Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 13 de diciembre de 2019

Lamartine, Alphonse de

De Enciclopedia Católica

Revisión de 10:45 14 ene 2007 por 83.59.43.93 (Discusión)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

<spanstyle="color:#000066">

Poeta nacido en Macon Saône-et-Loire, Francia, 21 oct., 1790; m. en Paris, l marzo 1869. Nacido en una familia cristiana noble, leyó muy joven algunos pasajes de la Biblia, más tarde a Fenelon, Bernardino de S. Pierre, Chateaubriand, Madame Staël, Racine, Voltaire, Parny y entre los poetas extranjeros, Tasso, Dante, Petrarca, Shakespeare, Ossian, especialmente el último que era muy popular. A la edad de 20 años conoció, en casa de unos parientes napolitanos, a una niña que vendía cigarrillos, llamada Graziela, que le arrebató su corazón y su imaginación y a la que en sus obras. Dos años después, en 1814, cuando era miembro de la guardia conoció a una joven, espposa de un médico llamado Charles, que murió poco después. Esta pasión ideal y el dolor que siguió le sirvieron para descubrirse a si mismo. Hasta este momento había sido un imitador pero en adelante no aceptaría otra guía que su propia inspiración.

Madame Charles es la Julie de su “Rafael” y Elvira de sus poemas. Entró en el campo de la poesía con una obra maestra "Les Méditations Poétiques" (1820), y se despertó famoso; se puede decir que que le había llegado la gloria por una tormenta.

Otras obras poéticas son "Les Secondes Méditations" (1823); "Harmonies Poétiques et Religieuses" (1830); "Jocelyn" (1836); y "La Chute d'un Ange" (1838); dos fragmentos de una gran épica que soñó en dedicar a la humanidad y por fín "Recueillements Poétiques" (1839), en la que vuelve a la lírica pero si igualar sus primeras obras. Ya se había dado a conocer en prosa. En 1835 publicó el "Voyage en Orient", y un brillante y atrevido relato del viaje que acababa de hacer, con toda clase de lujos, a los países de oriente y en el curso del cual había perdido a su única hija.

En adelante se limitó a escribir en prosa. Publicó volúmenes sobre los más variados temas (historia, criticismo, confidencias personales, conversaciones literarias) especialmente durante el Imperio cuando, habiéndose retirando a la vida privada y perseguido por sus acreedores se condenó a lo que él llama “trabajo forzado para existir y pagas sus deudas”. La más famosa de estas prosas fue la “Historia de los Girondinos” (1847).

Lamartine había tomado parte en la política hacia mucho tiempo y había sido elegido miembro de Parlamento en 1833. Desarrolló una sorprendente habilidad como orador pero su brillantez y gracia no impedía la acción en la formidable oposición contra el gobierno de Luis-Felipe. La “Historia de los Girondinos” (1847) un episodio cuando estaba en el deseo de glorificar los principios y a los hombres de la Revolución Francesa, aunque no aprobara sus crímenes. Enseguida se hizo popular y tomó parte en el gobierno provincial a la caída de la monarquía (1848). Pero su popularidad fue efímera y el Coup d'etat del 2 de dic., 1851, causó su vuelta a la literatura por el resto de su vida.

Fue en gran poeta francés. Quizás no prestó suficiente atención a la vocación poética hacia la que mostraba un desdén aristocrático. De ahí su falta de revisión y errores en la intriga, siempre que se requería planificación detallada de la misma, como en las composiciones más largas, de ahí también su descuido en la rima y a veces hasta en la sintaxis. Cuando escribe, Lamartine es un gran improvisador que se abandona a la naturaleza. Pero por otra parte manifiesta gran simplicidad, imaginación, facilidad plenitud y melodía.

Cuando aparecieron por primera vez las “Meditaciones” revelaron a Francia un estilo completamente nuevo de poesía, que según el autor "cessait d'etre un jeu stérile de l'esprit pour renaître fille de l'enthousiasme et de l'inspiration". De hecho, a pesar de la suavidad de los sentimientos a los que abandona su corazón era un escritor de una altura poco común. Ningún poeta ha cantado a Dios con amor más cristiano que el suyo en sus primeras obras, aunque al final se convirtiera en un mero espiritualista y volviera en su vejez a la religión de su juventud muriendo como un cristiano. En todos los períodos le gustaba ver al Creador a través del transparente velo de la criatura y cantarle himnos de adoración.

DE MAZADE, Lamartine, sa vie politique et litteraire (Paris, 1870); OLLIVIER, Lamartine (1874); DE POMAIROLS, Lamartine (Paris, 1889); CHAMBORANT DE PERISSAT, Lamartine Inconnu, 1892; DESCHANEL, Lamartine (Paris, 1893).


GEORGES BERTIN.


Transcrto por Joseph E. O'Connor.


Traducido por Pedro Royo