Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

Kus

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Hijo de Cam; B.D., Chus)

Kus, como los demás nombres de la tabla etnológica de Génesis 10, es el nombre de una raza, pero generalmente se ha entendido que designa también a un individuo, el progenitor de las naciones y tribus conocidas en el mundo antiguo como kusitas. La lista de los descendientes de Kus aparece en Gén. 10,7-8. En la Biblia se le llama Kus (hebreo al país conocido para los griegos como Etiopía. En su extensión más amplia el término designaba la región sur de Asuán, en el Alto Nilo, ahora conocida como Nubia, Senaar, Kardofan y el norte de Abisinia. Esta región es mencionada en las inscripciones egipcias como Ke o Ka. Sin embargo, más a menudo se le daba el nombre de Kus a parte del territorio antes mencionado, al que los griegos llamaban el Reino de Meroë, en la confluencia del Nilo y las Astáboras (ahora Tacassi). Es de este reino que provenía el eunuco de Candace, Reina de Etiopía ( Hch. 8,26-40). Kus fue por mucho tiempo una nación poderosa. En el transcurso del siglo VIII a.C., sus reyes se convirtieron en gobernantes de Egipto. Shabitku, uno de ellos, fue el principal oponente del gran Senaquerib, rey de Asiria. Fue en vano que Isaías le advirtió a su pueblo que no pusieran su confianza en tales príncipes (Is. 18,1; 20,3.5).

La Kus africana es mejor conocida; pero había cusitas en Asia. La “tierra de Kus” de Gén. 2,13 (texto hebreo), regada por el Gúijón, uno de los cuatro ríos del Paraíso estaba sin duda en Asia. Ramá, Seba y Dedán (Gén. 10,7) estaban en Arabia. Séfora, la esposa madianita de Moisés, es llamada kusita (Éxodo 2,16.21; Números 12,1---texto hebreo). Nemrod, hijo de Kus, gobierna sobre ciudades en los valles de los ríos Éufrates y Tigris (Gén. 10,8-12). Este texto adjudica a los kusitas la fundación del primer imperio en esta región. Los descubrimientos arqueológicos han traído a la luz principalmente las reliquias de una civilización semítica; pero según estudiosos competentes, hay vestigios de una civilización más antigua.


Fuente: RAWLINSON, Five Great Monarchies (Londres, 1879), I, III; MASPERO, Histoire ancienne des peuples de l'Orient (París. 1905).

Traducido por Luz María Hernández Medina.