Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 29 de enero de 2020

Ángel de Saavedra Remírez de Baquedano

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Poeta y estadista español, nacido en Córdova, el 10 de marzo de 1791; murió en Madrid el 22 de junio de 1865. Fue el segundo hijo de Juan Martín de Saavedra, Duque de Rivas, y accedió al título a la muerte de su hermano mayor en 1834. Cuando tenía once años ingresó al Seminario de Nobles en Madrid pero lo abandonó a los dieciséis para unirse al ejército. De 1808 a 1813 tomó parte activa en la Guerra española de la Independencia. De 1813 a 1820 vivió tranquilamente en Sevilla, dedicando su tiempo a actividades literarias, y de 1820 a 1823 se distinguió como miembro de las Cortes. Apoyó al partido revolucionario, y como resultado, cuándo Fernando VII asumió el poder, fue forzado a huir, escapando con dificultad Gibraltar. De allí se dirigió a Londres, y posteriormente a Malta donde permaneció cinco años en los cuales continuó sus actividades literarias, y luego fue a vivir a Francia. A la muerte de Fernando VII, pudo volver a España (1834). En 1836, llegó a ser ministro del interior en el gabinete dirigido por Isturiz, y en 1844 fue enviado como embajador a Nápoles donde permaneció hasta 1850. Además de ser un poeta de gran mérito, Saavedra tuvo una habilidad considerable como pintor, y durante su exilio en Francia, se ganó la vida para él y su familia conduciendo una escuela de pintura y vendiendo sus retratos. Pero es como poeta que es mejor conocido. Publicó su primer volumen de "Poesías" en 1813 y en 1814, dos tragedias, "Aliatur" y "El Duque de Aquitania". Sólo el primero fue presentado. Las obras que lo colocan en el grado máximo de poetas españoles es "El moro expósito", un poema narrativo que respira un espíritu de patriotismo (1834), y la tragedia “Don Álvaro”, presentada con gran éxito en Madrid y considerado su mejor obra. Una edición completa de sus trabajos se publicó (5 vols., Madrid, 1854), bajo el título “Obras Completas”, y en 1885 una edición completa con ilustraciones apareció en Barcelona en dos volúmenes.

Traducido por Armando Llaza Corrales