Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 22 de octubre de 2018

Papa Benedicto IX

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Benedicto IX era sobrino de sus dos predecesores inmediatos, sin embargo su carácter era totalmente diferente al de ellos. Fue una desgracia para la Silla de Pedro. Considerando al papado como una herencia de familia, su padre Alberico lo colocó en dicho puesto siendo aún muy joven, aunque no de doce años (según Raúl Glaber, Hist., IV, 5, n. 17. Cf. V, 5, n. 26), pero sí de veinte años (octubre de 1032). Muy poco se conoce de su pontificado, excepto que organizó dos o tres sínodos en Roma y concedió cierto número de privilegio a varias iglesias y monasterios. Insistió en que Bratislao, Duque de Bohemia fundara un monasterio por haberse llevado de Polonia el cuerpo de San Adalberto. En el año 1037 viajó al norte para encontrarse con el emperador Conrado y excomulgar a Heriberto, Arzobispo de Milán, quien estaba enemistado con él (Ann. Hildesheimenses, 1038). Tomando ventaja de la vida disoluta que llevaba, una de las facciones de la ciudad lo expulsó (1044) en medio de grandes desórdenes, y eligió a un antipapa (Silvestre III) en la persona de Juan, obispo de Sabina (1045, Ann. Romani, init. Victor, Dialogi, III, init.). Sin embargo, Benedicto tuvo éxito en expulsar a Silvestre ese mismo año; pero por los rumores de que se iba a casar, confió su oficio en manos del arcipreste Juan de Graciano, a cambio de una generosa suma de dinero. Entonces Juan fue elegido Papa y tomó el nombre de Gregorio VI (mayo de 1045).

Arrepentido de este convenio Benedicto trató de deponer a Gregorio. Esto trajo como resultado la intervención del rey Enrique III, quien depuso a Benedicto, a Silvestre y a Gregorio en el concilio de Sutri (1046), y el obispo alemán Suidger se convirtió en el Papa Clemente II. Después de tan rápida derrota Benedicto atacó de nuevo a Roma (noviembre de 1047), siendo expulsado otra vez, lo que dio lugar a que otro alemán se convirtiera en el Papa Dámaso II (noviembre de 1048).

Es imposible hablar con certeza sobre el fin de Benedicto. Algunos autores suponen que aun vivía cuando el Papa San León IX murió, y que nunca cesó de luchar por reconquistar el papado. Pero lo más probable es que la verdad descanse en la tradición conservada por la abadía de Grottaferrata, primero narrada por el abad Lucas, quien murió alrededor del año 1085, y corroborada por unos monumentos sepulcrales y otros dentro de sus muros. Escribiendo sobre Bartolomé, su cuarto abad (1065), Lucas cuenta de un joven pontífice arrepentido de sus pecados que vino donde Bartolomé buscando un remedio para sus desórdenes. Con los consejos del santo, Benedicto renunció definitivamente al pontificado y murió haciendo penitencia en Grottaferrata. [Vea "San Benedicto y Grottaferrata" (Roma, 1895), una obra basada en la más importante "De Sepulcro Benedicti IX", por Dom Greg. Piacentini Roma, 1747).]


Bibliografía: La fuente más importante para la historia de los nueve primeros Papas que llevaron el nombre de Benedicto es los datos biográficos en el Liber Pontificalis, cuya más útil edición es la de Duchesne, Le Liber Pontificalis (París 1886 - 92); y la última la de Mommsen, Gesta Pontif. Roman (sólo hasta el final del reinado de Constantino, Berlín, 1898). Jaffé, Regesta Pont.Rom. (2d ed., Leipzig, 1885) da un resumen de las cartas de cada Papa, y dice dónde pueden ser leídas más detenidamente. Relatos modernos sobre estos Papas pueden ser encontrados en una más amplia historia de la Iglesia o en una historia de la ciudad de Roma. Los más completos relatos en inglés sobre la mayoría de ellos pueden ser leídos en Mann, Vidas de los Papas en la temprana Edad Media ( Londres, 1902, passim )

Fuente: Mann, Horace. "Pope Benedict IX." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/02429a.htm>.

Traducido por K.S. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina