Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 25 de enero de 2020

Confraternidades de Penitentes

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Confraternidades (o Hermandades) de Penitentes Congregaciones cuyos estatutos prescriben diversas obras penitenciales, como ayunos, uso de disciplina, vestir una ropa áspera, etc. El número de estas hermandades creció hasta tal punto que, contando solamente Roma con más de un centenar, el único modo de clasificarlas es de acuerdo con el color del hábito que llevan para las procesiones y ejercicios devotos. Éste consiste en una pesada túnica ceñida con una correa, con un capucho puntiagudo ocultando la cabeza, con aberturas para los ojos de modo que el que lo lleva pueda ver sin ser reconocido. Estas confraternidades tienen sus propios estatutos, sus propias capillas y muchas veces sus propios cementerios. Los aspirantes tienen que observar cierto tiempo de probación antes de ser admitidos.

(1) Penitentes blancos El grupo más importante de esta clase es la Archiconfraternidad del Gonfalone, establecida en 1264 en Roma. San Buenaventura, entonces Inquisidor General del Santo Oficio, prescribió sus reglas y el hábito blanco, con el nombre de Reccomendati B.V.M. Esta confraternidad fue erigida en la Iglesia de Santa María la Mayor por Clemente IV en 1265, y habiendo sido erigidas otras cuatro en la Iglesia de Ara Coeli, fue promovida al rango de una archiconfraternidad, a la que el resto fueron agregadas. El título de gonfalone (gonfalón o portaestandarte) fue adquirido durante el pontificado de Inocencio IV, cuando sus miembros resistieron la violencia de los nobles romanos y eligieron un gobernador representando al Papa, entonces en Aviñón. Muchos privilegios e iglesias fueron concedidos a esta hermandad por sucesivos pontífices, teniendo su sede central en la Iglesia de Santa Lucía del Gonfalone. Los deberes de los miembros son cuidar de los enfermos, enterrar a los muertos, proveer de asistencia sanitaria a los que no pueden pagarla y dotar a muchachas jóvenes. Lo que distingue a estos Penitentes blancos de los demás es un círculo en la espalda del hábito con una cruz roja y blanca dentro. Otras hermandades de Penitentes blancos son las del Santísimo Sacramento de San Juan de Letrán, el Santísimo Sacramento y las Cinco Llagas de S.Lorenzo en Damaso, el Ángel de la Guarda, etc.

(2) Penitentes negros La principal confraternidad de este grupo es la de la Misericordia o de la Degollación de San Juan, fundada en 1488 para asistir y consolar a los criminales condenados a muerte, acompañarlos al patíbulo, proveerles de servicios religiosos y de un entierro cristiano. La Archiconfraternidad de la Muerte proporciona entierro y servicios religiosos para los pobres y para los hallados muertos dentro de los límites de la Campagna romana. Otras hermandades de Penitentes negros son la del Crucifijo de San Marcelo, y la de Jesús y María de San Egidio.

(3) Penitentes azules Entre las hermandades de este grupo están las de San José, San Julián en Monte Giordano, Nuestra Señora del Giardino, Santa María en Caccaberi, etc. Cierto número de éstas fue establecido en Francia bajo el patronazgo de San Jerónimo.

(4) Penitentes grises Incluye, además de los Stigmati de San Francisco, las confraternidades de Santa Rosa de Viterbo, la Santa Cruz de Lucca, Santa Rosalía de Palermo, San Bartolomé, San Alejandro, etc.

(5) Penitentes rojos Comprende las confraternidades de las Santas Úrsula y Catalina, con el hábito rojo ceñido por un cíngulo verde, las de San Sebastián y San Valentín con un cíngulo azul y la de Quattro Coronati, con un cíngulo blanco, etc.

(6) Penitentes morados La hermandad del Santísimo Sacramento de la Iglesia de San Andrés delle Fratte, bajo el patrocinio de San Francisco de Paula.

(7) Penitentes verdes Incluye las confraternidades de San Roque y San Martín en Ripetto, con la finalidad del cuidado de los enfermos.

Hay otras muchas confraternidades que no pueden ser comprendidas en ninguno de estos grupos a causa de la combinación de colores de sus hábitos. Las diversas hermandades estuvieron presentes en Francia desde el siglo trece, alcanzando, tal vez, su mayor florecimiento en el siglo dieciséis.

FLORENCE RUDGE MCGAHAN Transcrito por Donald J. Boon

Traducido al español por Josep M. Prunés, O.M.