Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 15 de diciembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Altar Protector»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
Se trata de una cobertura hecha de tela, o terciopelo, que se coloca sobre el [[altar]], durante el tiempo en el cual no se realizan sagradas actividades en élEl propósito es proteger al altar de manchas, polvo o daños en general.  Debe ser más ancho que el altar mismo, y también más largo, de manera que el protector lo rebase en varios centímetros.  Puede ser de cualquier color (se prefiere verde o rojo a cualquier otro color), y sus bordes o aristas generalmente están bordadas o decoradasDurante los servicios sagrados, la cobertura o protector se retira (Cong. Sac. Rit. 2 de junio de 1883).  Esto es así a excepción de la Cuaresma o durante la aplicación del incienso al altar al momento de la entonación o rezo de la magnífica; en este caso sólo una parte del protector es retirada, la parte frontal. Se puede llamar también vesperale, o stragulum, a la cobertura del altar.  Esta última no requiere ser bendecida.
+
El protector de altar es una cubierta  hecha de tela, bayeta o terciopelo que se coloca sobre el [[altar]], durante el tiempo en el cual no se realizan actividades sagradasSu propósito es prevenir que el [[mantel del altar]] se manche o se ensucie.  Debe ser un poco más ancho que la mesa y un poco más largo que el mantel, de manera que cuelgue varias pulgadas más que éste último, al frente y a los lados.  Puede ser de cualquier color (verde y rojo parecen ser los colores favoritos), y sus bordes frontales y laterales  están usualmente festoneados, [[bordados]] o decorados con flecosSe remueve durante los divinos servicios, (Cong. Sac. Rit. 2 de junio de 1883), excepto en las [[Vísperas]], cuando, durante la incensación (v. [[incienso]]) del altar en el [[Magnificat]], sólo se necesita descubrir la parte frontal de la mesa, y simplemente se dobla hacia atrás la parte frontal del protector. También es llamado vesperale, el  stragulum, o la cobertura del altar.  No necesita  ser bendecida (v. [[bendición]]).  
Escrito por A. J. Schulte
+
Transcrito por Michael C. Tinkler
+
Traducción al castellano por Giovanni E. Reyes
+
  
The Catholic Encyclopedia, Volume I. Published 1907. New York: Robert Appleton Company. Nihil Obstat, March 1, 1907. Remy Lafort, S.T.D., Censor. Imprimatur. +John Cardinal Farley, Archbishop of New York
+
Fuente:  Schulte, Augustin Joseph. "Altar Protector." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. Retrieved from New Advent.  
 +
Transcrito por Michael C. Tinkler. Traducción al castellano por Giovanni E. Reyes. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina

Revisión de 20:25 3 sep 2008

El protector de altar es una cubierta hecha de tela, bayeta o terciopelo que se coloca sobre el altar, durante el tiempo en el cual no se realizan actividades sagradas. Su propósito es prevenir que el mantel del altar se manche o se ensucie. Debe ser un poco más ancho que la mesa y un poco más largo que el mantel, de manera que cuelgue varias pulgadas más que éste último, al frente y a los lados. Puede ser de cualquier color (verde y rojo parecen ser los colores favoritos), y sus bordes frontales y laterales están usualmente festoneados, bordados o decorados con flecos. Se remueve durante los divinos servicios, (Cong. Sac. Rit. 2 de junio de 1883), excepto en las Vísperas, cuando, durante la incensación (v. incienso) del altar en el Magnificat, sólo se necesita descubrir la parte frontal de la mesa, y simplemente se dobla hacia atrás la parte frontal del protector. También es llamado vesperale, el stragulum, o la cobertura del altar. No necesita ser bendecida (v. bendición).

Fuente: Schulte, Augustin Joseph. "Altar Protector." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. Retrieved from New Advent. Transcrito por Michael C. Tinkler. Traducción al castellano por Giovanni E. Reyes. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina