Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 3 de diciembre de 2020

Visitación de la Santísima Virgen María

De Enciclopedia Católica

Revisión de 16:19 9 mar 2007 por 201.230.86.215 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

EL ACONTECIMIENTO

Asumiendo que la Anunciación y la Encarnación tuvieron lugar hacia el equinoccio de verano, María salió de Nazaret a finales de marzo y cruzó los montes de Hebrón, al sur de Jerusalén, para cuidar de su prima Isabel, puesto que su presencia y sobre todo la presencia del Niño Dios en su vientre, de acuerdo con la voluntad de Dios, iba a ser el origen de gracias muy importantes en San Juan, el Precursor de Cristo. Este acontecimiento se narra en Lucas 1,39-57. Sintiendo la presencia del Divino Salvador, Juan, a la llegada de María, saltó en el seno de su madre; entonces fue lavado del pecado original y recibió la gracia de Dios. Ahora por primera vez, nuestra Señora cumplió la labor que correspondía a la Madre de Dios hecho hombre: que Él nos santificaría y glorificaría a través de ella. Probablemente San José acompañó a María y volvió a Nazaret; y cuando, al cabo de tres meses, regresó a Hebrón para llevar a su mujer a casa, la aparición del ángel, que menciona Mateo 1,19-25, puede haberse producido para poner fin a las dudas que atormentaban a Juan concernientes a la maternidad de María. (Cf. también MAGNIFICAT.)

LA FIESTA

La primera evidencia de la existencia de la fiesta es su adopción por el Cabildo franciscano en 1263, siguiendo el consejo de San Buenaventura. La lista de fiestas de los “Statuta Synodalia eccl. Cenomanensis” (1237, revisados en 1247; Mansi, supplem., II, 1041), según los cuales esta fiesta se celebraba el 2 de Julio en Le Mans en 1247, pueden no ser auténticos. Con el Breviario franciscano, esta fiesta se extendió a muchas iglesias, pero se celebraba en días diversos –en Praga y Ratisbona, el 28 de abril; en París, el 27 de junio; en Reims y Ginebra, el 8 de julio (cf. Grotefend, “Zeitrechnung”, II, 2, 137)–. El 6 de abril de 1389, Urbano VI la extendió a toda la Iglesia (Decreto publicado por Bonifacio IX el 9 de noviembre de 1389), con la esperanza de que Cristo y Su Madre visitaran la Iglesia y pusieran fin al Gran Cisma que dividía la túnica de una pieza de Cristo. La fiesta, con una vigilia y una octava, se estableció el 2 de julio, el día siguiente a la octava de San Juan, aproximadamente el momento en que María volvió a Nazaret. El Oficio fue preparado por un inglés, el cardenal Adam Easton, monje benedictino y obispo de Lincoln (Bridgett, “Our Lady’s Dowry”, 235). Dreves (Analecta Hymnica, xxiv, 89) ha publicado este oficio rítmico junto con otros nueve oficios para la misma fiesta, oficios que se hallaron en Breviarios de los siglos XIV y XV. Puesto que durante el Cisma muchos obispos de la obediencia opuesta no adoptaron la nueva fiesta, ésta fue confirmada por el Concilio de Basilea en 1441. Pío V derogó el oficio rítmico, la vigilia y la octava. El oficio actual fue compuesto por orden de Clemente VIII por el minorita Ruiz. El 13 de mayo de 1850, Pío IX elevó la fiesta a la categoría de doble de la segunda clase. Muchas órdenes religiosas –carmelitas, dominicos, cistercienses, mercedarios, servitas y otras–, además de Siena, Pisa, Loreto, Vercelli, Colonia y otras diócesis, han conservado la octava. En Bohemia, la fiesta se celebra el primer domingo de julio como doble de la primera clase con una octava.

Traducido por Ignacio Menéndez