Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 21 de agosto de 2019

William el Conquistador

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Bayeuxtapestry.jpg
Tapestry of bayeux10.jpg
(Rey de Inglaterra y Duque de Normandía)

Era hijo natural de Robert, Duque de Normandía, su madre, Herleva, era hija de un curtidor de Falaise. En 1035 Robert se embarco en un peregrinaje a Tierra Santa, en el que murió. Antes de iniciarlo presentó ante los nobles al niño, entonces de siete años de edad, demandando de ellos su lealtad. "Es pequeño", dijo el padre, "pero crecerá, y, si Dios dispone, corregirá". A pesar del asesinato de tres de sus tutores, e intentos de secuestrar su persona, el niño, después de un periodo de anarquía, se convirtió en el gobernante de Normandía en lugar de su padre. Parece ser que fue un joven de vida sana y dotado con mucha piedad natural, mientras que los años tormentosos por los que había pasado desarrollaron en él reciedumbre y un carácter resuelto de largo alcance que le habría de acompañar hasta el final de su vida.

En 1047 una seria revuelta de nobles ocurrió, y Guillermo con la ayuda de Enrique, Rey de Francia, aseguro una gran victoria en Val-es-Dunes, próximo a Caen, que condujeron, el año siguiente, a la captura de las dos fortalezas de Alencon y Domfort . Utilizando esto como su base de operaciones, el joven duque, en 1054 y en los años siguientes, se afirmo como amo de la provincia de Maine y por lo tanto el mas poderoso vasallo de la Corona de Francia, llegando a desafiar en ocasiones al mismo monarca.

Mientras tanto Guillermo había comenzado a interesarse en los asuntos ingleses. Que tanto su visita a Inglaterra en 1051 fue impulsada directamente por sus ambiciones por el trono, es imposible decirlo. En cualesquier caso es posible que su matrimonio, a pesar de la prohibición papal, con Matilda, la hija del Señor de Flandes, en 1053, fue con el propósito de contener la influencia ejercida en ese poderoso sector por el Señor Godwin y sus hijos. Por medio de la mediación de Lanfranc, el futuro Arzobispo, la unión fue legitimada por dispensa papal en 1059, pero Guillermo y su esposa convinieron en establecer dos abadías en Caen, como medio de penitencia por su contumaz falta.

Eduardo el Confesor había crecido en Normandía, por ser sobrino del Duque Ricardo II (m.1026). A través del reino, el rey mismo y cuando menos una minoría de sus súbditos tenían la vista puesta mas allá de las aguas, comprendiendo que el Continente significaba en general ideas religiosas y de cultura de mayor nivel que los que prevalecían a nivel local. La posibilidad de que una explícita promesa de sucesión se hubiera hecho al duque, se podría dudar, pero un hecho destaca de la masa de oscuros y conflictivos detalles: que el Rey Harold, por ahí de 1064, encontrandose en suelo normando, fue presionado a tomar un solemne juramento de lealtad a Guillermo. No puede haber mucha duda de que este acto se efectuó con explícita referencia a las intenciones del duque de reclamar el trono ingles. El repudio a este juramento por Harold en el lecho de muerte del Confesor, permitieron a Guillermo asumir el papel de resarcidor del perjurio. El probablemente fue lo suficientemente sincero en considerarse paladín de la Iglesia por designio divino, y no sólo obtuvo del Papa Alejandro II la bendición de su empresa, sino también la donación de un estandarte especialmente consagrado para una cruzada religiosa. Un siglo mas tarde Enrique II, cuando planeaba su conquista de Irlanda, adopto un papel similar. Al mismo tiempo ya no se disputa por historiadores imparciales ( ej. H.C.Davies, o C. Oman ) que el reclamo para establecer un mejor orden de cosas fue de hecho justificado por los eventos sucesivos.

"La Conquista Normanda", dice H.C.Davies , "levantó a los ingleses al nivel de cultura que la gente del continente ya habían alcanzado dejando para los Plantagenets de Anjou el hacer de Inglaterra por esta ocasión ' un líder entre las naciones'".

Después de la invasión y la decisiva batalla de Hastings, Guillermo se puso en marcha de inmediato hacia Londres, y ahí los mejores y mas sabios hombres del reino -por ejemplo, prelados tan influyentes como Aldred, Arzobispo de York, y San Wulstan, Obispo de Worcester- acudieron y le rindieron su sumisión . Antes del fin de año el rey fue coronado por Aldred ( con la exclusión de Stigand )en la recién consagrada abadia-iglesia de Westminster. En 1067 Guillermo retorno a Normandía, pero, debido tal vez a la falta de tacto o de capacidad de los regentes , Odo de Bayeux y Guillermo Fitzosborn, hubo de regresar por causa de una serie de levantamientos populares: primero el sudoeste, con Exeter como punto de reunion, despues la frontera con Gales, bajo los señores Edwin y Morcar, seguido de Northumbria, bajo el señor Gospatric, para enfrentar el siguiente año (1069) una todavia mayor y formidable rebelion en el norte, apoyada por los daneses.

Guillermo enfrento estos desafíos en forma intrépida , pero severa. En Northumbria, después del segundo levantamiento, infligió terrible venganza. La totalidad de la región de York a Durham fue desolada, y sabemos, por ejemplo, del libro de Domesday, que en el distrito de Amunderness, habían sesenta y dos pueblos en tiempos del Confesor, para 1087 solo quedaban dieciséis, y estas con una vastamente reducida población. No fue esta la única muestra de tan despiadada severidad. Un castigo terrible fue impuesto en otros centros de rebelión, y leemos no solamente del uso indiscriminado del fuego y la espada, pero también de la mutilación y el cegado de ofensores individuales. El Conquistador podía respetar un adversario valiente, y así parece ser, en 1071, otorgo términos honorables a Hereward, el líder de una desesperada resistencia en la región de fen. Pero a Waltheof, después del colapso de la rebelión de los señores de 1075, no le mostró misericordia. El motivo fue tal vez político, porque Lanfranc, que estaba a su lado de ultimo momento, lo declaro inocente de la ofensa por la que murió.

Habiendo cuando menos reducido al país en sumisión, Guillermo se dedico a trabajar como estadista para establecer su gobierno en bases firmes y duraderas. Recompenso a sus seguidores con grandes extensiones de tierras, pero cuidando de distribuirlas de tal forma que gran concentración de poder territorial en las mismas manos fuera evitada. Los nuevos feudos registrados en Domesday son vastos, pero diseminados. Las instituciones sajonas se conservaron tanto como fue posible, especialmente cuando podían servir de contención al poder de los grandes feudatarios. En la mayor parte Guillermo continuo gobernando a través de los sheriffs y las cortes de los señorios y de los cien. El impuesto nacional del fyrd se conservo, logrando mantener al rey menos dependiente de sus vasallos. A pesar de las fuertes contribuciones, el nuevo gobierno no fue del todo impopular, debido a que el Conquistador confirmo " las leyes de Eduardo", y el pueblo lo miraba como su protector natural contra la opresión feudal. La parte menos aceptable del régimen Normando fue probablemente la imposición de las crueles leyes forestales; pero por otra parte, modernas autoridades en la materia concuerdan que los cronistas de una era posterior exageraron la devastacion causada en Hampshire por el establecimiento del Nuevo Bosque.

Por lo que se refiere a la política eclesiástica de Guillermo, parece ser que conscientemente llevo a cabo un programa de sabias reformas. Sus nombramientos de obispos fueron por lo general excelentes.

La separación de cortes seculares y religiosas fue una medida de suprema importancia y consecuencias de largo alcance. La influencia del gran avivamiento monástico de Cluny fue ahora, gracias a Lanfranc, llevado a su realización en muchas fundaciones inglesas. Para el papa, Guillermo fue siempre cuidadoso de mostrarse como un hijo considerado y respetuoso, aun en tales ocasiones como cuando firmemente resistió el reclamo hecho por Gregorio VII para homenaje feudal. Por otra parte, el mismo San Gregorio felicito al rey por el celo mostrado en asegurar la libertad de la Iglesia, y estaba satisfecho, mientras ese espíritu prevaleciera, el dejar al soberano en libertad de dar los nombramientos a los obispados ingleses. En conjunto C. Oman no exagera cuando nos dice que antes de la Conquista " las faltas típicas del oscurantismo, pluralismo, simonía, observación laxa del canon, ignorancia contenida, asuntos mundanos generalizados, eran muy prevalentes en Inglaterra"; pero agrega que la sabia política del Conquistador " la condicion de la Iglesia tanto en asuntos de celo espiritual, de trabajo arduo y de aprendizaje, fue muy mejorada". En los últimos años del reinado de Guillermo gran parte de su atención fue absorvida por las complicaciones políticas que amenazaban sus dominios continentales y por la desleal actitud de sus hijos. Fue vengando un insulto lanzado contra el por el Rey de Francia que el Conquistador sufrió un accidente a caballo, con desenlace fatal el 9 de Septiembre de 1087. Tuvo un digno final y murió encomendando su alma a Nuestra Señora, " que por medio de sus santas oraciones ella me pueda reconciliar con su hijo , mi Señor Jesucristo. El cronista sajón resume el carácter de Guillermo cuando escribió: " Era suave con los buenos hombres que amaban a Dios, y terrible fuera de todo limite con aquellos que desobede-cian su voluntad".

(Para más detalles ver INGLATERRA - Antes de la Reforma)

(Oxford, 1870-76); ver también LINGARD , History f England, I ( Londres 1849 ); DAVIES, England under the Normans and Angevins ( Londres 1905 ); ADAMS en Political History of England, II (Londres 1905); HUNT en Dictionary of Nat. Biography, s.v.; BOHMER, Kirche und Staat in England und die Normandie ( Leipzig, 1899); STENTON, William the Conqueror (Londres , 1908); DUPONT, Etudes Anglo-Francaises (Saint Sevan, 1908). Las principales fuentes son la Gesta Willelmi de WILLIAM DE POITIERS, la Anglo-Saxon Chronicle, la Historia Ecclesiastica de ORDERICUS VITALIS, la Gesta Regum de WILLIAM DE MALMESBURY y la Historia Normannorum de WILLIAM DE JUMIEGES. En Domesday Book y la literatura evocada ver DOMESDAY BOOK.

HERBERT THURSTON Transcrito por Denis McCarthy Traducido por Edmundo B. Durell