Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 21 de agosto de 2019

Benedicto XVI y su batalla contra el oscurantismo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
PAPA bENEDICTO.jpg
Papa benedicto xvi intelectual.jpg
Ratzinger young prof.jpg

Benedicto XVI pasará a la historia como un Papa singular. Fiel a una línea tradicional en la iglesia, postuló como imperiosa necesidad dirigir sus fuerzas contra el avance de la secularización atea o agnóstica de Europa, al punto de articular un discurso tildado por muchos como “conservador” pero que estoy seguro, el tiempo se encargará de comprenderlo de manera más justa al interior de un proyecto mayor: la recuperación de la razón como una dimensión indesligable de la fe cristiana. Vivimos tiempos en que la espiritualidad se ve amenazada al entendérsela como un fenómeno puramente sensible y colindante con lo “irracional”. Esta misma idea es una falacia: se asume que el universo de la experiencia sensible y corporal en el humano, tiene un funcionamiento que excluye a la razón. De igual manera una caricatura de la experiencia mística hizo de ella una vivencia meramente física y hasta “paranormal” (¿qué se entiende por esta noción, dicho sea de paso?) cuando en realidad lo propiamente sublime que se vive en la mística no puede darse sin un correlato de sentido dado por la reflexividad. En el cristianismo, el Misterio de lo insondable de lo divino no equivale a lo irracional. No sorprende pues, que Benedicto XVI llegue a postular la prioridad de la razón en el discurso cristiano. El Evangelio de Juan lo dice con claridad imbatible: En el principio era la Palabra. La Palabra, es decir, el logos, el cosmos, es previa a la “creación” misma, es decir, a lo que entendemos como “naturaleza”. El factum de la existencia en la Revelación cristiana es resultado de una direccionalidad, de un “plan” cuyo fin es un proceso en el que la Creación entera cobra conciencia de sí en el Humano con el fin de hacer de éste el receptáculo de lo divino. Así, el “fin” de la Creación es la Humanidad entera uniéndose a través de su Naturaleza “creada” a lo divino “increado”. Este camino es pues doble: lo Divino “sale de sí” en el proceso que llamamos Creación y ésta se va trastocando en una “materia divinizada” mediante la humanidad que hace conciencia de su rol trascendental. De muchas formas los grandes pensadores del cristianismo lo han dicho: Orígenes, Tertuliano, Máximo el Confesor, Agustín, Tomás de Aquino, Teilhard de Chardin etc. y, a su manera, Benedicto XVI, mediante su firme defensa del ejercicio racional humano como esencial en el destino de la Creación. Esto supone seguir repensando el estatuto epistemológico que damos a la Razón. No es un mero ejercicio cognitivo o lógico que se encarga de hacer inteligible el entorno de la “realidad”. La Razón es mucho más que eso. Es el "instrumental" por el cual conferimos sentido y “re-creamos” la realidad, conduciendo a la física y a la biología, hacia formas trascendentes a las que llamamos Arte, Cultura, Espiritualidad y todo aquello que aspira a esa dimensión que entendemos como sublime. El salto de lo aparentemente azaroso a una armonía que termina por re-crear lo que sino quedaría en el estado de una mera “materia prima”, como decía Aristóteles. La Razón es así, desde esta interpretación, un mecanismo por medio del cual el Humano opera su conciencia para hacerla intencional, es decir, con un objetivo: hacer del existir un camino que conduzca hacia la construcción de una armonía de conjunto. La Razón postula finalidades, sublima aquello que se presenta como pulsiones y energías que de otra manera se desgastarían en círculos viciosos de la satisfacción de lo inmediato. Es esta Razón la que crea aquello que llamamos lo humano. Esta Razón es exactamente la misma que postula la fe en una existencia que es apuesta, destino, Reino de posibilidades que trascienden incluso los límites de mi propio existir. Es en ese sentido que la lucha de Benedicto XVI así como la de tantos otros en la historia humana, es aquella por la cual se postula como absurdo el divorcio entre la Fe y la Razón. Desde su mismo germen, la Razón nace junto con la Fe y viceversa. Podremos cuestionar que en el proceso de forjación de la Iglesia Católica muchas confusiones o incoherencias se dieron lugar hasta erigir un sistema en el que se deslizaron los males propios del género humano: envidias, ambición, enquistamiento y luchas por el poder, etc. Pero no se puede negar algo que advierte Slavoj Zizek en uno de sus últimos estudios de matices teológicos: la crisis de la Razón que hoy vivimos, debemos leerla a la par con la crisis de la fe, extendida quizá sin mayor auto-crítica por aquellos que enarbolan el estandarte del ateísmo. ¿No será que bajo el velo de una aparente “extrema racionalidad” que acusa la postura atea, en realidad se oculta una radical irracionalidad que no es sometida suficientemente a crítica? Quizá Benedicto XVI lo entendió así. Ojalá que desde el Monasterio Mater Ecclesiae, Joseph Ratzinger, desasido ya de la compleja tarea que le tocó cumplir, continúe su batalla intelectual contra el oscurantismo y pueda seguir dándonos pistas para hacer lo mismo de manera eficaz.

Juan Dejo Bendezú S.J.



Enlaces internos vinculados a Juan Dejo Bendezú S.J.

[1] Silex del divino amor.

[2] Antonio Ruiz de Montoya.


Enlaces externos vinculados a Juan Dejo Bensezú S.J.

[3] Blog Pneumatikos.

Selección de imágenes: José Gálvez Krüger