Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 12 de noviembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Trajano, Marco Ulpio»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 23: Línea 23:
 
Transcrito por Michael T. Barrett, Dedicado a los mártires de Roma.
 
Transcrito por Michael T. Barrett, Dedicado a los mártires de Roma.
  
Traducido pro Pedro Royo
+
Traducido por Pedro Royo

Revisión de 19:29 3 ene 2007

<spanstyle="color:#000066">.

Emperador de Roma ( 98.117 d.C.) nacido en Itálica, España, el 18 de septiembre del año 53, fallecido el 7 de agosto del 117. Descendía de una vieja familia romana y fue adoptado en el año 97 por el emperador Nerva. Trajano fue uno de los más capaces emperadores romanos, de apariencia majestuosa, de poderosa voluntad, además de mostrar admirable consideración y amable caballerosidad.

Extendió enormemente el territorio del imperio y puso los cimientos de la civilización por todas las provincias con la fundación de comunidades municipales. Consiguió poner paz la frontera del Rhin y construyó la mayor parte de las murallas fronterizas (limes) entre el territorio romano y el germano.

Con gran determinación llevó dos campañas contra el rey de Dacia (101-2 y 105-7) Decebalo, cuyo territorio había convertido en nueva provincia del imperio. Conquistó otras dos provincias aunque después no fueran importantes. El gobernador de Siria conquistó Arabia Pétrea y el mismo Trajano entró en Armenia durante la guerra con los Partos (114-7).

En la administración interna, Trajano se ocupaba incesantemente de animar el comercio y la industria. El puerto de Ancona fue ampliado y se construyeron nuevos puertos y caminos. Las numerosas ruinas de Roma y sus alrededores dan fe del celo constructor de este emperador de edificios para uso público, el principal de los cuales es el inmenso Foro Trajano, que en esplendor y amplitud supera a los de otros emperadores. En medio de un gran espacio abierto estaba la colosal estatua ecuestre de Trajano. El espacio libre estaba rodeado de filas de columnas y nichos con grandes arcos. Al final de la estructura estaba la biblioteca Ulpia, en cuyo patio estaba la columna de Trajano con sus relieves que representan las guerras en Dacia. Más tarde, Adriano construyó un templo para deificar a Trajano al final del forum hacia el Campo de Marte.

Arte y cultura florecieron durante su reinado. Entres sus contemporáneos están Tácito, Juvenal y Plinio el Joven con el que el emperador se escribía con frecuencia. Esta correspondencia de los años 111-3 arroja luz sobre la persecución de los cristianos durante su reino. Plinio era legado en la doble provincia de Bitinia y Ponto. En su territorio encontró muchos cristianos y requirió instrucciones de Trajano (Ep.96). En su contestación (Ep 97) Trajano considera la confesión de cristiandad como un crimen merecedor de la muerte, pero prohíbe que se busque a los cristianos así como la aceptación de denunciantes anónimos. Quien muestra sacrificando a los dioses que no es un cristiano, ha de ser puesto en libertad. Cuando se demuestra la pertenencia a los cristianos ha de cumplirse la pena de muerte.

La acción que prescribe se basa en el poder coercitivo de la policía, el derecho de represión de los magistrados, que no requerían una forma especial de procedimiento. En cumplimiento de estas órdenes se tomaron medidas contra los cristianos en otros lugares también. Los mártires más distinguidos bajo Trajano fueron Ignacio, obispo de Antioquía y Simeón, obispo de Jerusalén. La leyenda da otros muchos, pero de hecho no hubo persecución a gran escala y la posición de los cristianos era en general satisfactoria.

Bibliografía.

MERIVALE, Hist. of the Romans under the Empire (London, 1850-62), lxiii, lxiv; SCHILLER, Gesch. der römischen Kaiserzeit, I (Gotha, 1883), 543-94; DOMASZEWSKI, Gesch. der römischen Kaiser, II (Leipzig, 1909), 171-86; LA BERGE, Essai sur le regne de Trajan (Paris, 1877); RAMSAY, The Church in the Roman Empire (London, 1893); ARNOLD, Studien zur Gesch. de plinianischen Christenverfolgung (Konigsberg, 1887).


KLEMENS LOFFLER.

Transcrito por Michael T. Barrett, Dedicado a los mártires de Roma.

Traducido por Pedro Royo