Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 14 de diciembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Giovanni Battista Castello»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
Pintor italiano, escultor y arquitecto; nacido en Gandino, en el valle de Seriana, en el territorio de Bergamo, en 1509 (algunos escritores señalan como año de nacimiento el año de 1500 ó el de 1506); muere en Madrid en 1579. Comúnmente es llamado El Bergamasco, para distinguirlo de Giovanni Battista Castello, un genovés quien fue un pintor de miniaturas. En su juventud vivió al cuidado de Qurelio Busso de Crema, un alumno de Polidoro de Caravaggio, de quién aprendió los principios del arte. Ese pintor llevó a Battista Castello a Génova, y luego de cierto tiempo lo dejó en esa ciudad a su propio albedrío, sin medios de sostenimiento, aunque avanzado en sus estudios. Un hombre de la nobleza de Génova, Tobia Pallavicino, lo tomó bajo su protección y lo envió a Roma a estudiar allí con los grandes maestros de la época; de esa manera Battista se convirtió en un prolífico pintor, escultor y arquitecto. A su retorno a Génova, decoró el palacio de su protector y pinto varios frescos en la iglesia de San Marcellino. Obtuvo gran reputación por su pintura sobre el martirio de San Sebastián, en el monasterio dedicado a dicho santo, y junto a Luca Cambiasco, fue empleado por el Duque Grimaldi en la Nunciata de Portoria de Génova. Allí, Castello pintó en el cielo de la iglesia, en el ala del coro, el Salvador como Juez del mundo, mientras Luca pintó en los laterales el destino del Santísimo Sacramento y las Reprimendas. Al visitar su región nativa, Castello deseó dejar allí algo que valiera su fama. Es por ello que tomó como trabajo su gran obra en el salón del palacio de Lanzi en Gorlago, en donde representó varios de los personajes más interesantes de la Iliada.  
+
Giovanni Battista Castello fue un pintor (v. [[pintura]]), escultor (v. [[escultura]]) y arquitecto italiano (v. [[Italia]]); nació en Gandino, en el valle de Seriana, en el territorio de [[Bérgamo]], en 1509 (algunos escritores dicen 1500 ó 1506); murió en Madrid en 1579. Comúnmente es llamado El Bergamasco, para distinguirlo de Giovanni Battista Castello, un genovés (v. [[Génova]]), quien fue un miniaturista. En su juventud, fue confiado al cuidado de Qurelio Busso de [[Crema]], un alumno de [[Polidoro de Caravaggio]], de quién aprendió los principios del arte. Este pintor lo llevó a Génova, y luego de cierto tiempo lo dejó en esa ciudad, desprotegido y sin medios económicos, aunque considerablemente avanzado en sus estudios. Un noble genovés, Tobia Pallavicino, lo tomó bajo su protección y lo envió a [[Roma]] a estudiar allí con los grandes maestros de la época; donde adquirió gran destreza como  pintor, escultor y arquitecto. A su retorno a Génova, decoró el palacio de su protector y pinto varios frescos en la iglesia de San Marcelino. Obtuvo gran [[reputación]] por su pintura del [[martirio]] de San Sebastián, en el [[monasterio]] de San Sebastiano, y junto a Luca Cambiasco, fue empleado por el Duque Grimaldi en la Nunciata de Portoria de Génova. Allí, Castello pintó en el techo  del coro el Salvador como Juez del mundo, mientras Luca pintó en los laterales “El destino del santo y el reprobado”. Al visitar su región nativa, deseando dejar allí algo digno de  su fama, emprendió su gran obra en el salón del palacio de [[Lanzi]] en Gorlago, en donde representó varios de los temas  más interesantes de la Ilíada.
En las postrimerías de su vida (1567) fue invitado por el Rey Carlos V a visitar España y fue empleado allí por el monarca en el palacio del Pardo, el cual adorno con motivos de Ovidio. También ejecutó otros trabajos en El Escorial y en otros palacios, y murió a cargo de la oficina de arquitectura del palacio real. Como arquitecto se supone que remodeló la iglesia de San Mateo en Génova y que diseño el palacio imperial de Campetto. Las pinturas de Castello muestran un diseño correcto, con excelentes coloridos, más en consonancia, sin embargo, con los estilos pictóricos de las escuelas de Roma y Venecia.
+
En las postrimerías de su vida (1567) fue invitado por el Rey [[Carlos V]] a visitar [[España]] y fue empleado allí por el monarca en el palacio del Pardo, el cual adornó con motivos de Ovidio. También ejecutó otros trabajos en El [[Escorial]] y en otros palacios, y murió ocupando el cargo de arquitecto del palacio real.   Como arquitecto se supone que remodeló la iglesia de [[San Mateo]] en Génova y que diseño el palacio imperial de Campetto. Las pinturas de Castello muestran un diseño correcto, con excelentes coloridos, más cercanamente afines, sin embargo, con la escuela veneciana (v. [[Venecia]]) que con la romana.  
  
Miliizia. Lives of Celebrated Architects, II, 65, 66; Pilkington, Dict. of Painters, 105; Bryan, Dict. of Painters and Engravers, I, 267, 268; Champlin and Perkins, Cycl. of Painters and Paintings, I, 145.
+
Fuente:  Miliizia. Lives of Celebrated Architects, II, 65, 66; Pilkington, Dict. of Painters, 105; Bryan, Dict. of Painters and Engravers, I, 267, 268; Champlin and Perkins, Cycl. of Painters and Paintings, I, 145.  
 
+
Transcrito por Robert Remlin Dedicado a la Iglesia Militante, Sufriente y Triunfante. Traducido por Giovanni E. Reyes.  Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina
Transcrito por Robert Remlin
+
Dedicado a la Iglesia Militante, Sufriente y Triunfante.  
+
Traducido por Giovanni E. Reyes
+

Revisión de 18:21 3 sep 2008

Giovanni Battista Castello fue un pintor (v. pintura), escultor (v. escultura) y arquitecto italiano (v. Italia); nació en Gandino, en el valle de Seriana, en el territorio de Bérgamo, en 1509 (algunos escritores dicen 1500 ó 1506); murió en Madrid en 1579. Comúnmente es llamado El Bergamasco, para distinguirlo de Giovanni Battista Castello, un genovés (v. Génova), quien fue un miniaturista. En su juventud, fue confiado al cuidado de Qurelio Busso de Crema, un alumno de Polidoro de Caravaggio, de quién aprendió los principios del arte. Este pintor lo llevó a Génova, y luego de cierto tiempo lo dejó en esa ciudad, desprotegido y sin medios económicos, aunque considerablemente avanzado en sus estudios. Un noble genovés, Tobia Pallavicino, lo tomó bajo su protección y lo envió a Roma a estudiar allí con los grandes maestros de la época; donde adquirió gran destreza como pintor, escultor y arquitecto. A su retorno a Génova, decoró el palacio de su protector y pinto varios frescos en la iglesia de San Marcelino. Obtuvo gran reputación por su pintura del martirio de San Sebastián, en el monasterio de San Sebastiano, y junto a Luca Cambiasco, fue empleado por el Duque Grimaldi en la Nunciata de Portoria de Génova. Allí, Castello pintó en el techo del coro el Salvador como Juez del mundo, mientras Luca pintó en los laterales “El destino del santo y el reprobado”. Al visitar su región nativa, deseando dejar allí algo digno de su fama, emprendió su gran obra en el salón del palacio de Lanzi en Gorlago, en donde representó varios de los temas más interesantes de la Ilíada. En las postrimerías de su vida (1567) fue invitado por el Rey Carlos V a visitar España y fue empleado allí por el monarca en el palacio del Pardo, el cual adornó con motivos de Ovidio. También ejecutó otros trabajos en El Escorial y en otros palacios, y murió ocupando el cargo de arquitecto del palacio real. Como arquitecto se supone que remodeló la iglesia de San Mateo en Génova y que diseño el palacio imperial de Campetto. Las pinturas de Castello muestran un diseño correcto, con excelentes coloridos, más cercanamente afines, sin embargo, con la escuela veneciana (v. Venecia) que con la romana.

Fuente: Miliizia. Lives of Celebrated Architects, II, 65, 66; Pilkington, Dict. of Painters, 105; Bryan, Dict. of Painters and Engravers, I, 267, 268; Champlin and Perkins, Cycl. of Painters and Paintings, I, 145. Transcrito por Robert Remlin Dedicado a la Iglesia Militante, Sufriente y Triunfante. Traducido por Giovanni E. Reyes. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina