Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 17 de febrero de 2019

Clérigos de San Viator

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

San Viator, lector de la catedral de Lyons, Francia, vivió en el siglo cuarto y es el prototipo del maestro de escuelas catedralicias. En el ejercicio de las, en aquel entonces, importantes funciones del lectorado, particularmente en la lectura y explicación de las Escrituras a la gente y en la catequización de los niños, desplegaba tal entusiasmo y capacidad que era tenido en muy alta estima por su obispo, San Justo, y por la grey Cristiana de Lyons.

Los hagiógrafos se refieren a él como "el joven más santo, quien por cuenta de sus eminentes virtudes era muy amado por su obispo". Después del Concilio de Aquileya (381) San Justo decidió pasar el resto de su vida en las soledades penitenciales de Thebais, y escogió al joven Viator como compañero de su exilio voluntario. Ambos, el envejecido obispo y su joven lector, murieron en olor de santidad en un austero monasterio de Scéte en el año 389. La fiesta de San Viator se celebra, de acuerdo al martirologio Romano, el 21 de Octubre.

Debido a que San Viator se santificó a través de la enseñanza de los jóvenes, fue escogido como el patrono de una comunidad de clérigos parroquiales o catequistas, los cuales eran sacerdotes y hermanos maestros que vivían sobre una base de igualdad religiosa. Esta comunidad, conocida como Clérigos de San Viator, fue fundada en el año 1835 por el Muy Revdo. Padre Louis-Joseph Querbes, pastor del pueblo de Vourles en la Arquidiócesis de Lyons. Deseoso de asegurar la presencia de profesores Cristianos para su propia parroquia y las de las cercanías, en donde un triste panorama de desolación había sido propiciado por el Reinado del Terror, el Padre Querbes estableció en Vourles a principios de 1829 una escuela para la preparación de maestros laicos, la cual rápidamente fue reconocida oficialmente por el Real Consejo de la Instrucción Pública. En 1835 este organizado grupo de maestros seglares se transformó en una comunidad de sacerdotes y hermanos con votos religiosos, y fue aprobada por la autoridad arzobispal de Lyons. Con la ayuda de los Jesuitas de Roma, el Padre Querbes consiguió que el Papa Gregorio XVI aprobara los estatutos de su nueva comunidad en 1838. Bajo el gobierno del Padre Querbes la cantidad de miembros de la congregación se incrementó tan rápidamente que antes de la fecha de su muerte (Septiembre 1, 1859) ya existían tres provincias de la comunidad en Francia y una en Canadá; y los Clérigos, además de enseñar en muchas escuelas parroquiales, dirigían los internados de Camonil (Rodez), St. Michel (París), el Colegio St. Angeau, el Colegio para Sordomudos de Rodez, escuelas de agricultura en Blancotte y Notre-Dame de Treize Pierres, y en Fontaines-sur-Saone una casa editorial bien equipada desde la cual publicaban un gran número de clásicos escolares y revistas educacionales, como "L'Ecole et la Familie" y "L'Ange Gardien", estableciendo en adelante la necesidad de cooperación entre el hogar, la iglesia y la escuela; pastor, padres y maestro en vista de lograr mejores resultados educacionales.

Todas las casas importantes de la congregación habían sido suprimidas en Francia, donde algunos doscientos miembros del instituto aún enseñaban en las que se denominaban Ecoles Libres. Los miembros exiliados dirigían las florecientes escuelas en España y en Bélgica, donde el superior general residía ahora. En 1847 el Obispo Bourget, de Montreal, obtuvo del Padre Querbes maestros para un pequeño colegio recientemente fundado en Joliette, Canadá. El Padre S. Champagneur, C.S.V., quien fue designado presidente del colegio, abrió un noviciado en Joliette en 1848, y se convirtió en superior provincial de la nueva obediencia de Canadá, la cual rápidamente creció en miembros y eficiencia. En poco tiempo se levantó el Colegio Bourget en Rigaud, la Escuela para Sordomudos y la Escuela San Luis en Montreal, la Escuela San Viator en Joliette, y diez colegios mercantiles en los pueblos de la Provincia de Quebec. Con este ímpetu, la comunidad continuó avanzando a grandes pasos bajo los sucesores del Padre Champagneur, Padres Lajoie, Beaudry y Ducharme, quien encontró necesario ampliar los colegios de Bourget y Joliette. Este último es conocido actualmente como Seminario de Joliette, y es reconocido como uno de los mejor equipados del Territorio. Contando ahora con trescientos sacerdotes y hermanos, la administración Provincial fue capaz de aceptar la gran Ecole St. Jean Baptiste, en Montreal, y abrir colegios en St. Joseph de Levis, Berthier, Terrebonne, Boucherville, St. Remi, y tomar a su cargo un gran número de escuelas primarias.

En los Estados Unidos, los Clérigos de San Viator, llamados en ocasiones Viatorianos, desde 1865 han fundado importantes escuelas parroquiales en Bourbonnais, Kankakee, St. George, Aurora, y Chicago, Illinois; en la parroquia St. Joseph, Cohoes, Nueva York; en la catedral de Ogdensburg, Nueva York, y en Baker City, Oregon. En todas estas escuelas, a excepción de la de Bourbonnais, los Hermanos han sido reemplazados gradualmente por Hermanas. Los miembros de la comunidad ejercen actualmente sus actividades docentes casi exclusivamente a nivel preparatoria y universidad. Debido principalmente a este cambio en las condiciones educativas del país, los Hermanos de la provincia Americana cada vez con mayor frecuencia tomaron las oportunidades ofrecidas por su comunidad para dedicarse a dar cursos dirigidos al clero. La institución más importante de los Viatorianos en los Estados Unidos es el Colegio de San Viator, en Bourbonnais, Illinois, la cual se desarrolló de escuela distrital primero en academia de comercio en 1865 a la llegada del Padre P. Beaudoin, y los Hermanos Martel y Bernard; luego en 1868 con el Padre Thomas Roy, recién llegado de Canadá, la joven escuela se transformó en un colegio clásico. La institución se ganó el patrocinio del público y el favor de las autoridades eclesiásticas. Después de nueve años de trabajo, el Padre Roy, cuya memoria fue venerada por sus estudiantes en la hermosa Roy Memorial Chapel, regresó a Canadá con la salud resquebrajada, y fue sucedido por el Padre M. J. Marsile, quien dirigió la creciente institución durante más de un cuarto de siglo. Bajo la presidencia del Padre Marsile se fortalecieron las asignaturas y facultades de teología, filosofía, ciencia y lenguas, y se agregaron varias ramas a otras asignaturas diversas, para responder a las necesidades de los tiempos. En su honor, sus estudiantes construyeron el Marsile Alumni Hall como memorial. En 1906 varios módulos del Colegio San Viator fueron consumidos por el fuego. Los cursos continuaron en cuartos improvisados y se construyeron nuevos edificios. Entonces el Padre Marsile renunció a la presidencia, y el Revdo. J. P. O'Mahony, C. S. V., fue designado como su sucesor. Por varios años, el colegio ha tenido una matrícula anual de más de trescientos estudiantes, y cerca de trescientos sacerdotes y religiosos se cuentan entre su alumnado. La lista de graduados en comercio y alumnos que han egresado de las carreras de leyes y medicina aún es larga. El Colegio de San Viator tiene, además un departamento de preparatoria y educación superior, la carrera universitaria propiamente dicha. Tiene, además, principalmente para los escolares de la comunidad, un curso completo de teología con duración de cuatro años, y en el cual son admitidos también estudiantes diocesanos.

En 1910 el Obispo O'Gorman, de Six Falls, Dakota del Sur, compró al Gobierno Federal un grupo de diez edificios escolares ubicados en Chamberlain, y los puso en manos de la comunidad de San Viator. Los Caballeros de Colón tuvieron un activo interés en la fundación de la nueva institución, la cual, por lo tanto, fue llamada Colegio Colón.

En los Estados Unidos los Viatorianos también se han hecho cargo del cuidado de las parroquias. Actualmente tienen a su cargo la parroquia de la Maternidad, en Bourbonnais, Illinois; San Eduardo y San Viator en Chicago; Santa María, en Beaverville, Illinois; y en Chamberlain, Pukwana y Plankinton, en Dakota del Sur; y las cinco misiones anexas a la parroquia de McMinnville, en Oregon. En años anteriores tuvieron pastores en St. George, Manteno, Aurora, Dwight, Brimfield, y San Juan Bautista, en Chicago, Illinois. En 1882 con el establecimiento del medio oeste se convirtió en independiente de la provincia de Canadá y fue erigida en una obediencia separada. El Muy Revdo. Padre C. Fournier fue designado como superior, y abrió un noviciado en Bourbonnais el 6 de Octubre de 1882. En 1888 el noviciado y la sede de la administración provincial fueron transferidos a Chicago. Durante los veinticinco años de su titularidad como provincial y rector de los novicios, el Padre Fournier proveyó a la nueva provincia con una fuerza de maestros bien entrenados para las varias escuelas de su jurisdicción. El Muy Revdo. A. Corcoran llegó para asistir al Padre Fournier como provincial durante cuatro años (1898-1902). A la muerte del Padre Corcoran, el Padre Fournier reasumió nuevamente la dirección provincial. A su renuncia en 1908, fue sucedido por el Muy Revdo. J. A. Charlebois, el último superior. Como la enseñanza de la doctrina Cristiana a través de la palabra y el ejemplo es la función más importante del educador Cristiano, cada catequista de San Viator es requerido por la orden para escribir un curso completo de instrucción religiosa. El hermano catequista lee dos veces al día porciones seleccionadas de las Sagradas Escrituras, del Catecismo, del Concilio de Trento, y de los Seguidores de Cristo. Sacerdotes y Hermanos realizan diariamente una media hora de meditación sobre la vida de Cristo y las virtudes de la vida religiosa, leen con regularidad obras de carácter ascético, como "La Perfección Cristiana" de Rodríguez, escuchan o celebran la Misa y reciben la Sagrada Comunión diariamente, y además, mañana y tarde hacen oración y rezan el rosario en común, realizan la visita diaria al Santísimo Sacramento o asisten a la bendición. Las reglas de la comunidad exigen una cuidadosa investigación personal como preparación para la enseñanza. Los libros, clásicos escolares, publicados por miembros de la Congregación abarcan desde lectura elemental y libros para deletrear hasta manuales de belle-lettres, desde lenguaje básico y el pequeño catecismo hasta crítica literaria y apologética, desde aritmética hasta matemáticas superiores.

Manual de los Clérigos de San Viator (Bourbonnais, Illinois, 1890); Directoires et reglements organiques de L'Institu des Clercs St-Viateur (Paris, 1900); QUERBES, Livre d'Or (Ms., Jette, Belgium); BOURGET, Vie de St-Viateur (Montreal, 1897); BOLLANDISTS, Vita Brevis Sancti Justi; SURIUS, Vita prolixior Sancti Justi; GOUILLOUD, Deux grands eveques de Lyon (Lyons, 1890); Breviario de Lyons; Fiesta de San Viator, 21 Oct., Martirologio de Adon (858); Martirologio Romano, 2 Sept. y 21 Oct.; Collections de l'annuaire de l'institutet des lettres circulaires du superieur general (Jette, Belgium); L'Ecole et La Famille (revista pedagógica mensual), Fontainessur-Saone, France); L'Ange Gardien (devocionario mensual, Paris); El Viatoriano (reseña escolar mensual, Bourbonnais, Ill.); El Misionero (Washington, D. C., Jun, 1912); La Iglesia Católica en los Estados Unidos (New York, 1912).

EUGENE LOUIS RIVARD

Transcrito por Tomas M. Barrett

Dedicado a los Clérigos de San Viator

Traducido por Salvador Gómez Contreras