Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 18 de junio de 2024

Decenario de la pasión en sufragio de las almas del purgatorio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Decenario de la pasion.png
197705 169069553142857 100001194418102 335471 1653228 n.jpg
16142648 1177838255599310 5262707605383384791 n.jpg

Oración inicial: Abre, Señor, nuestros labios; alienta nuestros corazones y límpialos de vanos, impuros e impertinentes pensamientos; ilustra nuestro entendimiento, inflama nuestra voluntad, para que, con todo nuestro corazón, meditemos los pasos de tu Sagrada Pasión y muerte, con los acerbísimos dolores de tu Madre Santísima, y merezcamos ser oídos ante el acatamiento de tu Divina Majestad, que vives y reinas en todos los siglos. Amén.

Hay que contar con un Rosario. En las cuentas del Ave María se reza cada decenario, y en las cuentas del Padre Nuestro de dice: Por tu dolorosa Pasión ten Misericordia de todas las Almas del Purgatorio

Primera decena

Jesús mío, por aquel sudor copioso de sangre que sudaste en el huerto, ten misericordia de las almas del Purgatorio (o del alma de N.)

Segunda decena

Jesús mío, por la bofetada que recibió tu rostro venerable, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Tercera decena

Jesús mío, por los crueles azotes que sufriste, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Cuarta decena

Jesús mío, por la corona de agudas espinas que traspasaron tu santísima cabeza, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Quinta decena

Jesús mío, por los pasos que diste en la calle de la Amargura con la cruz a cuestas, ten misericordia de las almas del Purgatorio

Sexta decena

Jesús mío, por tu santísimo rostro lleno de sangre, que dejaste impreso en el velo de la Verónica, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Sétima decena

Jesús mío, por la vestidura sangrienta que con violencia te desnudaron los sayones, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Octava decena

Jesús mío, por tu santísimo cuerpo clavado en la cruz, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Novena decena

Jesús mío, por tus santísimos pies y manos clavados con duros clavos, ten misericordia de las almas del Purgatorio.

Décima decena

Jesús mío, por tu costado abierto al borde de una lanzada, de donde manó sangre y agua, ten misericordia de las almas del Purgatorio (o del alma de N.)

En lugar del Padrenuestro se dirá la siguiente oración: Piadosísimo Jesús mío, mira con benignos ojos las almas de los fieles difuntos por las cuales has muerto y recibido tormento de cruz.

Amén.

José Gálvez Krüger