Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 31 de octubre de 2020

Ebbo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(EBO)

Arzobispo de Reims, nacido a fines del siglo VIII; falleció el 20 de marzo de 851. Aunque era hijo de esclavos alemanes, fue educado en la corte de Carlomagno, quien le concedió su libertad. Después de su ordenación sacerdotal se convirtió en bibliotecario de Luis el Piadoso y fue su concejal en el gobierno de Aquitania. Cuando Luis se convirtió en emperador, nombró a Ebbo como arzobispo de la sede vacante de Reims en 816. Actuando por sugerencia del emperador, se desplazó a Roma en 822, con el fin de obtener autorización del Papa Pascal I para predicar el Evangelio a los daneses. El Pontífice no sólo dio su autorización sino que nombró a Ebbo como legado papal para el norte. En compañía de un cierto Halitgar, probablemente aquel que fuera obispo de Cambrai (817-831), y Willerich, obispo de Bremen, se embarcó para Dinamarca en la primavera de 823, y después de predicar con relativo éxito durante el siguiente verano, retornó a Francia en el otoño del mismo año. Volvió a Dinamarca dos veces más, pero en cada ocasión sólo se quedó por un corto tiempo y sin que hubiera algún efecto duradero en los daneses paganos, cuya cristianización fue llevada a cabo algunos años después por San Ansgar. Cuando, en 830, los hijos del emperador se rebelaron contra su padre, Ebbo apoyó al emperador; pero tres años más tarde se volvió en su contra y el 13 de noviembre de 833, presidió la vergonzosa escena que se llevó a cabo en la iglesia de Santa María en Soissons, donde el anciano emperador fue depuesto y obligado a realizar penitencia pública por crímenes que no había cometido. Como recompensa por este despreciable acto, Ebbo recibió la rica abadía de San Vaast de manos de Lotario; e incluso después de que Luis fue solemnemente reinstalado en marzo de 834, continuó apoyando al rebelde Lotario. Impedido para seguirlo hasta Italia debido a un severo ataque de gota, se refugió en la celda de una ermita cerca a París, pero fue encontrado y enviado como prisionero a la abadía de Fulda. El 2 de febrero de 835, apareció en el sínodo de Thionville, donde declaró solemnemente en presencia del emperador y cuarenta y tres obispos, que el monarca era inocente de los crímenes de que le había acusado en Soissons, y el 28 de febrero de 835 se retractó públicamente desde el púlpito de la catedral de Metz.

De regreso al sínodo de Thionville, Ebbo fue depuesto por el emperador y los obispos reunidos, y llevado de nuevo como prisionero a la abadía de Fulda. Un poco más tarde fue entregado en custodia al obispo Fréculf de Lisieux, y después al abad Boso de Fleury. Cuando Lotario se convirtió en emperador, Ebbo fue restituido a la sede de Reims, en diciembre de 840, pero un año mas tarde, cuando Carlos el Calvo invadió el noreste de Francia, fue expulsado de su sede. Muchos han considerado la restitución de Ebbo por parte de Lotario como ilegal, e Hincmar, quien se convirtió en arzobispo de Reims en 845, se rehusó a reconocer las ordenaciones administradas por él luego de su reinstalación. El concilio de Soissons (853) declaró inválidas las ordenaciones. Parece haber muy poca duda de que los Decretales Seudo-Isidorianos tienen como autor uno de los eclesiásticos ordenados por Ebbo después de su reinstalación. Ebbo encontró asilo en la corte de Lotario, quien le dio los ingresos de algunas abadías y lo empleó en algunas misiones diplomáticas. En 844 Ebbo solicitó al Papa Segio II que lo restituyera en la sede de Reims, pero fue admitido solamente a la comunión laica. Algunos otros intentos de recobrar su sede anterior fueron igualmente infructuosos. Cuando Lotario no pudo emplearlo más lo despidió, pero Ebbo encontró un defensor en Luis el Germánico, quien lo nombró obispo de Hildesheim en algún momento entre abril de 845 y octubre de 847. Ebbo es el autor de "Apologeticul Ebbonis", una corta narración apologética de su deposición y restitución. Está publicada en Mansi, "Amplissima Collectio Conciliorum", XIV, 775-9, y en Migne, P.L., CXVI, 11-16.

MICHAEL OTT. Transcrito por Gerald M. Knight Traducido por Carlos A. Díaz