Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 10 de diciembre de 2019

Siger de Brabante

De Enciclopedia Católica

Revisión de 14:00 27 dic 2006 por 83.59.43.93 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

<spanstyle="color:#000066"> Indiscutible líder del averroísmo latino durante las sexta y séptima décadas del siglo trece. Muchos influyentes maestros de Artes aceptaron sus principios y Pierre du Bois alabó sus enseñanzas orales. Dante inmortalizó su nombre con estos laudatorios versos de la "Divina Commedia: Paradiso", X, 136: Essa e la luce eterna di Sigieri Che, leggendo nel vico degli strami, Sillogizzo invidiosi veri. Su colega Sto. Tomás de Aquino refutó expresamente sus enseñanzas. Hay pocos detalles auténticos de la vida de Siger de Brabante: fue maestro de artes en Paris y durante diez años el espíritu que guiaba las agitaciones de la universidad. En 1266 estaba con el legado Simon de Brie, en asuntos disciplinarios. De 1272 a 1275 mantuvo en jaque al rector de la universidad Alberico de Reims, colocándose en la dirección de la oposición, que reclutó del barrio Garlande (scholares golardie). Aunque condenado en 1279, Siger continuó propagando sus ideas y su oposición a los maestros escolásticos. Una segunda condena en 1277 puso fin a su enseñanza. Fue llevado ante el tribunal del Gran Inquisidor de Francia, fue condenado y apeló a la corte romana. Murió en Orvieto, entre 1281 y 1284, asesinado por su secretario. De las obras de Siger han sobrevivido:"De anima intellectiva", "De aeternitate mundi", "Quaestiones naturales", "Quaestiones logicales", "Quaestio utrum haec sit vera: Homo est animal, nullo homine existente", y una colección de seis "Impossibilia", una "Questio" descubierta por Pelzer de Roma.

Siger fue el adversario de Alberto Magno y de Sto. Tomás de Aquino "contra praecipuos viros Albertum et Thomam". Su obra principal (De anima intellectiva) provocó el tratado de Sto. Tomás sobre al unidad del intelecto (De unitate intellectus contra Averroistas). De hecho, Siger defiende todas la posturas de la filosofía averroísta - el monismo del intelecto humano, un espíritu intelectual común a todos los hombres, separado del cuerpo que se une temporalmente con cada organismo humano para realizar el proceso del pensamiento. El hombre es mortal pero la raza es inmortal, de ahí que la cuestión de la vida futura deje de tener significado porque la inmortalidad no puede ser personal. El mundo se produce por una serie de seres intermediarios, por lo que no hay ni providencia en el gobierno de los hombres y de las cosas terrenas. Todas estas producciones son necesarias, coeternas con Dios. Todo está gobernado por un determinismo cósmico y físico. Los fenómenos celestes y la conjunción de los planetas controlan la sucesión de los eventos de nuestro globo y los destinos de la raza humana. El hombre no es un agente libre. Hay una eterna reversibilidad de civilizaciones y religiones, incluida la cristiana, que es gobernada por la reversibilidad de los ciclos estelares. Siger quiso permanecer como profesor católico y para salvaguardar su fe recurrió a la conocida teoría de las dos verdades: lo que es verdad en filosofía puede ser falso en religión y viceversa. Es difícil decir si esta actitud mental indica sinceridad o burla. Uno se pierde en conjeturas al tratar de averiguar el motivo que movió a Dante, admirador del Tomismo, a poner en boca de Sto. Tomás el eulogio de Siger de Brabante, el apóstol de Averroismo-.

Bibliografía.

MANDONNET, Siger de Brabant et l'averroisme latin in Philosophes belges, VI, VII part i: Etude critique (Louvain, 1910), part ii, Textes (Louvain, 1909), contiene todas las obras de Siger; BAUMKER, Die Impossibilia d. Siger von Brabant, eine philosoph Streitschr. aus. d. XIII Jahrh. in Beitr. z. Gesch. d. Philos. Mitt. II (1888), 6; IDEM, Zur Beurteilung Sigers von Brabant in Philosophisches Jahrbuch (1911); MANDONNET, Autour de Siger de Brabant in Rev. thomiste, XIX, 1911. Respecto a las relaciones de Siger y Dante, ver los estudios publicados por LANGLOIS, GASTON PARIS, y CIPOLLA.

M. DE WULF.

Transcrito por Joseph E. O'Connor.

Traducido por Pedro Royo.