Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 16 de octubre de 2017

Abadía de Bury San Edmundo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La primera fundación religiosa allí fue establecida por Sigeberto, rey de Anglos Oriental, quien cerca del año 537 abdicó a su corona para fundar un monasterio. Se volvió famosa cuando las reliquias del martirizado rey Edmundo fueron traídas allí en 903, después de cuya fecha el pueblo, todavía llamado Boedericsworth, se dio a conocer como el Pueblo de San Edmundo o Bury de San Edmundo. Durante el reinado de Canuto (1016-35) los canónigos seculares fueron sustituidos por benedictinos. En 1095 hubo un traslado solemne de las reliquias del santo a la nueva iglesia construida por el Abad Balduino. El santuario creció en fama, riqueza y magnificencia hasta que el monasterio quedó clasificado segundo después de Glastonbury, pero en 1465 un terrible incendio causó daño irreparable a la iglesia, del cual nunca se recuperó. El abad ocupaba un puesto en el Parlamento y poseía completa jurisdicción sobre el pueblo y la vecindad. Había acomodo para ochenta monjes, pero en la abadía residían más de doscientas personas. A la disolución, los ingresos fueron valorados en £2,366, equivalentes a más de £20,000 en dinero actual.

Fue en la iglesia de la abadía que se celebró el memorable encuentro de barones en el año 1214, cuando el cardenal Langton, arzobispo de Canterbury, parado en el altar mayor, leyó el propuesto Estatuto de Libertades que en forma de Carta Magna fue firmado por el rey Juan en 1215. La abadía fue finalmente suprimida por Enrique VIII en 1539, cuando la iglesia y los edificios monásticos fueron destruidos en gran parte, quedando sólo el portón, un antiguo puente y otras ruinas dispersas. Nunca se ha decidido sobre el destino de las reliquias del santo. Según una tradición, fueron rescatadas por el príncipe Luis de Francia en 1217. Reliquias que eran supuestamente las del santo se conservaron por mucho tiempo en Tolosa hasta que en 1901 el cardenal Herbert Vaughan, arzobispo de Westminster, obtuvo permiso para trasladarlas a Inglaterra. Habiendo surgido dudas sobre la autenticidad de las reliquias, la Santa Sede nombró una comisión investigadora, pero no se ha publicado ningún informe. Entre los monjes más famosos de la abadía estuvieron el abad Sampson y su cronista Jocelin de Brakelond (m. 1211); Juan Boston de Bury, autor y bibliógrafo (m. 1439); John Lydgate, poeta (m. 1446) y Byfield quien fue quemado por hereje en 1530.


Bibliografía: THOMPSON, "Registros de San Edmundo"; DUGDALE, "Monacato” (Londres, 1821), III, 98-176; JOCELINI DE BRAKELONDA, "De rebus gestis Samsonis Abbatis" (Camden Society, 1840); TYMMS, "Panfleto de Bury San Edmundo" (8va. ed., 1905). Vea también CARLYLE, "Pasado y Presente" (1843).

Fuente: Burton, Edwin. "The Abbey of Bury St. Edmund's." The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. <http://www.newadvent.org/cathen/03085a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.