Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 8 de diciembre de 2019

Comunión de los enfermos

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Comunión extraordinaria

Esta difiere de la comunión ordinaria por la clase de personas a las que se les administra, por la disposición con la que puede que se reciba y por el lugar y ceremonias de la administración. En su preocupación por el bienestar espiritual de sus hijos, la iglesia desea fervientemente que aquellos que debido a su enfermedad no pueden recibir la Eucaristía en la forma acostumbrada ante el altar, no sean privados de los consuelos de este sacramento, y consiguientemente exhorta a sus pastores para que satisfagan siempre los piadoso deseos de los que tiene una grave enfermedad y requieren fuerza para prepararse para la lucha final, pero también para aquellos que quieren cumplir con el precepto pascual y no pueden hacerlo en la iglesia y por fin, de todos que tiene hambre de este pan que da la vida eterna hasta por mera devoción. Cuando se administra la comunión a personas en peligro de muerte y probablemente la reciben por última vez, se llama viático. Con esta forma de comunión no trataremos ahora, puesto que todo lo que se relaciona con ella será tratado en su propio lugar (ver VIATICO).

El Pastor está obligado

Este artículo trata de la comunión que se da a las personas en sus propias casas y que aunque no estén peligrosamente enfermos están tan indispuestos físicamente que no pueden sin grandes inconvenientes asistir a la iglesia para recibirla de la forma ordinaria. En primer lugar, por consiguiente el pastor esta obligado a dar la comunión en sus casas a los que quieren cumplir su deber pascual y no pueden hacerlo en la iglesia debido a su enfermedad. La obligación del pastor en este asunto no es, naturalmente, puramente personal y de ahí que se pueda cumplir de forma vicaria. Está obligado, aunque no tan estrictamente, a satisfacer los razonables deseos de todos los enfermos que están confinados en sus casa por cualquier clase de enfermedad y que quieran recibir la eucaristía. El ritual romano observa que estos deseos piadosos deben ser satisfechos especialmente con ocasión de una fiesta solemne u otra celebración de esa clase (Tit. IV, cap. iv).

Disposiciones

Los enfermos que deseaban recibir la comunión por mera devoción estaban obligados a recibirla en ayunas. Hasta los que tenían que cumplir su obligación pascual y no podía ayunar esta la hora apropiada de la mañana, tenían la obligación de ayunar, según muchos teólogos. Una instrucción posterior de la Congregación del Concilio, de fecha 7 de diciembre de 1909 modificó muy considerablemente las regulaciones existentes hasta entonces respecto a la obligación de observar el ayuno natural desde la media noche anterior, al menos en lo que conciernía al enfermo. En la actualidad el comulgante debe abstenerse de la ingestade alimentos por lo menos una hora hora antes de recibir la Sagrada Eucaristía

Ceremonias

El Ritual romano (Tit. IV, c. iv) prescribe en detalle todas las ceremonias que se han de observar cundo se da la comunión al enfermo. La manera de llevar el Santo Sacramento y de administrarlo al enfermo esta descrita con detalle. La consagración de las especies ha de hacerse con todo el honor, reverencia y dignidad, llevado en procesión solemne, con luces y todas las formalidades acostumbradas. Esto, sin embargo, por la ley general de la Iglesia. Muchos países, en estos días (ver N. del T) en los que no es posible llevar públicamente el santo sacramento han obtenido un indulto apostólico en virtud del cual la sagrada forma puede ser llevada en privado y sin pompa u ceremonia externa. (Segundo concilio plenario de Balt., n 264), pero ha de ser siempre encerrado en una caja de plata o píxide, que deberá estar bien sujeta alrededor de la persona. También reconocen otros casos excepcionales (Ben. XIV, "Inter Unigenas"). Mientras lleva el sacramento de esta forma privada, el sacerdote no necesita llevar vestimentas sagradas, pero en la administración actual debiera llevar al menos la estola, sotana y sobrepelliz (cong. De Ritos, n. 2650). La habitación del enfermo deberá estar arreglada limpia y castamente. Cerca de la cama deberá haber una mesa cubierta con un paño blanco, con un crucifijo, dos velas, un pequeño vaso con agua limpia, agua bendita e hisopo, y tarjeta de la comunión. Queda por decir que las formas usadas para dar la comunión en privado deben ser las comunes, y el “Accipe frater / soror”etc., queda restringido para al administración del viático.

Fuentes

Rit. Rom., De Com. Inf., Tit. IV, Cap. iv; CATALANI, Commentarium in Rit. Rom. (Rome, 1850), I; BARUFFALDI, Rit. Rom. Com. Inf. (Florencia, 1847); O'KANE, Notes on Rubrics of Rom. Rit. (Dublin, 1867); VAN DER STAPPEN, De Adm. Sacr. (Mechlin, 1902); GASPARRI, Tract. Can. de Euch. (Freiburg, 1896), II; GIHR, L'Eucharistic.

N. del T. Téngase en cuenta que este artículo fue escrito en 1909. Nota del Director: Salvo la disposición referida al ayuno eucarística el resto del artículo sigue vigente.

Morrisroe, P. (1908).

Transcrito por Michael T. Barrett. Dedicado a Peter Bock.

Traducido por Pedro Royo

Revisado por José Gálvez Krüger