Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 28 de octubre de 2021

Diferencia entre revisiones de «O Salutaris Hostia»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
(Oh Hostia Salvadora).  
+
[[Archivo:9CCCIEWZQS0D 3.jpg|300px|thumb|left]](Oh Hostia Salvadora).  
 
La primera línea de la penúltima estrofa del himno "Verbum supernum prodiens", compuesto por Santo Tomas de Aquino para la Hora de Laudes en el oficio de la fiesta de Corpus Christi. Esta estrofa y la estrofa final o doxología (Uni trinoque domino), fueron, seleccionadas para formar un himno separado para la bendición del santísimo Sacramento. Usualmente, y muy apropiadamente, se empieza a cantar cuando la puerta del tabernáculo es abierta o cuando la custodia está siendo colocada en el trono de exposición. En Inglaterra, el canto de "O Salutaris" está indicado en el "Ritus servandus", el código de procedimientos aprobado en un anterior sínodo de la Provincia de Westminster (ver BENDICION DEL SANTISIMO SACRAMENTO). Pero el uso del himno, al no estar prescrito en las rúbricas, no es de obligación universal. Sin embargo es bastante usado, aunque cualquier otro texto apropiado es permisible, tal como el "Adoro Te devote", el "Pange lingua", la antífona "O sacrum convivium" etc. Aunque no está prohibido cantar himnos vernáculos durante la Bendición, el "O Salutaris", siendo un texto bíblico, no puede ser cantado en la lengua vernácula (S.R.C., 27, Feb., 1882, Leavenworth. Cf. "Am. Eccl., Rev.", Abril, 1895, 341). El himno se escoge frecuentemente como un motete para Misa solemne, y por ello puede ser usado después que se ha cantado el Ofertorio apropiado para el día. Una costumbre indefendible, aun cuando afortunadamente muy rara, tal vez iniciada por Pierre de la Rue, el profundo compositor contrapuntista del siglo quince, era reemplazar el "Benedictus" de la Misa por el "O Salutaris". Gounod imitó su ejemplo en su primera "Misa de los Orfeonistas", pero en su segunda misa del mismo nombre da tanto el "Benedictus" como el "O Salutaris", como también Rossini en su póstuma "Messe Solennelle"  y Príncipe Poniatowski en su "Misa en Fa". La melodía cantada en forma simple en el octavo modo es hermosa, y forma el tema del  tour de force  musical de la Rue en la Misa de ese título. Las versiones modernas han sido numerosas, aunque no siempre utilizables, ya que son demasiado teatrales para ser usadas en el templo; otras son enteramente para solo, y otras más, probablemente violen la prescripción del Motu Proprio del 22 de Noviembre de 1903, requiriendo que en los himnos se preserve la forma original. Hay cerca de veinticinco versiones poéticas del himno en inglés.  
 
La primera línea de la penúltima estrofa del himno "Verbum supernum prodiens", compuesto por Santo Tomas de Aquino para la Hora de Laudes en el oficio de la fiesta de Corpus Christi. Esta estrofa y la estrofa final o doxología (Uni trinoque domino), fueron, seleccionadas para formar un himno separado para la bendición del santísimo Sacramento. Usualmente, y muy apropiadamente, se empieza a cantar cuando la puerta del tabernáculo es abierta o cuando la custodia está siendo colocada en el trono de exposición. En Inglaterra, el canto de "O Salutaris" está indicado en el "Ritus servandus", el código de procedimientos aprobado en un anterior sínodo de la Provincia de Westminster (ver BENDICION DEL SANTISIMO SACRAMENTO). Pero el uso del himno, al no estar prescrito en las rúbricas, no es de obligación universal. Sin embargo es bastante usado, aunque cualquier otro texto apropiado es permisible, tal como el "Adoro Te devote", el "Pange lingua", la antífona "O sacrum convivium" etc. Aunque no está prohibido cantar himnos vernáculos durante la Bendición, el "O Salutaris", siendo un texto bíblico, no puede ser cantado en la lengua vernácula (S.R.C., 27, Feb., 1882, Leavenworth. Cf. "Am. Eccl., Rev.", Abril, 1895, 341). El himno se escoge frecuentemente como un motete para Misa solemne, y por ello puede ser usado después que se ha cantado el Ofertorio apropiado para el día. Una costumbre indefendible, aun cuando afortunadamente muy rara, tal vez iniciada por Pierre de la Rue, el profundo compositor contrapuntista del siglo quince, era reemplazar el "Benedictus" de la Misa por el "O Salutaris". Gounod imitó su ejemplo en su primera "Misa de los Orfeonistas", pero en su segunda misa del mismo nombre da tanto el "Benedictus" como el "O Salutaris", como también Rossini en su póstuma "Messe Solennelle"  y Príncipe Poniatowski en su "Misa en Fa". La melodía cantada en forma simple en el octavo modo es hermosa, y forma el tema del  tour de force  musical de la Rue en la Misa de ese título. Las versiones modernas han sido numerosas, aunque no siempre utilizables, ya que son demasiado teatrales para ser usadas en el templo; otras son enteramente para solo, y otras más, probablemente violen la prescripción del Motu Proprio del 22 de Noviembre de 1903, requiriendo que en los himnos se preserve la forma original. Hay cerca de veinticinco versiones poéticas del himno en inglés.  
  

Revisión de 09:35 10 jul 2012

9CCCIEWZQS0D 3.jpg
(Oh Hostia Salvadora).

La primera línea de la penúltima estrofa del himno "Verbum supernum prodiens", compuesto por Santo Tomas de Aquino para la Hora de Laudes en el oficio de la fiesta de Corpus Christi. Esta estrofa y la estrofa final o doxología (Uni trinoque domino), fueron, seleccionadas para formar un himno separado para la bendición del santísimo Sacramento. Usualmente, y muy apropiadamente, se empieza a cantar cuando la puerta del tabernáculo es abierta o cuando la custodia está siendo colocada en el trono de exposición. En Inglaterra, el canto de "O Salutaris" está indicado en el "Ritus servandus", el código de procedimientos aprobado en un anterior sínodo de la Provincia de Westminster (ver BENDICION DEL SANTISIMO SACRAMENTO). Pero el uso del himno, al no estar prescrito en las rúbricas, no es de obligación universal. Sin embargo es bastante usado, aunque cualquier otro texto apropiado es permisible, tal como el "Adoro Te devote", el "Pange lingua", la antífona "O sacrum convivium" etc. Aunque no está prohibido cantar himnos vernáculos durante la Bendición, el "O Salutaris", siendo un texto bíblico, no puede ser cantado en la lengua vernácula (S.R.C., 27, Feb., 1882, Leavenworth. Cf. "Am. Eccl., Rev.", Abril, 1895, 341). El himno se escoge frecuentemente como un motete para Misa solemne, y por ello puede ser usado después que se ha cantado el Ofertorio apropiado para el día. Una costumbre indefendible, aun cuando afortunadamente muy rara, tal vez iniciada por Pierre de la Rue, el profundo compositor contrapuntista del siglo quince, era reemplazar el "Benedictus" de la Misa por el "O Salutaris". Gounod imitó su ejemplo en su primera "Misa de los Orfeonistas", pero en su segunda misa del mismo nombre da tanto el "Benedictus" como el "O Salutaris", como también Rossini en su póstuma "Messe Solennelle" y Príncipe Poniatowski en su "Misa en Fa". La melodía cantada en forma simple en el octavo modo es hermosa, y forma el tema del tour de force musical de la Rue en la Misa de ese título. Las versiones modernas han sido numerosas, aunque no siempre utilizables, ya que son demasiado teatrales para ser usadas en el templo; otras son enteramente para solo, y otras más, probablemente violen la prescripción del Motu Proprio del 22 de Noviembre de 1903, requiriendo que en los himnos se preserve la forma original. Hay cerca de veinticinco versiones poéticas del himno en inglés.

H.T. HENRY Transcrito por Thomas M. Barrett Dedicado a mi prima, Sor Mary Margaret Kean, O.S.B. Traducido por Javier L. Ochoa M.