Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 5 de abril de 2020

Cistercienses en las islas británicas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

San Esteban Harding, tercer abad de Cîteaux (1109-33), era inglés y su influencia en la organización inicial de la Orden Cisterciense fue muy grande. Fue natural por tanto que cuando, luego de la llegada de San Bernardo y sus compañeros en 1113, las fundaciones comenzaron a multiplicarse, el proyecto de enviar una colonia de monjes a Inglaterra encontrara una consideración favorable. En Noviembre de 1128, con la ayuda de William Giffard, obispo de Winchester, se estableció una colonia en Waverly cerca de Farnham en Surrey. Desde ese momento hasta 1152 se fundaron cinco casas y algunas de ellas tuvieron renuevos propios. Pero fue en el norte donde la orden asumió sus desarrollos más activos en el siglo XII. William, un monje inglés de gran virtud, fue enviado desde Clairvaux por San Bernardo en 1131, y Walter Espec dio a los recién llegados una pequeña propiedad "en un lugar de horrible y triste soledad" en Rivaulx en Yorkshire, con el cordial apoyo de Thurston, arzobispo de York. Para 1143, trescientos monjes habían ingresado, incluyendo al famoso Aelred, conocido por su elocuencia como el San Bernardo de Inglaterra. Entre los renuevos de Rivaulx estuvieron Melrose y Revesby. Aun más famoso fue Fountains cerca de Ripon. La fundación fue hecha en 1132 por una sección de los monjes de la gran casa benedictina de St. Mary, en York, quienes deseaban llevar una vida más austera. Después de muchos esfuerzos y dificultades, San Bernardo accedió a enviarles un monje de Clairvaux para instruirlos, y al final prosperaron con creces. La gran belleza de las ruinas excita a preguntarse aún hoy, y antes de 1152 que Fountains tuviese muchos renuevos, cuál entre Newminster y Meaux es la más famosa. Otro gran reforzamiento de la orden fue la aceptación de las casas de la fundación de Savigny, las cuáles fueron incorporadas con los Cistercienses a instancias del Papa Eugenio III, en 1148. Trece abadías inglesas, de las cuáles las más famosas eran Furness y Jervaulx, adoptaron así la regla cisterciense. Para el año de 1152, había cincuenta y cuatro monasterios cistercienses en Inglaterra, unos pocos de los cuales, como la hermosa abadía de Tintern en el Wye, habían sido fundados directamente desde el Continente. Arquitectónicamente hablando los monasterios e iglesias cistercienses, debido a su estilo sin mezcla, pueden contarse entre las más bellas reliquias de la Edad Media. En cuanto al comercio de lana y ropa, que fueron especialmente fomentados por los cistercienses, Inglaterra tiene una gran deuda por los inicios de su prosperidad comercial.

Después de la disolución de las fundaciones monásticas por la Reforma, el hábito cisterciense no había sido visto de nuevo en las Islas Británicas hasta que algunos monjes de la austera reforma de La Trapa (por ello, llamados a menudo Trapenses), expulsados por la Revolución Francesa, llegaron a Inglaterra con el propósito de dirigirse luego a Canadá. Esta intención fue frustrada accidentalmente y en 1794 fueron recibidos en Lulworth en Dorsetshire por Thomas Weld. La mayoría de ellos después ayudaron a reestablecer la gran abadía de Mount Melleray en Bretaña y aún más tarde a establecer una nueva Mount Melleray en Irlanda. Esta floreciente casa en Cappoquin, condado de Waterford, en 1908 tenía una comunidad de casi 70 miembros, 29 de ellos sacerdotes. Otra y de más reciente fundación en Roscrea, condado de Tipperary, en la diócesis de Killaloe, contaba en 1908 con 66 monjes, 28 de los cuales eran sacerdotes.

En Inglaterra, la abadía de San Bernardo, en Coalville, Leicestershire, fundada en 1835 tenía en 1908 una escala más reducida con sólo 7 sacerdotes. Desde entonces ha sido ampliada, aunque respetando el estilo original y actualmente (2001) alberga a 35 miembros.

El segundo monasterio cisterciense en establecerse en Gran Bretaña después de la supresión de los monasterios en 1536 fue la abadía de Caldey, en la isla del mismo nombre en la costa sur de Gales. Esta abadía fue construida en 1906 por anglicanos organizados según la regla de San Benito, pero en 1913 el abad y toda su comunidad anglicana se convirtieron al Catolicismo, continuando como abadía benedictina. En 1926 la abadía fue vendida a la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia, la cual se estableció definitivamente 3 años después. La isla de Caldey tiene aproximadamente 250 has., casi todas dedicadas a pastizales. La abadía ha desarrollado una pequeña industria de productos lácteos, así como de elaboración de perfumes, aparte de los ingresos que brinda el turismo. Actualmente (2001) cuenta con 23 monjes.

El tercer establecimiento cisterciense en Gran Bretaña en los tiempos modernos es la abadía de Sta. María de Nunraw, en Haddington, Escocia, al este de Edinburgo. Esta abadía, reconstruida muy cerca del lugar de la antigua abadía de Nunraw (siglo XV), fue establecida por monjes de la abadía irlandesa de Roscrea en 1946; la construcción realizada por los propios monjes y voluntarios, se inició en 1952 y no fue sino hasta 1969 que los monjes pudieron residir en el edificio. El 15 de Agosto de 1996 la abadía celebró sus primeros 50 años de vida. Actualmente cuenta con 17 miembros.

El convento de monjas cistercienses de Stapehill cerca de Wimborne, Dorestshire, fundado en 1802, gradualmente vio reducirse el número de monjas de modo que se hizo imposible su operación y fueron relocalizadas en la abadía de Whitland (que tiene 14 miembros), sur de Gales, en tanto que Stapehill fue convertido en museo alrededor de 1991.

Existen también dos monasterios cistercienses de la Observancia Común. El primero, (Our Lady of Sacred Heart o St.Bernard’s Convent) se ubica en Slough, en el sureste de Inglaterra; fue fundado en 1897 por las Bernardinas de Esquermes (Francia), actualmente cuenta con 18 hermanas y está dedicado fundamentalmente a la educación. El otro (Our Lady of Hyning), se ubica en Carnforth, Lancashire, y cuenta con 12 hermanas.

A pesar de la tendencia decreciente en el número de miembros de los monasterios, en Gran Bretaña se ha producido un fenómeno curioso desde mediados del siglo XIX donde, dentro del Anglicanismo, se formó en 1845 la primera comunidad para mujeres y 20 años después apareció la primera comunidad de monjes. Cada vez fueron tomando un carácter más monástico y algunas adoptaron la Regla de San Benito; después aparecieron otras comunidades anglicanas siguiendo la regla cisterciense; las vestimentas, los nombres de las abadías, los capítulos generales, los propios listados en la web de monasterios anglicanos, todo refleja una creciente imitación de sus contrapartes católicas.

Bibliografía hasta 1912 COOKE in The English Historial Review (Londres, 1893), 625-76; DALGAIRNS, Life of St.Esteban Harding, ed. THURSTON (Londres, 1898); Concise History of the Cistercian Order by a Cistercian monk (Londres, 1852); FOWLER, Cistercian Statistics (Londres, 1890); MURPHY, Triumphalia Monasterii S.Crucis (Dublin, 1891); CO-GNASSO, Acta Cisterciensia in Romische Quartalschrift (1912).

Bibliografía de actualización. Sitios web: MIKE GOULD, Mount St.Bernard (www.leicestershire.ndirect.co.uk/MtStBernard.htm), JOHN CATINI, Caldey Island Pembrokeshire Wales (www.caldey-island.co.uk/index1.htm), COLIN HORSMAN, Nunraw Abbey: A Historical Perspective (www.nunraw.org), IAN ROBINSON, Stapehill Abbey Crafts and Gardens, (www.geocities.com/ResearchTriangle/Campus/3737/staplehill.htm), OCSO Information Bulletin 142. Withland [18*]. (www.ocso.org/bull142e.htm), Monastery of Our Lady of the Sacred Heart, Slough, England (www.bernardines.surf3.net/slough.htm), Monastery of Our Lady of Hyning, Carnforth, Lancashire, England (www.bernardines.surf3.net/hyning.htm), Ewell Monastery, Anglican Monks (www.ewell-monastery.co.uk), Directory of [Anglican] Communities (www.orders.anglican.org/arcyb/communities.html)

HERBERT THURSTON Transcrito por Herman F. Holbook Para el abad y la comunidad de Ntra.Sra. de Spring Bank, Wisconsin Traducido y actualizado por Eduardo Torres