Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 14 de diciembre de 2019

Otto II

De Enciclopedia Católica

Revisión de 11:44 28 ene 2007 por 83.38.129.89 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Otón II. Rey de los alemanes y emperador de Roma, hijo de Otón I, nacido en 955 y muerto en Roma el 7 dic. 983. En 961 fue elegido rey en Worms y coronado en Aquisgrán el 26 de mayo. Con él comienza la extravagante política del imperialismo que intentaba restaurar las fronteras del mundo antiguo y abarcar el Mediterráneo. Alemania e Italia debían mantener el balance del poder. Reaccionando contra esta política imperialista, revivió con fuerza el particularismo. El conflicto con la casa ducal de Baviera ofrecía peligrosas perspectivas. En Baviera, (con la aprobación de Otón) Judith, duquesa viuda actuó como regente de su hijo Enrique, que al llegar a la mayoría recibió de Otón II el ducado como feudo. Otón, a la muerte del duque Burchard, invistió al hijo de Ludolph, también llamado Otón, con Suabia, ignorando a la viuda Hedwig, hija de Judith. Henry, llamada la "Pendenciera", a la que apoyaban Abraham Friesing Boleslaw deBohemia, y Mesislav de Polonia, que se opusieron. La guerra terminó cuando Judith fue encerrada en un convento y Henry declaró haber perdido el derecho a su ducado. Otón, el hijo de Ludolph recibió el trono ducal vacante. La marca oriental fue separada de Baviera y dada en feudo a Luitpold de Babenberg, que puso los cimientos de una futura y renombrada familia.

En 978 Lotario que aspiraba a adquirir la Alemania occidental, invadió Lorena y saqueó Aix de donde Otto escapó de la captura a duras penas. Pero Lotario no siguió avanzando. En Dormond se decidió enseguida una guerra de represalia y Otto marchó con 60.000 hombres hacia París, que no pudo tomar. Sin embargo Lotario fue obligado a negociar y en 980 los dos reyes se encontraron cerca de Sedan, donde Otto obtuvo un acuerdo asegurando las fronteras anteriores.

En Roma, Crescencio, hijo de Teodora, que dirigía un gobierno desordenado y partidista, intentó arreglar cuentas con la Santa Sede intentando coaccionarla. Otón cruzó los Alpes y liberó al papado. Mientras estaba en Roma, su mente se llenó de ideas del antiguo imperialismo y para poner unos firmes cimientos a su imperialismo pensó someter a toda Italia. Pero en el sur, los bizantinos y los sarracenos se unieron contra la pretensión del alemán y en 982 comenzó la guerra contra esos antiguos poderes. Tarento cayó en manos del rey alemán pero el 15 de julio de 982 fue derrotado cerca de Capo Colonne, no lejos de Cotrone. Esta batalla dio como resultado la rendición de Apulia y Calabria y destruyó el postigo de la autoridad imperial en toda Italia.

El ejemplo se extendió a las gentes del note y los turbulentos Eslavos del Este, Eslovacos y después los daneses se levantaron en armas. Pero Otto salio victorioso.La misión cristiana, bajo el liderazgo de los Peregrinos de Passau, había hecho grandes progresos en el territorio de los Magiares. Después vino la derrota en Calabria después de la cual toda Eslabona, sobre todo la parte pagana, se rebelaron contra la soberanía germana.

Los prometedores principios de la cultura cristina y alemana al este del Elba, inaugurada por Otón, fueron destruidos. En Bohemia, la organización eclesiástica fue establecida completamente, pero el emperador fue incapaz de apoyar al obispo que había colocado allí. Sobre el Havel y el Spree la cristiandad fue casi aniquilada. E igualmente mala era la situación entre los eslovacos.

El reinado de Otón II ha sido justamente calificado de período de martirio de la iglesia Alemana. Las misiones organizadas por Otón I fueron destruidas, con muy pocas excepciones. Otón II entonces renovó la despótica política sobre los nobles de la frontera sajona e incitó al descontento. En 983 reunió una dieta imperial en la que su hijo fue elegido rey como Otón III y en la que los nobles reunidos prometieron su apoyo. Partió con grandes esperanzas hacia el sur de Italia. La Fortuna pareció favorecer a los líderes imperiales que esperaban borrar la desgracia sufrida en el sur.

Eligió a un nuevo papa, Pedro de Pavía (Juan XIV) y mientras estaba en Roma enfermó de malaria murió y fue enterrado en S. Pedro. En el momento de su muerte, las relaciones del papado con el imperio estaban sin definir. Otón había sido incapaz de mantener la ascendencia política en Roma. Su política imperialista había puesto cadenas a la progresiva y pacífica cristianización y germanización de las fronteras mientras que persiguiendo sus imaginativos sueños imperiales creyó que podía imponerlos en el sur.


Bibliografía

GIESEBRECHT, Jahrbücher des deutschen Reiches unter Otto II (Berlin, 1840); UHLIRZ, Jahrbücher des deutschen reiches unter Otto II u. Otto III (Leipzig, 1902); DETMER, Otto II bis zum Tode seines Vaters (Leipzig, 1878); MÜLLER-MANN, Die auswärtige Politik Kaiser Ottos II (Basle, 1898); MOLTMANN, Theophano, die Gemahlin Ottos II in ihrer Bedeutung für die Politik Otto I u. Otto II (Göttingen, 1873).


F. KAMPERS

Transcrito por Gerald Rossi.

Traducido por Pedro Royo.