Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 18 de marzo de 2019

Adrien Baillet

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Autor francés nacido en 1649 en Neuville en Hez, cerca de Beauvais, Francia; murió en París en 1706. Sus padres fueron pobres, pero los Cordeliers de la Garde, tomaron al niño, al ver su piedad y viveza, y lo llevaron al monasterio. De allí fue admitido en el Colegio de Beauvais, donde terminó sus estudios, haciéndose maestro de humanidades. Fue ordenado como sacerdote en 1676. Sirvió durante un tiempo en Lardieu y luego fue nombrado canon de Beaumont. No obstante, ni los cargos pastorales ni los canónicos le satisficieron. Al final del cuarto año, su amor por el aprendizaje le llevó a París, donde logró un puesto como bibliotecario en Lamaignon. Fue un lector insaciable y un rígido asceta, durante su vida, el tiempo lo pasó en el retiro del estudio y la austeridad.

En un tiempo relativamente corto realizó un catálogo analítico en treinta y dos folios, en la biblioteca de Lamoignon. La gran masa de erudición que adquirió, fue dejada en innumerables libros. Sus escritos pueden ser divididos en tres grupos: (1) erudición, (2) historia, (3) religión. Al primer grupo pertenece "Jugements des savants sur les priucipaux ouvrages des auteurs" (1685); "Des auteurs déguisés" (1690); "Des enfants célèbres" (1688).

Con la excepción de este último, el cual aún atrae por su curiosidad, estos libros están hoy día casi olvidados. Tanto porque se consideran actualmente incompletos, como por el hecho de que han sido reemplazados por otros escritos, tales como los de Brunet, Querard, Barbier, etc. Las críticas de Baillet no fueron aceptadas por todos. Ménage, quien fue un autodidacta, escribió un “Anti-Baillet” al cual Baillet replicó con su “Des satires personnelles” (1682). La monnoie publicó una edición revisada de los anteriores libros, a los cuales unió una especie de introducción en el "Abrégé de la vie de M. Baillet" (París, 1722; Amsterdam, 1725).

Al segundo grupo pertenece "Histoire de Hollande" (1690); "Vie de Descartes" (1692); "Vie de Godefroy Hermant"; "Vie de Richer" (1693); "Histoire des démêlés du Pape Boniface VIII avec Philippe le Bel" (1718), etc. El autor muestra aquí mucha simpatía por el jansenista Hermant y el galicano Richer. Su vida de Descartes está replete con interesante información. Lelong tuvo en gran aprecio su "History of the Conflict between Boniface VIII and Philippe le Bel" a tal grado que llegó a editarlo (París, 1718).

El tercer y significativamente el grupo más importante contiene "Dévotion à la Vierge et le culte qui lui est dû" (París 1694: Tournai, 17l2). El propósito esencial de este libro es el de aclarar la devoción mariana o mariologio de las devociones indiscretas. Sin embargo Baillet se extralimita, al negar la Inmaculada Concepción y la Asunción de Maria, y por el hecho de atacar devociones que habían sido sancionadas por la Iglesia. El libro fue colocado en el "Index Expurgatorius" en 1694 y 1701.

La erudición es que se demuestra en su obra "Les vies des saints, composées sur ce qul nous est resté de plus authentique et de plus assuré dans leur histoire" (París 1701 y 1794) es prodigiosa. Una gran parte de ella (de enero a agosto) fue colocada en el índice de 1707 y 1711. Se evidencia un espíritu hipercrítico en la "Vie des Saints".

Con el ánimo de mantenerse alejado de milagros que no habrían ocurrido, Baillet se coloca muy cercano a dudar de todas manifestaciones milagrosas. Benedicto XIV (De festis, II, xvi, 8) se refiere a él como un hombre con una mente sin temperamento, y con una disposición a descalificar los más probados hechos. El bolandista Stilting (Acta SS., V, 458, 488) se refiere como lo hace Louis Allemand: "Considero innecesario tener que refutarle a un hombre que ve obstáculos y objeciones a cada paso”.

Otros bolandistas le reprochan que él no fuera consistente con mantener los propios criterios que había establecido en sus “Jugements”. Y le encuentran con excesos de criticismo y de credulidad. Eusebio es casi el único historiador que se encuentra favorecido por Baillet. A los otros se les trata más bien con sospecha y escepticismo. Ese marco conceptual no estaría rindiendo buenos resultados.

"Algunos críticos franceses en la sagrada biografía", indica Alban Butler, en la introducción de su "Vidas de los Santos", "han dado a conocer su trabajo con una falsa y perniciosa representación del mismo, y bajo la declaración de criticismo, han establecido el escepticismo". Esa idea se aplica en buena medida a Baillet. Sus contemporaneous no estaban equivocados en cuanto al origin de la perniciosa representación. El Obispo de Gap, Berger de Malissoles, al prohibir el trabajo en la Diócesis, escribió: "Ese libro, con sus muchos aspectos de dogma y disciplina, afecta los sentimientos no solamente de Janseni, sino también de los llamados reformadores".

LA MONNOIE, Abrégé & La vie & M. Baillet (Amsterdam, 1725); HURTER, Nomenclator (Innsbruck, 1892); MIGNE, Diction. de biographie chrétienne (Paris, 1851).

J.F. SOLLIER Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes