Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 23 de agosto de 2019

Diferencia entre revisiones de «Reyes Magos: Letanías a los tres Reyes Magos en Latín y en Castellano»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «LITANIÆ DE SANCTIS TRIBUS REGIBUS, SIVE MAGIS EVANGELICIS Kyrie, eleison. Christe, eleison. Kyrie, eleison. Christe, Rex regum, audi nos. Christe, Dominus dominan...»)
(Sin diferencias)

Revisión de 03:04 28 dic 2018

LITANIÆ DE SANCTIS TRIBUS REGIBUS, SIVE MAGIS EVANGELICIS


Kyrie, eleison.

Christe, eleison.

Kyrie, eleison.


Christe, Rex regum, audi nos.

Christe, Dominus dominantium, exaudi nos.


Pater de cœlis, Deus, miserere nobis.

Fili Redémptor mundi, Deus,miserere nobis.

Spiritus Sancte, Deus, miserere nobis.

Sancta Trínitas, unus Deus,miserere nobis.


Sancta Maria, Regina regum, orapro nobis.

Sancte Ioseph, nutricie Regis omnium, ora pro nobis.


Sancte rex Gaspar, ora pro nobis.

Sancte rex Melchior, ora pro nobis.

Sancte rex Balthasar, ora pro nobis.


Sanctissimi Tres Reges, orate pro nobis.

Sanctissimi Tres Magi Orientales, orate pro nobis.

Reges Tharsis, orate pro nobis.

Reges Arabum et Saba, orate pro nobis.

Patriarchæ fidelium, orate pro nobis.

Primitiæ gentium, orate pro nobis.

Principes populorum, orate pro nobis.

Quorum expectatio Iesus, orate pro nobis.

Quorum desiderium Iesus, orate pro nobis.

Quorum perfectum gaudium Iesus, orate pro nobis.

Fide illuminatissimi, orate pro nobis.

Spe robustissimi, orate pro nobis.

Charitate ferventissimi, orate pro nobis.

Auro amoris splendissimi, orate pro nobis.

Thure devotionis religiosissimi, orate pro nobis.

Myrrha patientiæ incorruptissimi, orate pro nobis.

Humilitate profundissimi, orate pro nobis.

Constantia fortissimi, orate pro nobis.

Gratitudine amplissimi, orate pro nobis.

Munificentia liberalissimi, orate pro nobis.

Virtutum omnium specula, orate pro nobis.

Qui instinctum divinum visa stella reverenter admisistis, orate pro nobis.

Qui gratiæ efficaci prompta voluntate obtemperastis, orate pro nobis.

Qui terram vestram, cognatos et amicos amore cœlestis Regis deseruistis, orate pro nobis.

Qui itineris molestias et difficultates nihil formidastis, orate pro nobis.

Qui natum Regem Iudæorum Hierosolymis quæsivistis, orate pro nobis.

Qui coram Herode Christi fidem intrepide confessi estis, orate pro nobis.

Qui per Scribas et Pharisæos de loco nascituri Messiæ ex Scripturis educti estis, orate pro nobis.

Qui ab Herode in Bethlehem dimissi estis, orate pro nobis.

Qui stella denuo apparente gaudio magno valde gavisi estis, orate pro nobis.

Qui eamdem vos antecedentem, donec staret supra, ubi erat puer, secuti estis, orate pro nobis.

Qui intrantes domum, puerum cum Maria matre eius invenistis, orate pro nobis.

Qui procidentes infantem virgineo residentem in gremio adorastis, orate pro nobis.

Qui apertis thesauris vestris aurum, thus, et myrrham puero Iesu obtulistis, orate pro nobis.

Qui mystico muneribus fidem vestram universo orbi demonstrastis, orate pro nobis.

Qui puerum Iesum auro Regem, thure Deum, myrrha hominem mortalem esse declarastis, orate pro nobis.

Qui puero Iesu in Ægyptum deferendo viaticum præbuistis, orate pro nobis.

Qui adoratione vestra supplice omnium virtutum exempla nobis præbuistis, orate pro nobis.

Qui nos aurum charitatis, thus orationis, et myrrham patientiæ Deo offerre docuistis, orate pro nobis.

Qui post adoratum Dominum et oblata munera sacrosanctam Virginem Matrem, et huius sponsum Ioseph humiliter salutastis, orate pro nobis.

Qui ab eadem sanctissima Virgine Maria, virgineoque eius sponso Ioseph gratias cum gaudio pro oblatis muneribus retulistis, orate pro nobis.

Qui vosmet, vestraque regna et gentiles populos Christo, sanctissimæque Virgini, eiusque sponso commendastis, orate pro nobis.

Qui ab eadem sanctissima Virgine, eiusque sponso cum felicissima omnium bonorum apprecatione digressi estis, orate pro nobis.

Qui angelico in somnis alloquio ad Herodem redire prohibiti per aliam viam in regionem reversi estis, orate pro nobis.

Qui Herodi divino iussu sapienter illusistis, orate pro nobis.

Qui puerum Iesum prudenter periculo necis liberastis, orate pro nobis.

Sanctissimi Tres Reges, orate pro nobis.


Peccatores, vos rogamus, audite nos.

Ut veram et perfectam contritionem nobis impetretis, vos rogamus, audite nos.

Ut nostri patrocinium dignanter suscipiatis, vos rogamus, audite nos.

Ut Regi regum nos reconciliare, commendare, et præsentare velitis, vos rogamus, audite nos.

Ut vestris virtutibus animas nostras illustretis, vos rogamus, audite nos.

Ut aurum charitatis, thus devotionis, et mirrham mortificationis nobis impetretis, vos rogamus, audite nos.

Ut Christum Dominum Regem nostrum vobiscum semper quærere et invenire mereamur, vos rogamus, audite nos.

Ut coram hæreticis et infidelibus Christi fidem intrepide confiteamur, vos rogamus, audite nos.

Ut ad Herodem, id est, mundi blandimenta et noxia desideria, ubi Christus non invenitur, nunquam redeamus, vos rogamus, audite nos.

Ut per aliam viam vobiscum aliquando in cœlestem patriam revertamur, vos rogamus, audite nos.

Ut nobis in agonía existentibus, omniaque relinquentibus assistatis, vos rogamus, audite nos.

Ut paupertatem nostram vestris pretiosis muneribus ditetis, vos rogamus, audite nos.

Ut Ecclesiam militantem ad ampliorem erga vos amorem et cultum excitetis, vos rogamus, audite nos.

Ut clientes vobis devotos, et loca cultui vestro destinata ab adversariorum insidiis, bellorum tumultibus, inimicorum insultibus, fame denique et peste, aliisque periculis vestro patrocinio præmuniatis, vindicetis, et protegatis, vos rogamus, audite nos.

Ut omnes pertinaces hæreticos ab hac provincia longe arceatis, vos rogamus, audite nos.

Ut omnibus iis, quicumque hoc promovere possunt, auxilium gratiæ efficacis impetretis, vos rogamus, audite nos.

Ut precibus, et piis moribus populi exorati locum illum nunquam deseratis, vos rogamus, audite nos.

Ut gratiam finalem, et perseverantiam vestris cultoribus obtineatis, vos rogamus, audite nos.

Ut nos exaudire dignemini, vos rogamus, audite nos.


Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, parce nobis, Domine.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, exaudi nos, Domine.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis.


Christe, Rex regum, audi nos.

Christe, Dominus dominantium, exaudi nos.


Kyrie, eleison.

Christe, eleison.

Kyrie, eleison.


Pater noster (secretousque ad:)

V. Et ne nos inducas in tentationem.

R. Sed libera nos a malo.

V. Tria sunt munera pretiosa.

R. Quæ obtulerunt Magi Domino.

V. Reges Tharsis, et insulæ munera offerent.

R. Reges Arabum, et Saba dona adducent.

V. Domine, exaudi orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.


Oremus. Deus, qui tres magos orientales, sanctosque reges Gasparum, Melchiorem, et Balthasarum, ut recens natum in Bethlehem Filium tuum inviserent, et honorarent, mirabiliter illustrasti: tribue, quæsumus, ut eorum exemplo et intercessione adiuti, veraque fide in huius mundi tenebris illuminati, te lumen æternum agnoscamus, atque inter prospera et adversa tute gradiamur, donec ad te, qui lucem habitas inaccessibilem, remotis impedimentis omnibus, expedite perveniamus. Per Christum Dominum nostrum. R. Amen.


V. Domine, exaudi orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.

V. Benedicamus Domino.

R. Deo gratias.

V. Et fidelium animæ per misericordiam Dei, requiescant in pace.

R. Amen.






LETANÍAS DE LOS TRES SANTOS REYES O MAGOS EVANGÉLICOS


Señor, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Señor, ten piedad.


Cristo Rey de reyes, óyenos.

Cristo, Señor de los que dominan, escúchanos.


Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios, Espíritu Santo Paráclito, ten misericordia de nosotros.

Trinidad Santa, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.


Santa María, reina de reyes, ruega por nosotros.

San José, padre nutricio del Rey de todas las cosas, ruega por nosotros.


Santo rey Gaspar, ruega por nosotros.

Santo rey Melchor, ruega por nosotros.

Santo rey Baltasar, ruega por nosotros.


Santísimos tres Reyes, rogad por nosotros.

Santísimos tres Magos de Oriente, rogad por nosotros.

Reyes de Tarsis, rogad por nosotros.

Reyes de Arabia y de Saba, rogad por nosotros.

Patriarcas de los fieles, rogad por nosotros.

Primicias de los gentiles, rogad por nosotros.

Príncipes de los pueblos, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que esperabais a Jesús, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que deseabais a Jesús, rogad por nosotros.

Oh vosotros, cuyo gozo perfecto era Jesús, rogad por nosotros.

Ilustrísimos por la fe, rogad por nosotros.

Robustísimos en la esperanza, rogad por nosotros.

Ferventísimos en la caridad, rogad por nosotros.

Esplendidísimos en oro de amor, rogad por nosotros.

Religiosísimos por el incienso de devoción, rogad por nosotros.

Incorruptísimos por la mirra de la paciencia, rogad por nosotros.

Profundísimos en la humildad, rogad por nosotros.

Fortísimos en la confianza, rogad por nosotros.

Amplísimos en gratitud, rogad por nosotros.

Liberalísimos en munificencia, rogad por nosotros.

Espejos de todas las virtudes, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, habiendo visto la estrella, disteis paso al instinto divino, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que correspondisteis a la gracia eficaz con voluntad pronta, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que dejasteis vuestra tierra, a vuestros parientes y amigos por amor del Rey celestial, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que no temisteis en nada las molestias y las dificultades del viaje, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que preguntasteis por el Rey de los Judíos en Jerusalén, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que intrépidamente confesasteis la fe en Cristo delante de Herodes, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que fuisteis instruidos por los escribas y fariseos sobre el lugar en el que había de nacer el Mesías, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que fuisteis enviados a Belén por Herodes, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que os alegrasteis con gran gozo viendo a la estrella aparecerse nuevamente, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que la seguisteis precediéndoos hasta posarse sobre el lugar donde estaba el Niño, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, entrando en la casa, encontrasteis al Niño con María su Madre, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que de hinojos adorasteis al Divino Infante sentado sobre el seno de su Madre, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, abriendo vuestros tesoros, ofrecisteis al Niño Jesús oro, incienso y mirra, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que con vuestros tesoros mostrasteis a todo el mundo vuestra fe, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que declarasteis a Jesús Rey por el oro, Dios por el incienso y hombre mortal por la mirra, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, proveísteis de viáticos a Jesús para cuando hubo de irse a Egipto, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, por vuestra adoración suplicante, nos proporcionasteis ejemplo de toda virtud, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que nos enseñasteis a ofrecer a Dios el oro de la caridad, el incienso de la oración y la mirra de la paciencia, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, después de adorar al Señor y de presentar vuestros dones, saludasteis con humildad a la sacrosanta Virgen Madre y a su Esposo san José, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que recibisteis con gozo de la Santísima Virgen María y de su virginal esposo san José las gracias por los dones ofrecidos, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que encomendasteis vuestros reinos, a los pueblos de los gentiles y a vosotros mismos a Cristo, a la Santísima Virgen y a su Esposo, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que fuisteis despedidos pos la Santísima Virgen y su Esposo con augurios felicísimos de toda clase de bienes, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, advertidos en sueños por una locución angélica de no regresar ante Herodes, volvisteis a vuestras regiones por otro camino, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que sabiamente engañasteis a Herodes por divino mandato, rogad por nosotros.

Oh vosotros, que, por vuestra prudencia, librasteis al Niño Jesús del peligro de muerte, rogad por nosotros.

Santísimos Tres Reyes Magos, rogad por nosotros.


Nosotros, pecadores, os rogamos, oídnos.

Para que nos obtengáis una verdadera y perfecta contrición, os rogamos, oídnos.

Para que os dignéis recibirnos bajo vuestro patrocinio, os rogamos, oídnos.

Para que queráis reconciliarnos, encomendarnos y presentarnos al Rey de reyes, os rogamos, oídnos.

Para que ilustréis nuestras almas con vuestras virtudes, os rogamos, oídnos.

Para que nos obtengáis el oro de la caridad, el incienso de la devoción y la mirra de la mortificación, os rogamos, oídnos.

Para que con vosotros busquemos y encontremos en todo momento a Cristo, nuestro Rey y Señor, os rogamos, oídnos.

Para que confesemos intrépidamente la fe en Cristo ante los herejes y cismáticos, os rogamos, oídnos.

Para que nunca volvamos a Herodes, esto es a las seducciones del mundo y a los deseos nocivos, donde no se encuentra a Cristo, os rogamos, oídnos.

Para que algún día volvamos con vosotros por otro camino a la patria celeste, os rogamos, oídnos.

Para que nos asistáis cuando estemos en la agonía y debamos dejarlo todo, os rogamos, oídnos.

Para que enriquezcáis nuestra pobreza con vuestros preciosos dones, os rogamos, oídnos.

Para que estimuléis a la Iglesia militante a un mayor culto y amor hacia vosotros, os rogamos, oídnos.

Para que a vuestros devotos fieles y a los lugares destinados a vuestro culto libréis, salvaguardéis y protejáis de las insidias de los adversarios, de los tumultos de la guerra, de los insultos de los enemigos y, en fin, del hambre y de la peste, os rogamos, oídnos.

Para que mantengáis alejados de nuestro entorno a los herejes pertinaces, os rogamos, oídnos.

Para que a todos los que esto puedan llevar a cabo obtengáis el auxilio de la gracia eficaz, os rogamos, oídnos.

Para que, ganados por las plegarias y las buenas costumbres del pueblo, nunca abandonéis nuestros lugares, os rogamos, oídnos.

Para que granjeéis a vuestros devotos la gracia y la perseverancia finales, os rogamos, oídnos.

Para que os dignéis escucharnos,


Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros.


Cristo Rey de reyes, óyenos.

Cristo, Señor de los que dominan, escúchanos.


Señor, ten piedad.

Cristo, teen piedad.

Señor, ten piedad.


Padre nuestro (secretohasta:)

V. Y no nos dejes caer en tentación.

R. Mas líbranos del mal.

V. Tres son los dones preciosos.

R. Que ofrecieron los Magos al Señor.

V. Los reyes de Tarsis y de las islas ofrecerán dones.

R. Los reyes de Arabia y de Saba, traerán presentes.

V. Señor, escucha mi oración.

R. Y mi clamor llegue a Vos.


Oremos. Oh Dios, que iluminaste admirablemente a los tres Magos de Oriente, los santos Gaspar, Melchor y Baltasar, para que vieran y honraran a tu Hijo en Belén, concédenos, te rogamos, que, ayudados por su ejemplo e intercesión e ilustrados por la verdadera fe en este mundo de tinieblas, te conozcamos a Ti, eterna luz, y avancemos con seguridad hasta que, quitado todo impedimento, lleguemos diligentemente a Ti, que habitas en la luz inaccesible. Por Cristo nuestro Señor. R. Amen.


V. Señor, escucha mi oración.

R. Y mi clamor llegue a Vos

V. Bendigamos al Señor.

R. Sean dadas gracias a Dios..

V. Y las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.

R.Amén.


Aquellos cuya memoria veneramos (†) intercedan a Dios por nosotros. Amén.