Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 21 de marzo de 2019

Los Indios Zuñi

De Enciclopedia Católica

Revisión de 20:17 6 dic 2006 por 200.106.94.29 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Una de las tribus de los indios Pueblo, residente en Zuñi – a la orilla del Río Zuñi, cerca del límite con Nuevo Méjico –, así como en los pueblos colindantes de Nutria, Ojo Caliente y Pescado. El nombre de Zuñi es una corrupción en español del término en lengua keresan Sunifisti, y fue usado por primera vez por Antonio de Espajo en 1583. Los nativos, sin embargo, se llamaban a sí mismos Ashiwi (de shiwi, carne) y su territorio, Shiwona. Fueron descubiertos por Fray Marcos de Niza, misionero franciscano, en 1539. Fray Marcos, acompañado por el negro Estavanico y algunos guías indios, había iniciado el viaje aquel año a fin de preparar el camino para sus compañeros misioneros en regiones inexploradas. Habían enviado a Estavanico delante para que explorara las tierras desconocidas. Cuando Fray Marcos llegó a Arizona después de pasar por Sonora se enteró de que Estavanico había sido asesinado. No obstante, continuó su viaje y llegó a la vista de Hawikuh, uno de los siete poblados Zuñi. A causa de la hostilidad de los habitantes se vio obligado a volver a México, donde publicó un relato de su viaje, contando lo que había oído sobre el Reino de Civola. La entusiasta descripción que hizo de la región motivó la expedición de Coronado en 1540, con un pequeño ejército y acompañado por Fray Juan de Padilla.

Coronado, tras arrasar Hawikuh, descubrió que Fray Marcos había sido engañado por las informaciones de los indios, y que las ricas ciudades de Civola eran en realidad siete pueblos indios ordinarios, que no sobrepasaban las 500 casas. En 1598 Fray Andrés Corchado fue enviado a predicar a los Zuñi y las tribus vecinas. La primera misión permanente entre aquéllos empezaría en 1629, obra de los Franciscanos. El 22 de febrero de 1632, Fray Francisco Letrado y, cinco días más tarde, Fray Martín de Arvide fueron martirizados por los Zuñi. Cuando los Apache atacaron Hawikuh el 7 de agosto de 1670 y destruyen la iglesia Zuñi, otro franciscano, Fray Pedro de Ávila y Ayala, ganó la corona del martirio. En 1680 los Zuñi se unieron a los Pueblo sublevados, mataron a sus misioneros, y huyeron, como solían hacer cuando los acechaba el miedo, a su fortaleza de Taaiyalone. La misión continuó hasta el siglo XIX, cuando decayó por falta de sacerdotes y recursos.

Recientemente, al cuidado del gobierno de los Estados Unidos, los Zuñi, que actualmente cuentan alrededor de 1640 almas, se están civilizando y están aprendiendo a hablar inglés. Misioneros católicos están trabajando de nuevo entre ellos. De los veintidós pueblos Zuñi mencionados en tiempos históricos, sólo Nutria, Ojo Caliente, Pescado y Zuñi existen todavía. Los Zuñi fueron la primera de las tribus Pueblo que encontraron los españoles, y su idiosincrasia ha cambiado poco desde entonces. Eran en general pacíficos si no se les provocaba demasiado, tenaces conservadores de sus prácticas tradicionales y de sus creencias, intelectuales y serios, aunque a veces muy ingeniosos. Sus facciones son agudas, con narices aquilinas y labios finos; al contrario que la mayoría de las tribus Pueblo, muchos de ellos tienen la cabeza alargada. No es raro encontrar entre ellos albinos con cabellos de color rubio claro y ojos grises o azules.

El término Indios Pueblo (de ahí la forma española “pueblo”, poblado) fue utilizado para denominar a aquellas tribus indias que vivían de forma permanente en grupos de casas de adobe o piedra, en Arizona, Nuevo México y la parte colindante de México, y en tiempos prehistóricos, en UTA y Colorado. Ahora incluye 5 tribus de Keresan, 6 de Shoshonean, 15 de la reserva Tanoan, y los Zuñi. La primera exploración a la región de los Pueblo fue la de Coronado en 1540-42. En 1581 Francisco Sánchez Chamuscado y tres franciscanos, Agustín Rodríguez, Francisco López y Juan de Santa María, fueron asesinados por los indios Tigua cerca de Río grande. Diecisiete años más tarde Juan de Onate visitó la región y, dividiéndola en distritos, confió cada distrito al cuidado de un misionero, poniendo así definitivamente a los Pueblo en contacto con la civilización. Pero la escasez de sacerdotes disponibles retrasó la difusión de la Verdad cristiana. En 1630, en respuesta a una llamada, treinta franciscanos más llegaron a la misión y trabajaron con enorme éxito hasta agosto de 1680, cuando en medio de las disputas surgidas entre las autoridades civiles y eclesiásticas, los indios estallaron en rebelión, destruyeron las misiones y los archivos religiosos, y asesinaron a veintiuno de los treinta y tres franciscano, así como a centenares de colonos. De nuevo en 1696, una insurrección costó la vida a varios frailes, pero desde entonces los indios se han mantenido en general tranquilos, aunque en 1847 el gobernador Bent murió a manos de los Taos, incitados por los mexicanos. Por otra parte, los Zuñi, en particular, se han mostrado siempre amistosos y confiados con los americanos, ayudándolos en la Guerra Mexicana.

En la parte septentrional de la región de los Pueblo, las casas se construían generalmente con piedra arenisca o volcánica; en la parte meridional, la mayoría de los hogares eran de adobe. Las casas, en general, tenían varios pisos de alto, con escaleras o peldaños en el exterior; el tejado de un piso formaba una especie de barandilla para el piso superior. La planta inferior, evidentemente por razones defensivas, no tenía puerta, se entraba por medio de escaleras móviles. Las casas eran administradas y construidas por las mujeres, los hombres proporcionaban los materiales. La cerámica y los tejidos de los indios Pueblo son los más delicados en el actual territorio de los Estados Unidos; mientras que la cestería de los Hopi, en particular, es altamente apreciada. Los Pueblo septentrionales eran expertos agricultores y utilizaban un sistema de irrigación. Cultivaban extensivamente maíz y algodón. Actualmente, cosechan judías, chile y calabazas. Nunca se come pescado, y hay pocos animales domésticos, excepto el pavo y el perro. Los hombres Pueblo solían vestir chaqueta y pantalones de piel de ciervo, aunque ahora son de lana; las mujeres visten camisa de algodón y una tela de lana que pasa por encima del hombro derecho y por debajo del izquierdo, ceñida a la cintura con una larga faja colorida.

Cada tribu está formada por un cierto número de clanes, descendientes por línea materna. Anteriormente, el clan estaba encabezado por un sacerdote. Los Zuñi tenían muchas sociedades secretas que se ocupaban de la agricultura, la magia, la religión, la guerra, etc. La entrada en estas sociedades secretas sólo era posible tras haber logrado soportar verdaderos suplicios. Como parte de una ceremonia de iniciación en esta tribu, hombres escogidos, vestidos únicamente con los calzones, debían andar hasta un lago a cuarenta y cinco millas de distancia, bajo un sol abrasador, para depositar un palo emplumado y orar por la lluvia; otra de las pruebas que debían superar los candidatos para ser admitidos como sacerdotes de los Bow, era sentarse desnudos durante horas sobre un enorme hormiguero. Los rituales de los Pueblo contenían muchas oraciones; así, los Zuñi tenían oraciones para pedir comida, salud, lluvia. Los palos-oración, bastones a los que se pegan plumas a modo de ofrecimientos suplicatorios a los espíritus, eran muy usados por los Pueblo. Estos palos de madera suelen medir unas siete pulgadas, y varían en la forma, el color, y las plumas fijadas según la naturaleza de la petición y la persona que oraba. El palo representa al dios a quien las plumas trasmiten las oraciones, sopladas por los espíritus. Los Hopi tenían un palo-oración especial al que se fijaba una pequeña bolsa de alimento sagrado. Palos-oración verdes y azules se encuentran frecuentemente en las tumbas de los Pueblo, y especialmente en las ceremonias fúnebres de Arizona. La poligamia se desconoce entre los indios; la mujer es el elemento más importante de la vida matrimonial; puede divorciarse de su marido por razones insignificantes, él vuelve entonces a casa de sus padres y los niños, si los hay, pertenecen a la madre. Anteriormente, el gobierno estaba en manos de los sacerdotes indios; desde la llegada de los españoles, sin embargo, las cuestiones puramente civiles son controladas por un cuerpo electo. La población de los Pueblo se ha mantenido prácticamente estacionaria durante los últimos cien años, alrededor de los 8400 habitantes en Nuevo México el año 1887.


HODGE in Handbook of American Indians, II (Washington, 1910), s.v.v. Pueblos, Tigua, Zuñ; HOUGH, Ibidem, s.v. Prayer sticks; JOHNSON, Pioneer Spaniards in North America (Boston, 1903); BANDELIER, Discovery of New Mexico by Fray Marcos of Nizza in Magazine of Western History (Cleveland, 1886); IDEM, Documentary History of the Zuñi tribe in Journal of Amer. Ethnol. and Archaeol., III (Boston, 1892); CUSHING, Zuñi Creation Myths in 13th Ann. Rept. of U.S. Bureau of Ethnology (Washington, 1892), 321-447; IDEM, A Study of Zuñi pottery as illustrative of Zuñi culture in 4th Ann. Rept. of U.S. Bureau of Ethnology (Washington, 1886), 467-521; IDEM, Zuñi Fetiches (Washington, 1883); SITGREAVES, Rept. of an Expedition down the Zuñi and Colorado Rivers (Washington, 1854); STEVENSON, Zuñi ancestral gods and masks in American anthropologist, V (Washington, 1898), 33-40; IDEM, Zuñi Indians (Washington, 1905); FEWKES, A few summer ceremonies at Zuñi Pueblo in Journal of Amer. Ethnol. and Archaeol., I (Boston, 1891); CUSHING, Zuñi Folk Tales (1901); KRAUSE, Die Pueblo-Indianer in Abhandl. Kais. Cop.-carol. deutsche Akad. d. Naturforscher., LXXXVII (Halle, 1907), 1-226; FEWKES, Tuscayan Katcinas in 15th Ann. Rept. of U.S. Bureau of Ethnology (Washington, 1894), 245-313.

A.A. MACERLEAN Dedicado al pueblo Zuñi Transcrito por Michael T. Barrett Traducido por Maria Turu