grandes honores al estilo Gótico, la escuela de Schinkel fue una atracción para hombres a llevar a cabo el trabajo. Primero Ahlert, y después de su muerte, Zwirner fue llamado a Colonia. Al poco tiempo se le dio mas confianza a Zwirner de la que se le había dado a su predecesor, porque el demostraba un dominio mas perceptivo del trabajo de los antiguos maestros. Después que el trabajo de restauración se termino, el presento los planes para la terminación de la estructura en 1841 al Rey Federico Guillermo IV; luego que se aprobaron los planes el trabajo comenzó al año siguiente. Aunque ni Zwirner, ni su hábil sucesor Voigtel, quien completo el trabajo, lograron unir la gracia y el libre juego de la imaginación con la técnica correcta y la secuencia arquitectónica .No hay duda que Zwirner fue uno de los mejores jueces del estilo medieval. Lo que el aprendió de su trabajo en la catedral de Colonia lo uso en sus propios diseños con la misma excelente habilidad y energía. Su mejor edificio es probablemente la iglesia de San Apolinario en Remagen, a la cual quizás, la misma objeción de monotonía del plan se ha hecho. El también construyo la iglesia en Mulheim en el Rin, y una en Elberfeld. El restauró el castillo de Herdringen en el estilo de los castillos fortalezas en el Rin para el Conde Fustenberg, y también el castillo de Moyland cerca de Cleves. Su último trabajo fue la sinagoga de Colonia. G. Gietmann Traducción por Maria del Carmen Nieto